El gas lacrimógeno puede propagar el coronavirus
  1. Tecnología
  2. Ciencia
LA CIENCIA PIDE SU PROHIBICIÓN

El gas lacrimógeno puede propagar el coronavirus

Cada vez más estudios reclaman que se deje de utilizar porque puede afectar a los pulmones, los ojos y el embarazo

Foto:  Un fotógrafo corre a ponerse a cubierto mientras la policía lanza gas lacrimógeno en Kenosha, Wisconsin, (EE.UU). Foto: EFE Tannen Maury
Un fotógrafo corre a ponerse a cubierto mientras la policía lanza gas lacrimógeno en Kenosha, Wisconsin, (EE.UU). Foto: EFE Tannen Maury

El gas lacrimógeno debería estar prohibido. Esa es la principal conclusión de un estudio canadiense que, entre otros peligros, sostiene que puede contribuir a la propagación del Covid-19.

A pesar de estar prohibido desde hace décadas en las guerras internacionales, en virtud de la Convención sobre las Armas Químicas, el gas lacrimógeno sigue siendo utilizado por los agentes antidisturbios y lo hemos visto en las recientes protestas en Hong Kong, Estados Unidos, Chile, Turquía, Nepal, Grecia, Francia, la India, el Líbano y Sudáfrica, entre otros.

Foto: Protestas en Portland. (Reuters)

"En virtud del derecho internacional, todo uso de la fuerza por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley debe ajustarse a los principios de necesidad y proporcionalidad, pero el gas lacrimógeno casi nunca se utiliza de conformidad con esos principios", denuncia Maija Fiorante, investigadora internacional de los Derechos Humanos en declaraciones de Science Alert.

Origen de contagios

Hasta la fecha no ha habido demasiadas investigaciones que trataran los efectos de los gases lacrimógenos en el organismo y la venta y el comercio de este producto no está regulado, por lo que a menudo no está claro qué productos químicos existen en cada recipiente, cuán tóxicos son o incluso si han sido probados de antemano en cuanto a su seguridad, explican los investigadores.

"Todo uso de la fuerza para hacer cumplir la ley debe ajustarse a los principios de necesidad y proporcionalidad"

Entre los pocos estudios que ha habido, destaca uno realizado en 2014 por el ejército de los Estados Unidos, que examinó a más de 6.500 reclutas que estuvieron expuestos al gas CS, uno de los irritantes químicos más populares del gas lacrimógeno. Independientemente de la concentración, los reclutas que fueron expuestos fueron más propensos a contraer una enfermedad respiratoria, como la gripe o la bronquitis, en una semana.

Así, investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) han demostrado en su estudio que el uso de gas lacrimógeno ahora mismo contra los manifestantes es especialmente preocupante, ya que afecta a los pulmones, igual que el coronavirus, y hace que la gente tosa violentamente, lo que podría propagar aún más el virus.

AME5027. PUERTO PRÍNCIPE (HAITÍ), 07 06 2020.- Miembros de la prensa cubren una protesta convocada por varios policías este domingo para exigir la liberación de un agente detenido, mejores condiciones de trabajo y otras reivindicaciones, en Puerto Príncipe (Haití). La manifestación, que se produce en un momento de aumento de los contagios de coronavirus en el país, fue reprimida por la Policía con gases lacrimógenos. EFE Jean Marc Hervé Abelard

De la misma manera, más de un millar de profesionales de la salud pública de los Estados Unidos firmaron una carta en la que instaban a las fuerzas del orden a dejar de utilizar gas lacrimógeno, humo y otros irritantes respiratorios, ya que podrían aumentar el riesgo de transmisión de Covid-19, dejando al mismo tiempo los pulmones vulnerables a la infección.

Sin embargo, el uso de este tipo de gas esconde otra serie de peligros. La Academia Americana de Oftalmología ha condenado su uso porque cuando se utiliza a distancias cercanas puede provocar incluso la ceguera en las personas que lo reciben.

Peligro por cercanía

Los investigadores canadienses advierten, además, que incluso cuando se utilizan cantidades mínimas de gas lacrimógeno en el exterior, donde los productos químicos pueden disiparse más fácilmente, podría haber consecuencias peligrosas. Dado lo lejos y ancho que pueden filtrarse los gases lacrimógenos, el uso de estos productos químicos cerca de hospitales y escuelas es particularmente preocupante por su toxicidad.

Amnistía Internacional ha concluido que, en ciertos casos, el uso de gas lacrimógeno equivale a la tortura

Sirva como ejemplo Hong Kong, donde escuelas y hospitales enteros tuvieron que ser limpiados a fondo y sus sistemas de ventilación reemplazados después de que el gas lacrimógeno se filtrara desde unas zonas cercanas donde se había utilizado para contener unas manifestaciones.

Foto: LeBron James, en un partido de la temporada. (Reuters)

Al mismo tiempo, se ha comenzado un estudio sobre cómo la exposición a estas sustancias químicas podría afectar al embarazo.

Amnistía Internacional ha concluido que, en ciertos casos, el uso de gas lacrimógeno equivale a la tortura.

MED118 -MEDELLÍN (COLOMBIA), 12 03 2020. Integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía Nacional de Colombia disparan gases lacrimógenos este jueves durante una jornada de protestas en la Universidad de Antioquia, en Medellín (Colombia). EFE Luis Eduardo Noriega A.

Algunos países tienen controles más estrictos sobre el gas lacrimógeno que otros, pero, por lo general, hay poca aplicación de estas normas, y la falta de regulación internacional supone que queda a discreción de las fuerzas del orden.

Vacío legal

"Aunque existen directrices internacionales, incluidas las de las Naciones Unidas sobre el uso de armas menos letales, estos documentos no vinculantes son vagos e ineficaces para reducir las violaciones, lo que da lugar a una situación en la que los gases lacrimógenos son sistemáticamente propensos a su uso indebido", sostienen los científicos canadienses.

Para evitar nuevas transgresiones, este nuevo informe se une al coro de voces que piden que se prohíba el uso de gas lacrimógeno en cualquier ámbito, no solo en las guerras internacionales.

Coronavirus Internacional Antidisturbios Derechos humanos Química Enfermedades
El redactor recomienda