El avión espacial que competirá con SpaceX en 2022
  1. Tecnología
  2. Novaceno
Sucesor del space shuttle

El avión espacial que competirá con SpaceX en 2022

A Elon Musk está a punto de salirle un nuevo competidor para su compañía SpaceX: el Dream Chaser, un avión espacial que es el heredero del transbordador espacial de la NASA

placeholder Foto: El Dream Chaser, preparándose para la reentrada. (Sierra Space)
El Dream Chaser, preparándose para la reentrada. (Sierra Space)

El Dream Chaser volará en 2022. El “avión espacial” —como lo categoriza su fabricante— despegará sobre el nuevo cohete Vulcan Centaur para atracar en la estación espacial internacional, dejar su carga, recoger experimentos científicos y tomar tierra suavemente en una pista de aterrizaje de Cabo Cañaveral varios días más tarde. Lo hará sin tripulación, como el transbordador secreto de la fuerza aérea de los Estados Unidos.

Foto: La Estación Espacial Internacional. (NASA)

Lo ha confirmado la compañía de defensa Sierra Nevada Corporation, que también ha anunciado que su división aeroespacial se convertirá en la organización independiente Sierra Space. El acuerdo con el centro espacial de lanzamientos y aterrizajes de Florida (LLF, por sus siglas en inglés) sigue al contrato con la NASA para realizar seis misiones de suministro a la ISS.

El retorno del transbordador civil

Será la primera vez que un transbordador espacial reutilizable llegue a órbita y atraque en la estación espacial desde que el Atlantis lo hiciera hace casi una década, el 10 de julio de 2011. La misión STS-135 fue la número 135 y final del ya legendario programa Space Shuttle de la NASA.

placeholder El último aterrizaje de un transbordador espacial. (NASA)
El último aterrizaje de un transbordador espacial. (NASA)

Solo sabemos de un avión espacial más, el transbordador militar americano X-37B, que realiza misiones secretas para el Pentágono y posiblemente la CIA. Como el X-37B, el Dream Chaser despega dentro de un cono en la punta de un cohete.

placeholder El X-37B de Boeing, preparándose en su cono de despegue. (Boeing)
El X-37B de Boeing, preparándose en su cono de despegue. (Boeing)

Sierra Space afirma que el Dream Chaser puede aterrizar en cualquier pista de aeropuerto estándar de 10.000 pies (3.048 metros), al contrario que el transbordador espacial original, que necesitaba una pista de 15.000 pies (4.572 metros) con 305 metros adicionales extra para casos de emergencia.

Pero, según la compañía, usar esta pista hará mucho más fácil la logística de cada misión: “La proximidad del LLF al Kennedy Space Center y su reconocimiento como el lugar designado de retorno para recoger rápidamente la preciosa carga procedente de la ISS lo hace el sitio ideal para que el primer Dream Chaser haga su aterrizaje”.

placeholder El Dream Chaser, con su módulo Shooting Star. (Sierra Space)
El Dream Chaser, con su módulo Shooting Star. (Sierra Space)

La competencia

El Dream Chaser no tiene ni de lejos la capacidad de carga del transbordador original, que tenía una capacidad de 29.000 kilogramos dependiendo de la altitud orbital deseada. Pero no está nada mal: gracias a su módulo de acompañamiento no reutilizable Shooting Star (estrella fugaz), el Dream Chaser puede llevar 5.500 kilogramos de material presurizado y sin presurizar a la ISS, incluyendo agua, comida, piezas y experimentos científicos.

placeholder La Dragon de carga es igual a la Dragon tripulada de la imagen. (NASA)
La Dragon de carga es igual a la Dragon tripulada de la imagen. (NASA)

La cápsula de carga Dragon de SpaceX también es reutilizable y puede llevar 6.000 kilos a la estación. También puede retornar a la Tierra con 3.000 kilogramos.

El Automated Transfer Vehicle de la ESA puede llevar 8.000 kilos de carga, divididos en 1.500 kilos de piezas, comida y experimentos, 840 kilos de agua, 100 kilos de dos gases (como nitrógeno, oxígeno o aire) y 4.700 kilos de combustible para la estación espacial.

placeholder La nave de carga ATV de la ESA. (ESA)
La nave de carga ATV de la ESA. (ESA)

Mientras, la nave espacial de carga rusa Progress —que es similar a la Soyuz— solo puede llevar 1.700 kilogramos. Al contrario que Dream Chaser y Cargo Dragon, ni el ATV ni la Progress pueden retornar a la Tierra.

Gana a la SpaceX Dragon

Sobre el papel, Dream Chaser gana a la Dragon en tres temas fundamentales.

El primero es que, aparte de poder volver a la Tierra con experimentos de la ISS, ofrece servicios de basurero usando el módulo Shooting Star, que está diseñado para poder maniobrar independientemente hacia la atmósfera, desintegrándose en la reentrada con miles de kilos de basura de la ISS.

Luego está la capacidad de reutilización. Según SpaceX, la Dragon está diseñada para solo volar seis veces. Dream Chaser, sin embargo, está diseñada para volar un mínimo de 15 veces y, en teoría, será mucho más fácil y barata de mantener que el transbordador espacial de la NASA (aunque este último tenía una vida mucho más grande que los otros dos: el Discovery voló 39 veces antes de que la NASA diera carpetazo al programa).

placeholder Esquema del montaje del Dream Chaser en un cohete Vulcan. (Sierra Space)
Esquema del montaje del Dream Chaser en un cohete Vulcan. (Sierra Space)

Pero la gran ventaja del Dream Chaser sobre la Dragon es su capacidad de realizar reentradas suaves. Según Janet Kavandi —vicepresidenta ejecutiva de Sierra Space—, “el Dream Chaser es sin duda la mejor manera de volver a casa; un aterrizaje en pista es la solución óptima para los humanos y la ciencia”, porque es más suave y además permite acceder rápidamente a la carga de la nave.

Su reentrada es extremadamente suave, con un máximo de 1,5 G, solo un 50% más que la fuerza de la gravedad. La reentrada de la SpaceX Cargo Dragon es mucho más violenta, con fuerzas G que van de cuatro a cinco veces la fuerza de la gravedad terrestre, pasando de 28.000 a 560 kilómetros por hora y alcanzando temperaturas de 1.900 grados centígrados durante seis minutos. Y luego está el amerizaje, mucho más violento que un aterrizaje controlado sobre una pista.

placeholder Sierra Space espera tener en funcionamiento un Dream Chaser más grande para tripulaciones en cinco años. (Sierra Space)
Sierra Space espera tener en funcionamiento un Dream Chaser más grande para tripulaciones en cinco años. (Sierra Space)

Seguro que Elon Musk podrá argumentar lo contrario cuando su Starship esté completamente operativo, pero, ahora mismo, no se puede negar que el Dream Chaser es el mejor vehículo para traer de vuelta experimentos delicados de la ISS. Veremos si funciona como dicen el año que viene.

Sea como sea, será excitante ver todas estas nuevas naves lanzándose a la nueva carrera espacial: Starship y Dragon de SpaceX, el Dream Chaser de Sierra Space —con una versión tripulada que, según Sierra Space, llegará en un plazo de cinco años—, la Orion de Lockheed Martin, el Starliner de Boeing, el New Shepard de Blue Origin, el Spaceship III de Virgin Galactic y las naves que saldrán de China y Rusia (Europa ni está ni se la espera, aunque está colaborando con Sierra Space en un Dream Chaser para uso de la ESA). Una lista impresionante que es solo el principio del retorno del ser humano a las estrellas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
SpaceX Espacio
El redactor recomienda