0,5 GRADOS MENOS EN HOMBRES, 0,3 EN MUJERES

Olvida los 37 grados: nuestra temperatura corporal ha bajado en los últimos 200 años

La causa de esta disminución de la temperatura está relacionada con la reducción de la cantidad de energía que utiliza el cuerpo humano para funcionar

Foto: Un termómetros. (Pixabay)
Un termómetros. (Pixabay)

Científicos estadounidenses han llevado a cabo una investigación que sostiene que durante los últimos 200 años la temperatura del cuerpo humano ha venido disminuyendo de manera "sustancial y continua".

Parece paradójico, el planeta eleva cada vez más su temperatura y, nosotros, no obstante, vemos cómo desciende la de nuestro cuerpo. Así lo sostiene un nuevo estudio de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, que indica que desde 1800 la temperatura corporal ha ido disminuyendo de manera sostenida cada década.

"Nuestra temperatura no es la que la gente cree", señala a Scientific American Julie Parsonnet, profesora de Medicina de Universidad de Stanford y coautora de la investigación. "Lo que todo el mundo cree, que nuestra temperatura normal es 37 ºC, es incorrecto".

Tasa metabólica

Los investigadores han descubierto que lo hombres nacidos en los 2000 tienen una temperatura 0,59 ºC menor que aquellos que lo hicieron en el siglo XIX. Respecto a las mujeres, el descenso de la temperatura es de 0,32 grados. Esto lo han logrado analizando los registros de temperatura de más de 677.000 personas nacidas entre 1800 y finales de los 90 del siglo XX en Estados Unidos.

"Realmente no sé lo que acarrean estas nuevas temperaturas en términos de salud, pero nos están diciendo algo"

¿Y a qué se debe este fenómeno? Para los científicos de la Universidad de Stanford la causa de esta disminución de la temperatura está relacionada con la reducción de lo que llaman "tasa metabólica"; es decir, la cantidad de energía que utiliza el cuerpo humano para funcionar. Además, entra en juego la combinación de otros factores, como ropa más cálida, temperaturas dentro de hogares más elevadas (gracias a calefacciones y aires acondicionados, lo que reduce el gasto de energía corporal para calentarnos), una forma de vida más sedentaria y una disminución de las enfermedades infecciosas.

"Una inflamación produce todo tipo de proteínas que aceleran el metabolismo y aumentan la temperatura", aclara Parsonnet. Los autores sostienen que la menor presencia de las inflamaciones podría estar relacionada con el hecho de que durante los últimos 200 años los tratamientos médicos y los hábitos de higiene han mejorado significativamente.

Menos enfermedades

El estudio sugiere que en el proceso de alterar nuestro entorno, también nos hemos alterado nosotros mismos. "Hemos cambiado de altura y peso y estamos más fríos", indica Parsonnet. "Realmente no sé lo que acarrean estas nuevas temperaturas en términos de salud, pero nos están diciendo algo. Nos están diciendo que estamos cambiando y que lo que hemos hecho en los últimos 150 años nos ha hecho cambiar de formas en las que no lo hemos hecho antes".

Los autores afirman que este hallazgo puede permitir entender mejor los cambios en la salud humana y el aumento de la longevidad durante los últimos 200 años, aunque hay que tener en cuenta la limitación del propio estudio, ya que se ha realizado solo con personas de un país desarrollado, como son los Estados Unidos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios