Cómo actuar ante el gas lacrimógeno: efectos y curación
  1. Tecnología
  2. Ciencia
¿ES VERDADERAMENTE PELIGROSO?

Cómo actuar ante el gas lacrimógeno: efectos y curación

Su uso es legal y es utilizado por las principales policias del mundo, incluida la española

Foto: Cómo actuar ante el gas lacrimógeno: efectos y curación
Cómo actuar ante el gas lacrimógeno: efectos y curación

El clorobenzilideno malononitrilo, más conocido como gas CS, es uno de los gases lacrimógenos más utilizados en el mundo hoy en día, pero ¿sabías que no es realmente un gas? Desglosamos cómo funciona, un poco de su historia y las mejores maneras de recuperarse si te ves afectado por él.

Ante las masivas protestas a nivel mundial, el gas lacrimógeno es uno de los elementos que usan policías y fuerzas policiales en todo el mundo (incluida, en menor medida, la española) para intentar detener actos vandálicos en manifestaciones. Las armas químicas fueron prohibidas para su uso militar desde 1925. Pero el gas CS aún puede ser usado legalmente como un agente de control para disturbios.

Foto: Buch investiga a unos 50 mossos por su actuación en las protestas tras el 1-O

Bajo la denominación de gas lacrimógeno, se engloban una serie de moléculas que irritan las membranas mucosas de los ojos, la nariz, la boca y los pulmones. La exposición causa estornudos, tos, llanto, dificultad para respirar, inflamación de la piel y hasta ceguera temporal. Según la doctora Kabrena Rodda,”podría ser mejor referido como un gas para el dolor, porque lo que realmente hace es causar un dolor intenso”.

Dificulta para respirar, ceguera...

Curiosamente, no se trata de un gas, es un polvo cristalino blanco. Las granadas de gas lacrimógeno están cargadas con ese polvo y otras sustancias que ayudan a proyectarlo por el aire.

Alguien con una enfermedad cardíaca subyacente, puede tener más riesgo de sufrir un ataque cardíaco o de empeorar su enfermedad

Una vez en el aire, el gas CS se unirá a los residuos de cistina en nuestra proteína receptora celular llamada TRPA1. Esta proteína está en todo nuestro cuerpo: en la piel, en las córneas de los ojos, en el revestimiento de los pulmones, etc. Y cuando se activa, envía una señal a nuestros cerebros que se traduce como: "esto duele".

La activación del TRPA1 también causa inflamación, piel hinchada y ampollas. Es el mismo receptor al que se unen los aceites, la mostaza y el wasabi. Pero el gas CS es mucho más potente, en realidad es unas mil veces más potente que el wasabi. Así que incluso pequeñas cantidades de gas CS pueden causar mucho dolor.

La pregunta que surge es si es seguro. La respuesta corta es que para las personas sanas, sin ninguna condición subyacente, probablemente. En palabras de Rodda a SciTechDaily, alguien con una enfermedad cardíaca subyacente, puede tener más riesgo de sufrir un ataque cardíaco o de empeorar su enfermedad

Vínculo con enfermedades respiratorias

Tampoco conocemos los efectos a largo plazo del gas CS, pero parece haber un vínculo entre la exposición al gas CS y las enfermedades respiratorias. Un estudio realizado en 2014 por el ejército de los Estados Unidos examinó a más de 6.500 reclutas que estuvieron expuestos al gas CS. Independientemente de la concentración, los reclutas fueron más propensos a contraer una infección respiratoria en una semana.

El gas CS es unas mil veces más potente que el wasabi y ambos se dirigen a la misma proteina receptora

Además, no hay un antídoto efectivo ante la exposición al gas. Sólo se puede esperar a que pase, algo que puede tardar en torno a unos 30 minutos. Según los médicos, para recuperarte mejor debes ir a una zona de aire fresco y mejor en altura, ya que el gas CS es más pesado que el aire. Las diminutas partículas de CS pueden ser arrastradas por el agua, pero se necesita de mucha cantidad.

Así, lo que se debe hacer es enjuagarse los ojos durante al menos 15 minutos y tirar las lentillas si las llevas puestas. También es recomendable quitar el gas CS de tu piel con una mezcla de agua y jabón.

Protesta social Manifestación Disturbios Antidisturbios Dolor
El redactor recomienda