más temperaturas extremas en el siglo xxi

El cambio climático hará que los lituanos no mueran más de frío: y ahora, la mala noticia

En los países del norte persiste la idea de que el cambio climático les traerá unas temperaturas más benignas y que les beneficiará. Pero un nuevo estudio apunta a lo contrario

Foto: Vilna durante la Navidad (Reuters)
Vilna durante la Navidad (Reuters)

Lituanos y lituanas. Tengo una noticia buena y una mala.

La buena es que, como consecuencia del cambio climático, en unos años dejará de morir gente a causa del frío en invierno. La mala es que comenzarán a caer en mayor número durante las olas de calor en verano, y que la diferencia no compensará: en total, habrá más ciudadanos muertos por temperaturas extremas a final de año.

También sucede en otros países donde los inviernos son crudos. En Lituania, más del 90% de la población es consciente de lo que está ocurriendo en nuestra atmósfera con los excesos de efecto invernadero. Sin embargo, menos de la mitad de los ciudadanos (47%) cree que es una amenaza.

Y llevan razón, al menos a corto plazo. Un nuevo estudio, publicado en 'Environmental Research' y donde han participado científicos españoles muestra que las muertes provocadas en su capital, Vilna, por el frío extremo en invierno, que entre 2009 y 2015 supusieron unas diez al año, acabarán desapareciendo durante las próximas dos décadas.

Pero dejen pasar unos cuantos años y comprobarán cómo esas temperaturas crecientes también empiezan a cobrarse sus piezas, en particular durante los meses de verano, cuando las olas de calor serán más frecuentes y más tórridas, provocando una cantidad de fallecimientos que supera, con mucho, a los que actualmente mueren de frío.

Las predicciones, realizadas mediante modelos climáticos, ofrecen una perspectiva de mortalidad preocupante para los habitantes de Vilna: entre 2030 y 2045, las muertes por frío caerían a la mitad (cinco al año) pero las muertes provocadas por las olas de calor repuntarían hasta 24 anuales. Para finales de siglo, entre 2085 y 2100, los vilneses ya casi no morirían de frío (0,44 víctimas anuales) pero 46 de ellos lo harían de calor.

Si miramos el total de víctimas, el cambio climático no compensa en absoluto: pasarían de 17 a 29 y por último, casi 47.

El verano en Vilnius (Reuters)
El verano en Vilnius (Reuters)

Si nos fijamos en el número de días extremadamente fríos y calientes (es decir, cuando las temperaturas en Vilna bajan de -12ºC o pasan de 30ºC) entre 2009 y 2015 hubo 71 días en que el termómetro bajó de -12 grados y 29 jornadas en los que subió de 30. Es decir, por cada día de calor extremo, han muerto en la ciudad 1,8 personas en los últimos años.

Si el clima sigue las tendencias actuales, a mediados de siglo los días calor extremo en Vilna sucederán más a menudo, concretamente casi nueve días al año para 2030, más del doble que ahora. Para finales de siglo se habrá quintuplicado y se registrarán 20 días calurosos al año.

Eso sí, para cuando comience el siglo XXII, los días extremadamente fríos habrán descendido un 96% en Lituania en comparación con 2015.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios