'The White Lotus' (HBO): por qué adoramos odiar a la gente rica aunque no sirva de nada
  1. Televisión
  2. Series TV
LA SERIE MÁS ACLAMADA

'The White Lotus' (HBO): por qué adoramos odiar a la gente rica aunque no sirva de nada

La serie protagonizada por Connie Britton o Alexandra Daddario se ha convertido en todo un fenómeno por su ácida sátira de la desigualdad de clases y los mecanismos de poder

Foto: Cartel promocional de 'The White Lotus'. (HBO)
Cartel promocional de 'The White Lotus'. (HBO)

Dos mujeres blancas e insultantemente privilegiadas desayunan en un resort de lujo de Maui (Hawái). Una de ella está sopesando hacerse voluntaria en una ONG, pero la otra le quita rápidamente la idea de la cabeza: la gente de su nivel no baja al barro, donando dinero ya cumplen con su parte del trato.

Es una de las escenas más reveladoras de 'The White Lotus', la serie creada por Mike White para HBO que se ha convertido en la nueva niña mimada de la crítica y en una de las favoritas para la próxima temporada de premios. A lo largo de sus seis episodios, ya disponibles en HBO Max, la ficción nos muestra las no tan plácidas vacaciones de varios turistas adinerados en un paradisiaco hotel de Hawái y las relaciones de poder que establecen con los empleados.

placeholder Los empleados del White Lotus. (HBO Max)
Los empleados del White Lotus. (HBO Max)

La serie, rodada en plena pandemia en el imponente Hotel Four Seasons de Maui, no nos explica nada que no supiéramos: para que unos pocos disfruten de un viaje de ensueño, otros tienen que ser explotados y vivir en un constante estado de ansiedad y estrés. La eterna lucha de clases, pasada ahora por la pátina del humor gamberro tan característico de Mike White, creador de 'Enlightened', también para HBO Max.

Aunque el tono cómico domina la narración, la acción arranca con una tragedia. Un hombre llamado Shane (Jake Lacy) se encuentra en la sala de embarque de un aeropuerto, conversando incómodamente con una pareja sobre el asesinato ocurrido en el resort en el que se ha hospedado durante su luna de miel. Incluso vemos a unos operarios transportando el ataúd para subirlo al avión. Para averiguar la identidad de la víctima, el espectador debe acompañar a este grupo de odiosos huéspedes durante sus vacaciones.

placeholder Alexandra Daddario y Jake Lacy son Rachel y Shane, una pareja de recién casados. (HBO)
Alexandra Daddario y Jake Lacy son Rachel y Shane, una pareja de recién casados. (HBO)

Las series antirricos, una tendencia en alza

Odiar a los ricos, si eres listo, da dinero. Y los ejecutivos de HBO, aunque también deben ser ricos, lo saben. Atrás quedaron los tiempos en los que la cadena de pago estadounidense nos mostraba el lujo como algo aspiracional, como ocurría en 'Sexo en Nueva York'. La tendencia actual —que también percibimos en títulos de la misma casa como 'Big Little Lies', 'The Undoing' o 'Succession'— es hacernos creer que en las vidas de la gente de clase alta hay tanta miseria como en las nuestras. Se trata de una especie de consuelo colectivo: los ciudadanos de a pie no tenemos nada que envidiar a la gente pudiente porque nosotros, al menos, tenemos buen corazón y tratamos bien a los camareros.

'The White Lotus' presenta una amalgama de antipáticos personajes diseñados a conciencia para generar rechazo. Por un lado, nos encontramos con la familia Mossbacher, formada por Nicole (Connie Britton), una exitosa directora financiera con ínfulas de estrella; Mark (Steve Zahn), un padre de familia sin autoridad; Quinn (Fred Hechinger), el hijo adolescente de la pareja adicto a los videojuegos; Olivia (Sydney Sweeney), la hija universitaria supuestamente deconstruida y comprometida con la diversidad, y Paula (Brittany O'Grady), una amiga de Olivia de raza negra y clase social considerablemente más baja —rasgos muy relevantes en el posterior devenir de su trama—.

placeholder Connie Briton, Steve Zahn y Murray Bartlett. (HBO)
Connie Briton, Steve Zahn y Murray Bartlett. (HBO)

Por otro lado, también conocemos a la pareja de recién casados que forman Shane (Jake Lacy) y Rachel (Alexandra Daddario), que cumplen con todos los clichés de niños pijos, y a Tanya (Jennifer Coolidge), una extravagante mujer madura que acude sola al hotel con las cenizas de su madre para pasar el duelo.

El equipo de empleados lo lidera Armond, el gerente del resort, al que da vida un impecable Murray Bartlett. Siempre sonriente, atento y servicial, pero también al borde del colapso emocional. Su progresiva bajada a los infiernos, así como sus reacciones cada vez más grotescas ante las humillaciones de Shane, se salda con las escenas más memorables de la serie.

placeholder Olivia (Sweeney), Paula (O'Grady) y Rachel (Daddario). (HBO)
Olivia (Sweeney), Paula (O'Grady) y Rachel (Daddario). (HBO)

Los ricos también lloran, pero nos da igual

Al margen de las excelentes actuaciones, la clave del éxito del nuevo fenómeno de HBO radica en la forma tan precisa en la que el guion de Mike White retrata los privilegios de la clase adinerada. Porque, aunque la moda sea atacar a los ricos, la moraleja de 'The White Lotus' es una bofetada de realidad: quizá son despreciables, pero siempre se salen con la suya.

De esta forma, la frustración que el espectador medio puede sentir ante las injusticias del mundo no se ve aliviada con ficciones como esta, pero al menos se divierte viendo a la gente de clase alta haciendo el ridículo. El que no se consuela es porque no quiere.

placeholder Jake Lacy es Shane Patton en 'The White Lotus'. (HBO)
Jake Lacy es Shane Patton en 'The White Lotus'. (HBO)

Al igual que 'Succession', 'The White Lotus' pretende que asimilemos el mensaje de que los ricos carecen de ética y empatía con las clases populares. Los personajes de ambas series son arrogantes, egoístas, incapaces de establecer relaciones personales saludables y, a menudo, se sienten solos y desgraciados. Por si esto fuera poco, también asistimos a la correspondiente ración de racismo, el que sufren los nativos de Hawái al bailar al son de los blancos que expropiaron sus tierras, un asunto del que Paula (O'Grady) comienza a tomar conciencia durante el viaje.

La duda que nos plantean este tipo de productos es compleja. ¿Desean retratar el fracaso de un modelo económico basado en la explotación del trabajador o simplemente se apropian de un sentir general para seguir haciendo caja?

La arquitectura de la desigualdad

Una de las tramas que mejor retrata los mecanismos del poder es la protagonizada por Belinda (Natasha Rothwell), la mujer que regenta el 'spa' del hotel de la que Tanya (Coolidge) se queda prendada, llegando incluso a proponerle financiar su propio negocio. La dinámica de dominación y sumisión que se establece entre ambas es un retrato perfecto de cómo funciona la arquitectura de la desigualdad en la sociedad actual. Al igual que el resto de huéspedes que conocemos en el hotel, Tanya centra su atención en sus caprichos y se aprovecha de la debilidad ajena, mientras que la única alternativa para Belinda es poner buena cara y aguantar sus desplantes.

placeholder Belinda (Natasha Rothwell) y Tanya (Jennifer Coolidge). (HBO)
Belinda (Natasha Rothwell) y Tanya (Jennifer Coolidge). (HBO)

Aunque, sin duda, es Jace Lacy el encargado de dar vida al personaje más repulsivo de la serie, Shane Patton. El joven ejemplifica el prototipo de niño mimado incapaz de pensar en los demás y que sigue dependiendo emocionalmente de su madre. Al White Lotus llega con su mujer, Rachel, a vivir una luna de miel de película. Pero pronto se da cuenta de un problema que le perturba: no les han asignado la 'suite' que reservaron, sino otra sin piscina privada. Comienza entonces una encarnizada guerra contra el gerente del hotel, Armond, que le hará perder la cabeza a unos niveles totalmente esperpénticos.

Su toxicidad no tiene límites, ya que su relación con Rachel es una de las más incómodas que hemos visto recientemente en televisión. Shane siente la necesidad de recordar constantemente a su mujer, una periodista de éxito moderado, que no debe preocuparse por su futuro porque su familia tiene capacidad económica suficiente para mantenerla. Las aspiraciones profesionales de ella y sus sentimientos no le importan lo más mínimo, ya que ni siquiera concibe la idea de que la gente de su nivel también tenga miedos e inseguridades.

placeholder Alexandra Daddario y Jake Lacy. (HBO)
Alexandra Daddario y Jake Lacy. (HBO)

Los seguidores de 'The White Lotus' pueden estar tranquilos porque su continuidad está confirmada. Aunque inicialmente fue planteada como una miniserie, la ficción ha sido renovada por una segunda temporada. La trama se ambientará en un hotel diferente de la misma cadena, probablemente ubicado en Europa, tal y como han desvelado los productores de HBO a la revista estadounidense 'Variety'. Lo hará con nuevos personajes, aunque no se descarta que regresen algunos de los protagonistas originales. En el mundo hay mucha gente rica a la que seguir despreciando con todas nuestras fuerzas... aunque no sirva de nada.

Four Seasons Hawai Delincuencia
El redactor recomienda