Las cosas que no debes tocar si no quieres contagiarte de gripe
  1. Alma, Corazón, Vida
mucho cuidado

Las cosas que no debes tocar si no quieres contagiarte de gripe

Efectivamente, si te sientes cansado y medio febril, métete en la cama cuanto antes. Pero antes descubre cómo y dónde has cogido el virus y aprende a evitarlo para la próxima vez

Foto: Realmente enfermo. (iStock)
Realmente enfermo. (iStock)

Ya estamos en la época del año en el que lo difícil es no contagiarse de algo. La epidemia de la gripe sigue creciendo y se llegará al pico de incidencia en las próximas semanas. Lo lógico sería vacunarse y así combatir al virus, aunque este año no termina de alcanzar la eficacia deseada.

Generalmente, las vacunas nos protegen de los subtipos H1N1, H3N2 y el Influenzavirus B. Sin embargo, solo cubren entre un 70 y un 80% de los virus de gripe existentes en cada temporada. El mayor problema es que es una enfermedad rebelde porque muta, una habilidad que complica sustancialmente la eficacia de la cura. Crear la solución adecuada es el desafío anual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: "Hay muchos tipos diferentes y cambian constantemente", asegura la institución a 'New York Post'.

Foto: Alimentos ricos en vitamina d. (iStock)

Si eres de los que no tienes ni pensado pasar por consulta para pegarte un pinchazo, existe una serie de cosas que deberías evitar tocar durante esta temporada para evitar pillar cualquier virus, pero sobre todo el de la gripe.

En el trabajo

Estar en una oficina significará, en la mayor parte de los casos, que la ventilación es nula y que si alguien está enfermo, lo más probable es que tú lo acabes estando también. Tu lugar de trabajo es la incubadora perfecta con tanta gente que toca las superficies de uso común y la falta de aire fresco. Sorprendentemente, el principal culpable no es la persona que estornuda sin cubrirse la boca. Según, Charles Gerba, profesor de Microbiología y Ciencias Ambientales y director de un estudio sobre cómo se transmiten los gérmenes en tu puesto laboral, descubrió que los virus se mueven rápidamente de las personas a los elementos comunes que tocan.

Utiliza toallitas desinfectantes en los aparatos que toques normalmente y así reducirás la concentración de virus en un 99%

"Colocamos virus inocuos en las manos de algunos participantes en una oficina. En cuatro horas se habían extendido a la mitad de toda la plantilla y más de la mitad de todas las superficies tocadas. Fue una sorpresa lo rápido que se mueven. Si estornudas, solo el aire que está a tu alrededor queda contaminado pero si lo tocas, ayudas a que se propague por el edificio", asegura el profesor.

placeholder Limpia a diario. (iStock)
Limpia a diario. (iStock)

Aunque creas que no, lo más limpio que encontrarás es la parte superior de inodoro. "Se desinfecta a menudo así que no hay problema. Sin embargo hay 400 veces más bacterias en tu escritorio. La mayoría de los resfriados y gripes pueden durar de dos a tres días en las superficies (30 días los estomacales)", explica Gerba.

Debes tener especial cuidado con los teléfonos, el propio tablero donde te apoyas, el teclado, ratón y pantalla del ordenador, la impresora, mesas y sillas del área de descanso, cafetera, microondas, fregaderos aunque lo cierto es que no hay una forma infalible de evitar todos los virus.

Sitios públicos

La mayoría de las personas (al menos durante la temporada de gripe) tienen cuidado al tocar las barandillas del metro y los autobuses, pero a menudo no piensan en los torniquetes y las máquinas expendedoras de billetes que pueden ser manipuladas por más personas, explica Gerba, microbiólogo de la Universidad de Arizona. "No los desinfectan rutinariamente", añade. Los viajeros tienen seis veces más probabilidades de desarrollar una infección respiratoria aguda si viajan en transporte público, según un estudio de la Universidad de Nottingham publicado en 2011 en "BMC Journal of Infectious Diseases".

Si es una buena idea abrir la puerta de un baño con la manga, hay otra cosa que debes evitar como la peste: dispensadores de jabón. El líquido en sí mismo puede contaminarse con bacterias y los propios aparatos están contaminados con gérmenes y virus, según un estudio publicado en la revista 'Applied and Environmental Microbiology'.

placeholder Cuidado en el 'gym'. (iStock)
Cuidado en el 'gym'. (iStock)

Tiene sentido que cuando vayamos a comer, nos lavemos las manos. Es de las primeras cosas que nos enseñan cuando somos pequeños. Para aderezar la comida, cogemos los cubiertos limpios y nos echamos sal, pimienta o aceite para condimentar nuestro menú: es un error porque seguramente esos recipientes no se hayan lavado con la frecuencia que deberían. Un estudio de la Universidad de Virginia examinó a treinta personas que mostraban síntomas del resfriado común y se les pidió que identificaran diez superficies que habían tocado en sus casas durante las dieciocho horas anteriores: más del 40% de ellas tuvieron resultados positivos rinovirus; el virus más común que causa esta enfermedad tan común. Además, todos los saleros, pimenteros y aceiteros dieron positivo.

El principal culpable no es la persona que estornuda sin cubrirse la boca sino que toques cualquier objeto tras hacerlo sin limpiarte

Ten mucho cuidado en el gimnasio. A las bacterias les encanta la humedad, especialmente el sudor. De hecho, según un estudio, las bacterias se pegan aún después de haberte duchado. Aunque los centros tienen personas que están limpiando (casi) continuamente las máquinas, es muy probable que al subirte en una y toques sus barras, puedas contagiarte de algún virus. Lo mismo pasa con las pesas o las colchonetas, normalmente quien las utiliza no las limpia correctamente y eso repercutirá en tu salud.

Qué hacer

Lávate las manos a menudo con jabón y agua tibia. Después de terminar, usa un trozo de papel para cerrar el grifo y evitar la recontaminación. No te toques la nariz, los ojos o la boca con los dedos porque eso propaga los gérmenes.

Utiliza toallitas desinfectantes en los aparatos que toques normalmente y así reducirás la concentración de virus en un 99%, asegura Gerba. Limpia tu escritorio, teléfono, escritorio y ratón una vez al día.

placeholder Lávate las manos continuamente. (iStock)
Lávate las manos continuamente. (iStock)

No te saltes las comidas. "Perderás nutrientes importantes que respaldan al sistema inmunitario. Incluye cítricos, brócoli o patatas asadas para aumentar la vitamina C", asegura Bonnie Taub-Dix, experto en nutrición.

Lo más importante es que si estás enfermo te quedes en casa. Todos queremos parecer indispensables, pero en la sociedad en la que vivimos, no hay excusa para llegar e infectar a todos. "Si tienes fiebre o tienes el estómago mal quédate en reposo. En el trabajo solo serás una masa sentada en vertical intentando sacar la tarea adelante y contagiando a todo el mundo", concluye Gerba.

Gripe Vida saludable
El redactor recomienda