Es noticia
Menú
La NASA calienta la nueva carrera espacial con China
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Robo tecnológico

La NASA calienta la nueva carrera espacial con China

El jefe de la NASA ha dejado caer que el éxito del programa espacial chino se debe en parte al robo de tecnología espacial que han desarrollado otros países durante los últimos años

Foto: El cohete Long March 5 listo para lanzar el primer módulo de la estación espacial china. (CNSA)
El cohete Long March 5 listo para lanzar el primer módulo de la estación espacial china. (CNSA)

EEUU y China están manteniendo una intensa “guerra espacial”, aseguró hace pocos días Bill Nelson, actual jefe de la NASA. Nelson ha reconocido el espectacular avance de la tecnología china que ha puesto al país asiático a la altura de la mayor potencia espacial del mundo, pero según él, esto se debe también a que han estado robando los diseños desarrollados por los americanos.

Foto: Un Orlan-10 derribado por Ucrania (Ministerio de Defensa de Ucrania)

El jefe de la agencia espacial estadounidense compareció recientemente ante la Comisión de Presupuestos de la Cámara de Representantes de su país. Robert Aderholt, representante de Alabama, le preguntó a Nelson sobre las “chocantes similitudes” entre los diseños de las naves espaciales chinas y las americanas, según recoge la periodista especializada en información sobre el espacio Marcia Smith. Nelson respondió: “Sí, son buenos robando”.

Para Nelson, la manera de sacarle ventaja a la agencia espacial china no es más innovación por parte de la NASA, sino aumentar las medidas de ciberseguridad. "Tenemos que tomarnos la ciberseguridad muy en serio en el gobierno y en el sector privado", aseguró.

No es la primera vez que Nelson advierte de esto. En esta misma comparecencia ante la Cámara de Representantes aseguró que ha estado "gritando este mensaje a los cuatro vientos, no sólo con respecto al gobierno, sino también al sector privado", y añadió que "el sector privado por fin está entendiendo el mensaje".

China no solo avanza copiando

Aunque es cierto que muchos investigadores chinos se forman en instituciones estadounidenses, y de todo el mundo occidental, y que China está desarrollando cohetes muy similares a los americanos, sería muy atrevido decir que el avance de la tecnología aeroespacial china se debe únicamente a robar. A pesar de que el presupuesto chino es cerca de la mitad del estadounidense, en lo que va de siglo han sorprendido varias veces al mundo con los logros de su potente programa espacial.

placeholder Un autorretrato del 'rover' Zhurong en Marte. (EFE)
Un autorretrato del 'rover' Zhurong en Marte. (EFE)

El año pasado, por ejemplo, lograron posar su primer ‘rover’ en Marte al primer intento. El Zhurong chino aterrizó en mayo de 2021 en la región sur de Utopia Planitia y sigue activo desde entonces. Es la primera vez que se logra llevar a cabo con éxito una misión tan compleja como la puesta en órbita, el aterrizaje y el despliegue del ‘rover’ al primer intento.

Tiangong, su estación espacial, es la primera en la historia que utiliza motores de iones para mantenerse en órbita y realizar sus maniobras. Estos motores son más eficientes que los propulsores químicos que lleva la Estación Espacial Internacional para realizar las mismas tareas.

placeholder La estación espacial china, Tiangong. (CNSA)
La estación espacial china, Tiangong. (CNSA)

China ha probado también con éxito el motor más potente jamás construido en relación con el combustible consumido. Un motor de combustible sólido ​​con el que pretende crear un lanzador pesado para misiones a la Luna y Marte.

Aunque también han tenido sus fallos. Como vimos el año pasado cuando el núcleo central del cohete Long March 5B volvió a entrar en la atmósfera terrestre fuera de control. Su gran velocidad hizo imposible saber exactamente dónde podría caer hasta minutos antes del impacto, lo que puso en alerta a medio mundo hasta que por fin sus restos se hundieron en el océano índico. Además, no era la primera vez que pasaba. El primer lanzamiento del Long March 5B también tuvo ese mismo problema, pero afortunadamente también cayó en el océano.

A pesar de las declaraciones del jefe de la NASA, la agencia espacial y el gobierno americano temen perder la hegemonía espacial frente a China, como ya contamos en noviembre. El consejero para la financiación y prespuesto de la NASA, Bhavya Lal, fue muy claro durante su comparecencia ante los miembros del subcomité del espacio y la aeronáutica del congreso: “competidores estratégicos incluyendo China están invirtiendo agresivamente en un gran número de tecnologías espaciales, incluyendo la energía y propulsión nuclear". E instó a su gobierno a invertir urgentemente en el desarrollo de naves nucleares. “Si los Estados Unidos quieren liderar una misión tripulada a Marte en serio, no hay tiempo que perder”, aseguró.

Próxima batalla: la Luna

Una de las batallas de esta ‘guerra espacial’ entre las dos potencias es el control de la Luna. Para conseguirlo, la NASA ha puesto en marcha la misión Artemisa con el objetivo de mandar humanos de vuelta a nuestro satélite —algo que no se produce desde que los astronautas del Apolo 17 pisaran el suelo lunar hace 50 años— y establecer allí una base permanente. En su comparecencia ante los representantes, Nelson aseguró que la Artemisa I estará lista para despegar en el mes de agosto. Algo que hasta ahora parecía muy poco probable porque la NASA ya dijo que iban a decidir la fecha de la primera etapa de su misión una vez completados los primeros tests, que pueden extenderse más allá del mes de julio.

China ya amagó este septiembre con una posible misión que adelantará a los estadounidenses en ese objetivo. Aunque para Pekín lo prioritario no parece tanto quién pise primero la Luna sino quién será capaz de establecer antes una base. Por eso, como ya contamos aquí, a finales de 2021 anunció que comenzará la construcción de la suya en 2027 en vez de 2035 como estaba planeado. Esta base contará con la colaboración de la agencia espacial rusa y su objetivo es la búsqueda y explotación de los recursos naturales presentes en nuestro satélite.

placeholder Zonas de despegue y aterrizaje de la base Lunar Lantern (Icon/Search /BIG)
Zonas de despegue y aterrizaje de la base Lunar Lantern (Icon/Search /BIG)

La NASA todavía no ha determinado fecha para la construcción de su base. Según la agencia americana, "[la base permitirá] a nuestros robots y astronautas explorar más y realizar más ciencia que nunca". Aunque el objetivo de la explotación de recursos naturales es algo que no se puede descartar. Entre otros elementos que se pueden encontrar en la Luna, la ESA (Agencia Espacial Europea) ​​habla de la presencia de torio y helio-3, elementos muy valiosos que pueden utilizarse en reactores nucleares de fusión.

El hecho de que China sea uno de los pocos países que no ha firmado los Acuerdos Artemisa, propuestos por la NASA para, entre otras cosas, establecer las bases de coperación para la exploración y explotación del espacio, y esté promoviendo sus propios acuerdos no vaticinan un futuro en el que las dos naciones colaboren en paz. Ouyang Ziyuan, antiguo líder científico del Programa de Exploración Lunar de China y de la misión Chang'e 1, dejó claras las intenciones de Pekín durante una entrevista concedida en 2003: "La Luna podría servir como un nuevo y formidable proveedor de energía y recursos para los seres humanos. Quien primero conquiste la Luna será el primero en beneficiarse”.

EEUU y China están manteniendo una intensa “guerra espacial”, aseguró hace pocos días Bill Nelson, actual jefe de la NASA. Nelson ha reconocido el espectacular avance de la tecnología china que ha puesto al país asiático a la altura de la mayor potencia espacial del mundo, pero según él, esto se debe también a que han estado robando los diseños desarrollados por los americanos.

Tecnología Espacio
El redactor recomienda