Europa, la luna de Júpiter, puede albergar vida en sus océanos subterráneos
  1. Tecnología
  2. Ciencia
SIMILAR A LOS MARES TERRESTRES

Europa, la luna de Júpiter, puede albergar vida en sus océanos subterráneos

"Europa es una de nuestras mejores oportunidades para encontrar vida en nuestro Sistema Solar"

Foto: Foto de Europa, la luna helada de Júpiter, tomada desde la nave espacial Galileo. Foto:NASA.
Foto de Europa, la luna helada de Júpiter, tomada desde la nave espacial Galileo. Foto:NASA.

Si hay algún lugar donde pueda existir vida extraterrestre dentro de nuestro Sistema Solar, la luna Europa, el satélite de Júpiter, tiene muchas posibilidades. Esta es la principal conclusión de los investigadores del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, que han desarrollado un nuevo modelo sobre los depósitos geoquímicos que hay en el interior de los océanos subterráneos de Europa.

Los investigadores también han calculado que procesos como la desintegración radiactiva o las fuerzas de marea podrían haber generado suficiente calor para permitir tal agua líquida en la luna helada, donde las temperaturas de la superficie nunca superan los 140 grados bajo cero.

Ahora, las grandes esperanzas de encontrar vida extraterrestre se centran en mundos oceánicos como Europa y Encélado, una de las lunas de Saturno, Se supone que tienen océanos líquidos debajo de sus gruesas capas de hielo, y una prueba de ello es que se han detectado columnas de vapor de agua que salen a chorros de ambos satélites.

Foto: ¿Hemos hallado un claro indicio de vida extraterrestre? Una proteína es la respuesta. (EFE)

Esto ha llevado a la esperanza de que ambas lunas puedan albergar una vida similar a los ecosistemas que rodean los respiraderos hidrotermales en la Tierra. En las frías y oscuras profundidades del océano, las fumarolas volcánicas filtran el calor en las aguas que las rodean; allí, la vida se basa en la quimiosíntesis, aprovechando la energía química en lugar de la energía solar para producir alimentos.

"Europa es una de nuestras mejores oportunidades para encontrar vida en nuestro sistema solar. La nave Europa Clipper de la NASA se lanzará en los próximos años, por lo que nuestro trabajo pretende ayudar a preparar esta misión que investigará la habitabilidad de Europa", explica Mohit Melwani Daswani, científico planetario y autor principal de la investigación, en declaraciones recogidas por GMA News.

¿Cómo llegó el agua a Europa?

El principal objetivo de su investigación se centró en encontrar de dónde podría haber venido el agua subterránea de Europa. La investigación sugiere que estaba ligada a minerales que contienen agua y que se descompusieron por el calor de la desintegración radioactiva, las interacciones de las mareas con Júpiter, o una combinación de ambos."Fuimos capaces de modelar la composición y las propiedades físicas del núcleo, la capa de silicato y el océano", indica Melwani Daswani.

"Encontramos que diferentes minerales pierden agua y componentes volátiles a diferentes profundidades y temperaturas. Sumamos estos componentes, que se estima se han perdido del interior de la luna, y encontramos que son consistentes con la masa prevista del océano actual, lo que significa que probablemente están presentes en el océano".

"No significa que esté realmente habitado, sólo que reúne las condiciones que podrían permitir la supervivencia de algunas formas de vida"

Sabemos, basándonos en investigaciones anteriores, que Europa es bastante salada, lo que hace esperar que sus océanos sean bastante similares a los de la Tierra. La simulación de los investigadores también modeló la composición del océano de Europa a lo largo del tiempo, y descubrió que, probablemente, comenzó siendo ligeramente ácido, como el de la Tierra, con altas concentraciones de dióxido de carbono, sulfato y calcio.

"En otras palabras, su composición se pareció más a la de los océanos de la Tierra. Creemos que este océano podría ser bastante habitable para la vida", añaden los investigadores.

El equipo de la NASA, no obstante, hace un llamamiento a la prudencia. "Si un lugar es habitable, no significa que esté realmente habitado, solo que reúne las condiciones que podrían permitir la supervivencia de algunas formas de vida extremadamente resistentes como las que conocemos en la Tierra", aclaran.

"Nuestros modelos nos llevan a pensar que los océanos de otras lunas, como la vecina de Europa, Ganímedes, y la luna de Saturno, Titán, también pueden haberse formado por procesos similares. Sin embargo, todavía tenemos que entender varios puntos, como la forma en que los fluidos migran a través del interior rocoso de Europa", concluyen.

Astronomía NASA Hielo Júpiter
El redactor recomienda