Es noticia
Menú
Rusia usa la Estación Espacial Internacional para apoyar la invasión de Ucrania
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Sus cosmonautas celebran la ocupación

Rusia usa la Estación Espacial Internacional para apoyar la invasión de Ucrania

Los cosmonautas que subieron con trajes amarillos y azules exhiben ahora banderas de los estados marioneta no reconocidos de Lugansk y Donetsk

Foto: Los cosmonautas rusos Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov con la bandera de la república no reconocida de Lugansk, autoproclamada por los rusófilos en territorio ucraniano. (Roscosmos)
Los cosmonautas rusos Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov con la bandera de la república no reconocida de Lugansk, autoproclamada por los rusófilos en territorio ucraniano. (Roscosmos)

Los cosmonautas en la Estación Espacial Internacional se han unido definitivamente a la invasión rusa de Ucrania, celebrando la victoria sobre el territorio de Lugansk, declarada hace unas horas por Vladímir Putin. Es una acción propagandística tan inesperada como radical en unos hombres que, hasta ahora, se habían mostrado públicamente neutrales en un ambiente de alta tensión provocado por las amenazas rusas en tierra.

Foto: Uno de los diseños barajados para el H-20.

No se sabe si lo han hecho siguiendo órdenes del Kremlin y el jefe de Roscosmos, Dmitry Rogozin, pero las fotografías en este artículo no dejan lugar a dudas. Los cosmonautas rusos Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov posan con la bandera de la autoproclamada República Popular de Lugansk en la Estación Espacial Internacional. Lugansk es una de las regiones de Ucrania invadidas ilegalmente por las fuerzas rusas después de meses de encarnizada lucha.

La invasión en la estación espacial

La fotografía fue publicada después de la declaración de ‘victoria’ sobre Lugansk que ha seguido a la caída de Lysychansk, la última ciudad de la región que quedaba bajo control ucraniano. Apareció en el canal de Roscosmos en Telegram junto con un rimbombante texto propagandístico y una imagen en la que los cosmonautas exhiben la bandera de la República Popular de Donetsk, otro territorio del Donbás que los rusos todavía no han conquistado por completo.

“¡Día de la Liberación de la República Popular de Lugansk! Celebramos tanto en la Tierra como en el espacio”, anuncia a bombo y platillo Roscosmos. “Todo el territorio de la República Popular de Lugansk ha sido liberado. Las fuerzas rusas y de Lugansk han establecido el control total sobre Lisichansk, ¡la última gran ciudad de la LPR!”. El texto continúa afirmando que los “cosmonautas Oleg Artemiev, Denis Matveev y Sergey Korsakov, que trabajan hoy en la Estación Espacial Internacional, se suman a las felicitaciones del jefe de la LPR, Leonid Pasechnik, por el nuevo Día de la Gran Victoria”, en alusión a la caída de los nazis en Berlín en la Segunda Guerra Mundial.

placeholder Los cosmonautas rusos Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov con la bandera de la república no reconocida de Donetsk, autoproclamada por los rusófilos en territorio ucraniano. (Roscosmos)
Los cosmonautas rusos Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergey Korsakov con la bandera de la república no reconocida de Donetsk, autoproclamada por los rusófilos en territorio ucraniano. (Roscosmos)

El texto finaliza afirmando sin pruebas que “los residentes de las áreas ocupadas de la región de Lugansk han estado esperando durante ocho años”, aunque las fuerzas invasoras se encontrasen con una resistencia feroz hasta el último momento. La imagen con la bandera de la autoproclamada república de Donetsk va acompañada del mensaje: “¡Ciudadanos de la República Popular de Donetsk aliada, esperen!”.

No se sabe cómo las banderas han llegado a la estación espacial. 'The Guardian' apunta a que podrían haber llegado el día 3 de junio a bordo de una nave de carga rusa Progress.

Ambiente tenso

Ni la NASA ni los otros astronautas en la estación han hecho comentario alguno sobre la propaganda rusa en la ISS. Es probable que lo hayan ignorado porque el despliegue de las banderas se hizo en el módulo ruso y también para no aumentar la tensión alimentada desde Moscú, que arrancó en los días previos a la invasión. El director de Roscosmos ha amenazado con dejar caer la estación espacial sobre Europa o Estados Unidos como respuesta a las sanciones contra la industria rusa. Rogozin ha llegado incluso a publicar un vídeo propagandístico que mostraba la caída de la ISS. Su última declaración incendiaria fue la amenaza de que sus cosmonautas podrían llegar a las manos si fuera necesario.

placeholder Putin y Rogozin, el director de Roscosmos con un largo historial de amenazas contra la NASA y Occidente en general, en una imagen de archivo. (Reuters)
Putin y Rogozin, el director de Roscosmos con un largo historial de amenazas contra la NASA y Occidente en general, en una imagen de archivo. (Reuters)

Queda la esperanza de que el despliegue de estas banderas ilegales haya sido un acto ordenado por los jefes de Artemyev, Matveyev y Korsakov. Los cosmonautas se mantienen habitualmente fuera de cualquier debate político y a favor del bien común global. Recientemente, el astronauta americano Mark Vande Hei contó en una fascinante entrevista publicada en el suplemento dominical del 'Washington Post' que había debates sobre la guerra en la ISS, pero que la sangre nunca llegaba al río. Según Vande Hei, la cooperación y la cordialidad en una situación extrema como es vivir en la estación siempre está por encima de todo.

placeholder Artemyev, Matveyev y Korsakov con los uniformes que recuerdan a la bandera de Ucrania.
Artemyev, Matveyev y Korsakov con los uniformes que recuerdan a la bandera de Ucrania.

Un último dato a favor de que el acto haya sido contra su voluntad: el día en que los tres cosmonautas llegaron a la ISS el 24 de febrero, justo cuando comenzó la invasión ilegal, Artemyev, Matveyev y Korsakov cruzaron la compuerta en apariencia vestidos con la bandera de Ucrania. Muchos vieron un gesto de apoyo moral ante la brutal agresión de su país, algo que Roscosmos negó vehementemente en repetidas ocasiones. Días después, los tres hombres tuvieron que negar públicamente que sus uniformes fueran un símbolo de apoyo a Ucrania, argumentando que "eran los colores de su 'alma mater".

Los cosmonautas en la Estación Espacial Internacional se han unido definitivamente a la invasión rusa de Ucrania, celebrando la victoria sobre el territorio de Lugansk, declarada hace unas horas por Vladímir Putin. Es una acción propagandística tan inesperada como radical en unos hombres que, hasta ahora, se habían mostrado públicamente neutrales en un ambiente de alta tensión provocado por las amenazas rusas en tierra.

Espacio Ucrania
El redactor recomienda