ESTUDIO EN JAPÓN

El ping-pong se convierte en una terapia efectiva contra el Parkinson

En una investigación, aquellos que jugaron una vez por semana durante seis meses vieron como sus sintomas mejoraron

Foto: Unos ancianos jugando al ping-pong. Foto: EFE EPA WU HONG
Unos ancianos jugando al ping-pong. Foto: EFE EPA WU HONG

La práctica habitual de un deporte tan divertido como el ping-pong puede ser una prometedora forma de fisioterapia para la enfermedad de Parkinson, según una investigación realizada por científicos japoneses.

En su investigación, miembros de la Universidad de Fukuoka (Japón) comprobaron que las personas con Parkinson que participaron en un programa de ejercicios de ping-pong, una vez a la semana durante seis meses, mostraron mejoría en sus síntomas.

El Parkinson es un trastorno del movimiento producido por la reducción gradual de la presencia de dopamina en el cerebro. Ante esto, la persona que lo sufre síntomas como temblor, extremidades rígidas, movimientos lentos, alteración de la postura, problemas para caminar, mal equilibrio y cambios en el habla.

Mejoras significativas

"El ping-pong o tenis de mesa es una forma de ejercicio aeróbico que se ha demostrado en la población general que mejora la coordinación mano-ojo, agudiza los reflejos y estimula el cerebro", señala el autor del estudio, Ken-ichi Inoue, doctor de Medicina de la Universidad de Fukuoka, "Queríamos examinar si las personas con la enfermedad de Parkinson verían beneficios similares que, a su vez, pueden reducir algunos de sus síntomas".

Para ello, se tomaron 12 voluntarios, con una edad media de 73 años, con Parkinson de leve a moderado y que habían sido diagnosticados hace siete años, de media. Los participantes estuvieron jugando al ping-pong una vez a la semana durante seis meses. Durante cada sesión semanal de cinco horas, realizaron ejercicios de estiramientos y, poco después, practicaron tenis de mesa siguiendo las instrucciones de un jugador de ping-pong experimentado.

"Los resultados son alentadores porque muestran que el ping-pong puede mejorar algunos síntomas de la enfermedad de Parkinson"

Los síntomas del Parkinson de los voluntarios se evaluaron antes de comenzar el experimento, tras tres meses y al final del estudio. Los participantes experimentaron mejoras significativas en el habla, la escritura a mano, al vestirse, al levantarse de la cama (pasando de la necesidad de dos intentos a solo uno) y al caminar. Igualmente, los participantes del estudio experimentaron mejoría en la expresión facial, la postura, la rigidez, la lentitud de movimientos y los temblores en las manos. Eso sí, dos participantes sufrieron "efectos secundarios": uno desarrolló dolor de espalda y otro se cayó.

"Aunque este estudio es pequeño, los resultados son alentadores porque muestran que el ping-pong, una forma relativamente barata de terapia, puede mejorar algunos síntomas de la enfermedad de Parkinson", añade Inoue a SciTechDaily. "Ahora estamos planeando un estudio mucho más amplio para confirmar estos hallazgos".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios