Salud: Un resfriado mal curado, salir con el pelo mojado y otros mitos sobre la gripe
según cigna

Un resfriado mal curado, salir con el pelo mojado y otros mitos sobre la gripe

En plena epidemia de gripe y con una actividad gripal en ascenso, es importante saber diferenciar entre mitos y realidades con respecto a la enfermedad del invierno

Foto: Es importante distinguir si se tiene gripe o resfriado
Es importante distinguir si se tiene gripe o resfriado

En plena epidemia de gripe es cuando surgen, entre comentarios de compañeros de trabajo, amigos y familiares, muchos remedios para superar esta enfermedad que acecha cada año a los españoles. En 2018, en el que la actividad gripal se mantiene en ascenso desde el inicio de año, la epidemia ha provocado no solo el aumento de visitas de asmáticos a los servicios de urgencias de los hospitales sino también un aumento de la mortalidad asociada al virus. Y en esta situación es cuando surgen aquellas frases que se oyen por todos los sitios: "Tómate un zumo de naranja y a dormir". "Esto te pasa por no curarte bien el resfriado". "¡Ni se te ocurra salir con el pelo mojado!".

Desde la aseguradora de salud Cigna recuerdan que si bien las consultas médicas durante esta época del año están llenas de personas con resfriados y gripe es conveniente tener en cuenta que no son la misma enfermedad y, para saber tratarlas de manera adecuada, hay que conocer las diferencias entre ambas patologías. Estos son algunos de los mitos que se han forjado alrededor del virus de la gripe cada año:

1. "Tengo gripe, no resfriado". "Qué más da: las dos cosas son lo mismo". No, no lo son. La gripe y el resfriado son dos patologías provocadas por diferentes virus, y los síntomas, aunque también se parecen, no son iguales. La gripe tiene una sintomatología más severa: dolor muscular, cansancio extremo, tos seca, fiebre, náuseas y hasta vómitos. Por el contrario, el resfriado suele presentar secreción o congestión nasal, estornudos y carraspera y, a diferencia de la gripe, no presenta complicaciones que obliguen a ir al hospital.

2. "Esta gripe la has cogido por no curar bien el resfriado". Según explica Cigna, "un resfriado es una patología que nunca estará mal curada". Si una vez pasado un tiempo prudencial los síntomas persisten es que existe otra enfermedad: una neumonía, una bronquitis o una gripe. Al contrario que el resfriado, la gripe sí puede provocar otras enfermedades.

3. "No puede ser gripe porque me he vacunado". Por un lado, es importante saber que la vacuna antigripal es efectiva únicamente ante los virus de la gripe similares a los incluidos en la misma. De hecho, este año la vacuna —que se diseñó a partir de las cepas del año pasado y que, por norma, tendría que tener entre un 40% y un 60% de efectividad— apenas llega en 2018 a un 25%. "El virus de la gripe tiene una alta capacidad de mutación y, por tanto, complica la eficacia de la vacuna", señalan.

No se ha demostrado que los alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas, reduzcan la incidencia de la gripe
No se ha demostrado que los alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas, reduzcan la incidencia de la gripe

4. "Si tomas vitamina C previenes y curas el catarro". Es cierto que siempre se ha dicho que los alimentos ricos en vitamina C, como las naranjas, ayudan a combatir el virus, sin embargo esta es una afirmación que se ha venido discutiendo durante mucho tiempo. Cigna subraya que "no se ha demostrado que reduzca la incidencia de los resfriados ni que afecte a su duración". No obstante, sí apunta que "alimentarse de forma adecuada se traduce en un mejor estado físico y, por tanto, se tienen mejores condiciones ante cualquier contratiempo".

5. "¿Tienes gripe? Toma antibióticos". Este es un error muy común, pero es importante recordar que los antibióticos atacan a las bacterias, no a las enfermedades víricas. Partiendo de esta base, cabe señalar que tampoco existe ningún medicamento que haga desaparecer los síntomas, aunque sí algunos que disminuyen algunos de sus síntomas, como los antitusivos o los analgésicos, para reducir el dolor de cabeza.

6. "Si sales con el pelo mojado te pones enfermo". Según Cigna, "no hay pruebas científicas que avalen que la humedad y el frío causen resfriado o gripe, sino otras enfermedades como la neumonía". No obstante, sí es posible que la exposición a ambos factores provoque que un virus latente, que ya se encuentra en el organismo, e active y provoque los síntomas.

7. "Si estás enfermo no puedes hacer deporte". Ni ir al gimnasio. Nada de ejercicio. Este es uno de los tópicos que resuenan cuando uno está enfermo. Aunque no es ni cierto ni incorrecto del todo: por un lado, es recomendable hacer ejercicio porque cuando se hace deporte se reducen las posibilidades de caer enfermo; no obstante, si se acude al gimnasio estando resfriado hay que lavarse las manos continuamente para evitar contagiar al resto de personas que estén en el centro.

8. "Hay que sudar la fiebre estando enfermo". Echarse una manta, o dos, y a la cama: muchos españoles cuando caen enfermos creen que esta es la mejor manera de superar la fiebre: dejar que sea expulsada. Sin embargo, según los expertos no es recomendable taparse en exceso. "Pese a que la sudoración es un excelente mecanismo para combatir el aumento de la temperatura corporal, el acto de taparse provoca que el sudor se enfríe sobre la piel, provoque frío y haga un efecto rebote, aumentando así la temperatura corporal". De hecho, lo más recomendable es darse baños de agua tibia.

9. "No hay que abrir las ventanas al estar enfermos". Error. Todo lo contrario: hay que abrirlas, aunque sea durante poco tiempo, porque la ventilación ayuda a reducir el exceso de sequedad ambiental y, así, se reduce también la vulnerabilidad del cuerpo.

10. "Al estar enfermo no hay que tomar lácteos". Está muy extendido el mito de que tomar leche cuando se está enfermo produce flemas. Lo cierto es que los lácteos solo pueden afectar si ya se tiene algún tipo de problema de salud previo, intolerancia o alergia a la lactosa.

11. "¿La sopa de qué? Eso no sirve para nada". Este es el mito contrario al del zumo de naranja. Hay gente que cree que tomar sopa durante un periodo de enfermedad vírica no tiene ningún efecto sobre la recuperación. Sin embargo en este caso sí existen "varias investigaciones que avalan que la mezcla de vitaminas y nutrientes del caldo de pollo, por ejemplo, poseen un efecto antiinflamatorio que ralentiza el crecimiento de los leucocitos implicados en la liberación de mucosidades y contiene otros agentes medicamentosos parecidos a las ustancias farmacológicas modernas contra el resfriado". "Si además", continúa Cigna, se añaden otras especias y condimentos los beneficios son aún mayores.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios