SUS CÉLULAS AFECTAN EL CEREBRO

La salud del intestino, clave en el desarrollo del Parkinson

Unos investigadores han descubierto que las células del sistema nervioso intestinal están involucradas en la enfermedad

Foto: Un enfermo de Parkinson. Foto:EFE
Un enfermo de Parkinson. Foto:EFE

Investigadores suecos y estadounidenses han desvelado que las células del sistema nervioso intestinal están involucradas en el desarrollo de Parkinson, lo que indica que la enfermedad puede comenzar allí.

En un estudio sobre los tipos celulares que están detrás de diversos trastornos cerebrales, investigadores del Instituto Karolinska en Suecia y de la Universidad de Carolina del Norte en los Estados Unidos han tratado de ofrecer una hoja de ruta para el desarrollo de nuevas terapias dirigidas a trastornos neurológicos y psiquiátricos. El sistema nervioso se compone de cientos de diferentes tipos de células con funciones muy diferentes, por lo que este equipo científico sostiene que es vital entender qué tipos de células se ven afectados en cada trastorno para entender las causas y, en última instancia, desarrollar nuevos tratamientos.

Y en ese esfuerzo han logrado verificar que las células del sistema nervioso intestinal juegan un papel clave en el Parkinson. "Como era de esperar, encontramos que las neuronas dopaminérgicas (células nerviosas del cerebro que producen dopamina) estaban asociadas con la enfermedad de Parkinson. Pero lo más sorprendentemente es que encontramos que las neuronas entéricas (que controlan directamente el aparato digestivo y advierten sobre el hambre y la saciedad) también parecen desempeñar un papel importante en el trastorno, apoyando la hipótesis de que la enfermedad de Parkinson comienza en el intestino", señala Patrick Sullivan, profesor del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska, en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

Oligodendrocitos, señal de alarma

Analizando las diferencias en el tejido cerebral de individuos sanos y personas con Parkinson en diferentes etapas de la enfermedad, se hizo otro descubrimiento inesperado. Se encontró que unas células de apoyo en el cerebro, llamadas oligodendrocitos, se ven afectadas desde el principio, lo que sugiere que desempeñan un papel clave en las primeras etapas de la enfermedad.

Los oligodendrocitos, según los científicos, parecen verse afectados incluso antes de la pérdida de neuronas dopaminérgicas. "Esto los convierte en un objetivo atractivo para intervenciones terapéuticas del Parkinson", sostiene Julien Bryois, investigador del Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska y uno de los autores del estudio, publicado en la revista científica 'Nature Genetics'.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios