OTROS POSIBLES BENEFICIOS EN EL HOMBRE

"Hackear" la maduración de insectos para evitar el Zika o el paludismo

Bloqueando una proteína de la mosca se ha demostrado que se evita que se desarrollen o se reproduzcan

Foto: Moscas de la fruta
Moscas de la fruta

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses sostiene que en un futuro cercano los científicos podrán "hackear" el proceso de maduración de determinados insectos para evitar la propagación de enfermedades entre los humanos.

Investigadores de la Universidad de California Riverside han descubierto que una hormona necesaria para la madurez sexual de los insectos no puede viajar a través de una masa de células que separan la sangre del cerebro, a menos de que sea ayudada por una proteína transportadora.

Gracias a un trabajo sobre la mosca de la fruta, comprobaron que bloqueando esta proteína se puede "hackear" el desarrollo de los insectos y se modifica el comportamiento de los mismos. Según detallan los investigadores en la revista científica 'Current Biology', el bloqueo del transportador también alteró permanentemente el comportamiento de las moscas, quedando en una etapa mediana entre la infancia y la edad adulta, y murieron lentamente sin llegar a la edad adulta ni reproducirse.

Acabar con el trasmisor

Según revela a Phys.org Naoki Yamanaka, profesor asistente de entomología en la Universidad de California Riverside y director de la investigación, ahora él y su equipo están examinando si la alteración de genes en mosquitos podría tener un efecto similar y evitar que especies que son portadoras de enfermedades como el zika, el paludismo y la fiebre del dengue se conviertan en transmisores.

"Más del 70% de los genes relacionados con enfermedades humanas tienen equivalentes en las moscas"

Al mismo tiempo, puede haber una manera de alterar los genes para manipular la reproducción en insectos que sí son beneficiosos para el hombre, como aquellos que se encargan de polinizar cultivos alimentarios.

Finalmente, Yamanaka señala que el ser humano, directamente, puede sacar partido de este tipo de investigaciones, sobre todo en materia de estrés crónico. El cuerpo humano bajo sitiuaciones de estrés activa una hormona llamada cortisol que entra en el cerebro para hacer frente a una situación de tensión. "Si existe la misma maquinaria para el cortisol en los seres humanos, es posible que podamos bloquear el transportador en la barrera hematoencefálica para proteger nuestro cerebro del estrés crónico", afirma y añade "más del 70% de los genes relacionados con enfermedades humanas tienen equivalentes en las moscas", con lo que, con más investigación, se puede abrir la vía a tratamientos más efectivos contra las mismas.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios