Es noticia
He probado decenas de ellos y es un buen año para invertir en unos buenos auriculares
  1. Tecnología
algunas sugerencias

He probado decenas de ellos y es un buen año para invertir en unos buenos auriculares

Nuevas propuestas o rebajas de modelos top de anteriores cursos hacen que hacerse con unos buenos cascos de diadema con 'noise cancelling' esté más a tiro que nunca

Foto: EC Diseño.
EC Diseño.

El mercado de los auriculares es uno de los más atomizados que existen. No solo es que haya decenas de marcas especializadas en sonido que a lo largo del año pongan en circulación un montón de productos, es que compañías especializadas en otro tipo de productos como móviles o televisores también están entrando como un elefante en una cacharrería en esta categoría, con propuestas más que competitivas que se ganan el favor de cierto sector del público. Que exista esta diversidad y que haya tantos actores intentando convencerte se traduce en que si uno se lo curra un poco y no tiene un modelo concreto entre ceja y ceja es posible que en cualquier momento pueda sacarse un modelo pintón a un precio mejor que al que llegó al mercado. Y esto es aplicable a los auriculares más pequeños (tipo AirPods) pero también a los más grandes, conocidos como de diadema.

Pero lo cierto es que estos meses están siendo especialmente interesantes para invertir en unos buenos auriculares de estos últimos, también conocidos como supraaurales. Rebajas de modelos de otros años, presentación de nuevas gamas y categorías de productos y un puñado de nuevas propuestas han creado el caldo de cultivo perfecto para ello.

Foto: LG MyView Smart Monitor 4K. (Carlos Martínez)

Por nuestras orejas han pasado decenas de ellos en los últimos cursos, así que aquí va una selección de ellos que ahora mismo ofrecen una buena relación calidad-precio o tienen alguna característica que los hace diferentes.

No vas a encontrar modelos low cost aquí. Siempre que alguien me pregunta por el tipo de aparato tecnológico en el que me dejaría los cuartos el consejo que doy es el de gastarse el dinero en un buen gadget de limpieza doméstico, como una Roomba, una Roborock o una Dyson; o en unos buenos auriculares. Por eso los modelos de este listado tienen un buen nivel. Tampoco nos vamos a pasar de frenada y recomendar modelos de lujo que se acerquen al precio de un iPhone. Tendrán su público, pero creo que el común de los mortales puede tener un equipo de muchos quilates que le dé una experiencia sonora excelente y satisfaga sus necesidades por mucho menos.

ULT Wear: lo bueno de Sony, más contundente y accesible

Sony es una marca a tener en cuenta en muchas ocasiones, pero en el caso de auriculares con cancelación de ruido, todavía más. Lleva desde hace años siendo la marca de referencia y su gama WH-1000X siempre está compitiendo por ser el mejor del curso. Pero en este caso no venimos a hablar de su modelo pata negra, sino de ULT Wear (900N para ser más concretos), que es la nueva gama media de la casa japonesa. Un dispositivo que hereda muchas de las virtudes de los modelos superiores y que se estrena con un precio en el mercado que puede hacer que más de uno que acabaría dejándose el dinero en el modelo más caro se decante por esta opción.

El diseño es bastante similar al de su modelo insignia. Por ahora tiene 3 acabados: blanco, negro y una suerte de gris. Cuentan con puerto USB tipo C y un adaptador para conectarlos físicamente cuando flojea la batería. Cuenta con resistencia a líquidos. Tiene un total de tres botones: uno para encenderlos y emparejarlos, uno para pasar del modo transparencia al modo de cancelación de ruido y otro para activar el modo ULT, que es un modo que básicamente lleva los bajos a una nueva dimensión, haciéndolos sonar muy contundentes.

placeholder El botón ULT que activa el refuerzo de bajos. (M. McLoughlin)
El botón ULT que activa el refuerzo de bajos. (M. McLoughlin)

Si te gusta la música electrónica, la urbana o el hip hop y eres de los que disfrutas con unos graves exagerados, no lo dudes, este es tu modelo. A mí particularmente me ha sorprendido mucho y es la principal diferencia con los WH-1000XM5, que cojeaban un poco en este sentido.

Cuando no tiene este modo es cierto que tienen un buen desempeño, pero si eres un sibarita del sonido y no te importa estirar un poco más, mi consejo es que optes por el superior. En el apartado de códecs, contamos con SBC y AAC. Contamos con tecnología multipunto, la función de tocarlo para dejar entrar el audio momentáneamente y la tecnología de Sony que mejora la calidad de pistas con calidad media. No hace milagros, pero sí da más cuerpo a las canciones.

Los nuevos ULT de Sony (y su precio) igual hacen que muchos no opten por el modelo superior

Otra de las cosas que me ha llamado la atención es su rendimiento como manos libres. Hasta hace relativamente poco, a Sony le costaba brillar en este aspecto y las experiencias deficientes eran frecuentes. Particularmente, pensaba que al tratarse de un modelo más económico podía flaquear en este aspecto. Pero nada de eso. Un sí evidente a este punto.

La cancelación de ruido que ofrecen es notable, pero no es la más exagerada ni la más capaz de la casa. En ciertos entornos, como la calle, le cuesta silenciar ciertos sonidos y simplemente los enmascara. Sin embargo, en un espacio como la oficina o el AVE son capaces de generar una atmósfera de desconexión lo suficientemente robusta. Un último apunte sobre la batería: 30 horas con cancelación de ruido, 50 sin esta función.

Unos bajos de escándalo
placeholder
Sony ULT Wear (y su alternativa)
ULT Wear (199€) WH1000XM4 (240€)
DESCUENTO 36%

Cómpralos si: quieres un auriculares equilibrados en todos los campos. Especialmente indicados para los que quieren una reproducción con bajos muy pronunciados.

No los compres si: eres un escrupoloso del sonido o buscas la mejor cancelación de ruido del mercado. Aunque 199 euros es un buen precio de salida para lo que ofrecen, es probable que tengan una promoción más pronto que tarde.

Las mejores alternativas: si lo que quieres es algo de Sony sería muy fácil recomendarte el WH-1000XM5 pero eso supondría prácticamente doblar la inversión (están sobre los 350 euros) pero particularmente creo que es mejor inversión los WH-1000XM4. A pesar de tener ya un tiempo en el mercado, se pueden encontrar en torno a los 240 euros. Creo que ofrecen una experiencia pareja a la de los ULT Wear, pero añaden códecs como LDAC a la fórmula y un sonido algo más cuidado. Si lo que buscas son de otras marcas, creo que por este rango de precio lo mejor es que eches un vistazo al apartado de los Bose que viene a continuación.

Bose: los Quietcomfort a secas son suficientes. Los Ultra, la joya

Bose necesita pocas presentaciones. Quizá ninguna. En todo tipo de productos de audio, su nombre es sinónimo de calidad, pero muchas veces también lo es de presupuesto alto, especialmente si lo queremos en sus primeros pasos en el mercado. En estos casos, ya se sabe lo que hay que hacer: o mirar productos de generaciones pasadas o encomendarse a San Black Friday para ahorrarse un pellizco. Si se opta por lo primero, lo recomendable sería mirar los QuietComfort 45 o los 700 ANC. Pero la cuestión es que ahora mismo su última hornada de auriculares de diadema, que lleva unos pocos meses en el mercado, está notablemente rebajada. Tanto que no merece la pena echar la vista atrás en estos momentos. ¿Por qué? Porque tanto los QuietComfort, el más básico de la última generación; como los Ultra están notablemente rebajados. Al igual que en el caso de Sony, creo que el modelo de entrada va a satisfacer y colmar a la mayoría de personas.

Ambos modelos son plegables, de manera que la compañía enmienda uno de los errores que se le había echado en cara a una de sus grandes apuestas recientes, los 700 ANC, que no se pueden compactar para llevarlos más fácilmente en un bolso o en una mochila.

Aunque hay ciertas diferencias en el acolchado de la diadema, la principal diferencia en cuanto a diseño (además de un remate brillante en el modelo superior para diferenciarlo a simple vista) es el tema de los botones físicos. El más barato tiene controles físicos, mientras que los superiores permiten subir volumen, bajarlo y otras acciones tocando las cubiertas de los auriculares. Otro detalle de sonido, mientras que los Ultra optan por acabados más clásicos, los normales ofrecen dos versiones limitadas en azul cielo y verde bosque para los que buscan algo fuera del carril. Cuando tuve la oportunidad de probarlos ambos me parecieron extremadamente cómodos, aunque es cierto que los Ultra son algo más cómodos.

placeholder Bose Quietcomfort Ultra. (M. McLoughlin)
Bose Quietcomfort Ultra. (M. McLoughlin)

En el sonido también hay ciertas diferencias, al igual que en la cancelación de ruido. Ambos comparten la compatibilidad de códecs (SBC y AAC), aunque difieren en la versión de BT que ofrecen (5.1 versus 5.3). Sin embargo, en la carta de servicios acústicos lo más significativo es que los Ultra pueden reproducir audio inmersivo. En el caso de Bose, el enfoque que pretenden darle es el de vivir la música de manera natural, como en el mundo real.

Y eso no significa que el sonido te envuelva, sino sentir que viene de frente. Eso es básicamente ubicar la fuente del sonido frente al usuario, como si estuviera en un concierto. Es curioso de experimentar pero es una de esas cosas que en la música portátil (otra cosa es si hablamos de altavoces con Dolby Atmos) no tiene excesivo sentido. Además, en este punto, Bose no es donde más destaca. Hay piezas donde se nota el efecto, pero en otras queda bastante irregular.

Llevan unos pocos meses a la venta y la nueva generación de Bose tiene ya importantes ofertas

Donde sí destaca el modelo Ultra es en el sonido. Es un audio de altos vuelos y probablemente uno de los mejores que se puede encontrar en este punto. El punto de cocción es excelente en todas y cada una de los espacios es fabuloso. Los agudos suenan bien y sin distorsión a todo volumen. Los graves suenan contundentes pero naturales, nada que ver con el extra que le meten los ULT Wear de Sony. La diferencia entre modelos no es excesiva, quizá el modelo de entrada tiene algo menos de dinamismo y en algunas zonas da menos color o deja aprovechar menos las virtudes del ecualizador. Sin embargo, es un notable alto e insisto mucho más que suficiente para el usuario de a pie. En la cancelación de ruido pasa algo similar.

La de los Ultra es, probablemente, la mejor que haya a día de hoy e incluso tiene un modo que la activa cuando se oye un ruido estrepitoso automático cerca de nosotros, aunque es cierto que no siempre acierta. Pero la de los QuietComfort a secas está en la parte alta de la tabla. Como manos libres ambos tienen un rendimiento excepcional. Un último apunte sobre la batería. No despuntan tanto como los Sony, pero ofrecen 24 horas con la cancelación de ruido activada.

Bose, a precio de derribo
placeholder
Bose Quietcomfort
Quietcomfort (235€) Quietcomfort Ultra (349€)
DESCUENTO 24%

Compra los Bose Quietcomfort: en la mayoría de casos que quieras unos Bose. Ofrecen un rendimiento notable en todos los campos y ahora se encuentran un 40% rebajados. Por apenas 240 euros tienes unos auriculares que salieron al mercado a casi 400.

Compra los Bose Quietcomfor Ultra: si quieres un sonido exquisito y una cancelación de ruido puntera y el presupuesto queda en segundo plano. También están rebajados, pero no dejan de ser 350 euros.

No los compres: la única razon es que la batería sea algo fundamental para tí. Entonces echa un ojo a los Sony o a los Bowers o Wilkins.

Bowers & Wilkins PX7 Se2: una marca de altos vuelos que toca tierra

Es probable que al leer Bowers & Wilkins, una casa de audio bastante enfocada en el mercado de alta gama y el lujo, pienses que no van a tener un producto que encaje en un bolsillo que no tenga barra libre en presupuesto. Pero estás equivocado. Es cierto que sus modelos más punteros están por encima de los 600 euros, pero tienen una segunda línea muy competitiva, en torno a los 400 euros, que puede ser una compra muy acertada, especialmente si buscas un dispositivo con un sonido cristalino y de altísima fidelidad, con muy buena batería y una excelente cancelación de ruido, además de un diseño bonito que se sale de lo estrictamente canónico y rutinario. El modelo concreto es el PX7 Se2, que es el modelo más barato de su catálogo.

El diseño es un elemento clave de este modelo, que, por cierto, destierra los controles táctiles y opta por incluir únicamente botones físicos. Son los clásicos así que una vez les dedicas un poco de tiempo es fácil cogerles el tranquillo y manejarlos. A diferencia de lo que ocurre con el resto de auriculares que se pueden encontrar en este artículo y en esta franja de precio, el aspecto de estos auriculares tiene un aire premium que parece faltarle al resto.

placeholder Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

Combinan el plástico, con acabados textiles y remates metálicos. Una cosa que agradezco, porque las marcas de los dedos son mucho menos visibles que en muchos otros que optan por el acabado únicamente plástico o metálico para su exterior. Las almohadillas y la diadema están recubiertas de una buena capa de viscoelástica que hacen que además de ser comodísimos, queden muy bien fijados durante horas y te olvides rápidamente de que los llevas puestos. Cuenta con resistencia a salpicaduras y sudor.

Sin embargo, lo que ha hecho que se hayan convertido en uno de mis auriculares favoritos ha sido lo cristalino de su sonido. Los graves son contundentes sin necesidad de artificio ninguno para sentirse contundentes y muy enérgicos. Pero a la vez respeta mucho los agudos y las zonas medias. Todo empasta perfectamente, indiferentemente del volumen al que te guste escucharlos.

Sonido cristalino, ANC decente y un aspecto diferente. Claves de este dispositivo

Cualquier género (y cuando digo cualquier género) suena sencillamente espectacular. Difícilmente se puede encontrar algo mejor en la franja de los 300 a los 500 euros en lo que se refiere al audio. Como manos libres ejerce un desempeño perfecto. Donde quizá debería dar un pequeño golpe de pedal es en la cancelación de ruido. No digo que sea mala, todo lo contrario. Pero no logra ofrecer el aislamiento brutal que ofrecen los Bose Ultra, por ejemplo. Una cosa a favor de los PX7 Se2 en este punto es que esta función no afecta en absoluto a la reproducción. Esa naturalidad se mantiene esté o no activada. Punto para la compañía en este extremo.

En la pugna con los Bose, Bowers & Wilkins también se apunta su particular tanto. El de la autonomía. Cuenta con unos registros similares a los Sony e incluso un poquito más, según mis pruebas y mi experiencia en profundidad. Aunque su precio era superior, ahora mismo se puede encontrar desde 399 euros, lo que me parece una de las mejores calidad-precio del mercado, si lo que buscas, además de sonido, es un aspecto diferencial.

Sonido cristalino, diseño diferente
placeholder
Bowers & Wilkins PX7 S2e
PX7 S2e Verde (399€)

Compra los Px7 Se2: buscas un sonido espectacular, un diseño diferencial y una muy buena autonomía.

No compres los Px7 Se2: si buscas una cancelación de ruido puntera o audio espacial.

Mejor alternativa: en igualdad de precio, la decisión con los Bose Quietcomfort Ultra puede estar complicada y será una decisión muy personal.

Yo soy de Apple...¿qué pasa con los AirPods Max?

Es probable que si estás dentro del universo Apple y tienes un presupuesto sobrado, te hayas planteado, si buscas unos auriculares de diadema, comprarte los AirPods Max. Se trata de los primeros y únicos auriculares de diadema que han creado los de Cupertino. No son pocos los que me han preguntado en los últimos meses si dan el salto o, por el contrario, esperan a una posible renovación que ya empieza a rumorearse en los mentideros especializados. Personalmente, soy partidario de lo segundo.

Aunque son unos cascos de gama alta y su precio se ha moderado, no dejan de ser los más caros que se incluyen en esta selección porque a día de hoy orbitan alrededor de los 549 euros (salieron a 630). Y creo que una segunda versión puede mejorar algunas cosas que no son todo lo buenas que cabría esperar en un dispositivo de estas características. El peso es bastante superior al resto de modelos de la selección y aunque la diadema está bien pensada y las cubiertas para las orejas son de una gran calidad, lo cierto es que esos gramos extra se notan cuando llevas tiempo utilizándolos.

placeholder Los AirPods Max. (M. Mcloughlin)
Los AirPods Max. (M. Mcloughlin)

Otra cosa que deberían repensar es la aleación metálica que utilizan para su diseño (por el peligro de que se noten en exceso las marcas con el paso del tiempo) así como su estuche, que a todas luces es una protección insuficiente. Otro motivo para la espera es cambiar, por fin, el Lightning por un USB tipo C y mejorar una carga rápida que no es todo lo veloz que se puede esperar. Es cierto que en el tiempo que te tomas un café puedes tener una hora de autonomía, pero sabe a poco. La autonomía se queda en 20 horas, que no es una mala marca, pero está lejos del resto de contendientes.

Siguen siendo unos auriculares muy competentes en sonido, manos libres, cancelación de ruido o audio espacial. Pero esos cuatro años de antigüedad empiezan a pesar y por el precio que piden, se les puede exigir algo más. Por eso mi consejo es esperar, porque seguro que cuando lleguen sus sucesores (algo que previsiblemente ocurrirá este año) empiezan a aparecer rebajas de vendedores que quieran quitarse stock de encima.

Espera si puedes
placeholder
AirPods Max
AirPods Max (549€)
DESCUENTO 10%

Compra los AirPods Max: si no andas justo de presupuesto y no quieres nada que se salga del ecosistema Apple.

No compres los AirPods Max: si buscas una cancelación puntera, una autonomía sobresaliente, USB tipo C o un diseño extremadamente cómodo.

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me Lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me Lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.

El mercado de los auriculares es uno de los más atomizados que existen. No solo es que haya decenas de marcas especializadas en sonido que a lo largo del año pongan en circulación un montón de productos, es que compañías especializadas en otro tipo de productos como móviles o televisores también están entrando como un elefante en una cacharrería en esta categoría, con propuestas más que competitivas que se ganan el favor de cierto sector del público. Que exista esta diversidad y que haya tantos actores intentando convencerte se traduce en que si uno se lo curra un poco y no tiene un modelo concreto entre ceja y ceja es posible que en cualquier momento pueda sacarse un modelo pintón a un precio mejor que al que llegó al mercado. Y esto es aplicable a los auriculares más pequeños (tipo AirPods) pero también a los más grandes, conocidos como de diadema.

¿Me lo compro?