Es noticia
Menú
Xiaomi se cansa de los móviles: esta es la avalancha de productos que traerá a España
  1. Tecnología
CHUTAS UNA PIEDRA Y SALEN 8 DIFERENTES

Xiaomi se cansa de los móviles: esta es la avalancha de productos que traerá a España

El de los 'smartphones' es ya un mercado maduro, casi todos los usuarios tenemos ya nuestras preferencias y el rey de la tecnología 'low cost' lo sabe. Pero tiene un plan para seguir enganchándote

Foto: Vista de los aspiradores de Xiaomi. (Foto: M. McLoughlin)
Vista de los aspiradores de Xiaomi. (Foto: M. McLoughlin)

Si exceptuamos los terminales plegables y el 'fenómeno fan' que siguen generando los iPhone un año sí y otro también, casi todos los 'smartphones' parecen más de lo mismo salvo honrosas excepciones. Pero, a pesar de eso, los fabricantes, especialmente los chinos, siguen martilleando a los usuarios con decenas de terminales cada año, con propuestas que en demasiadas ocasiones recaen en lo clónico, haciendo indistinguible una propuesta de otra más allá del diseño. El mercado de los móviles es un mercado, como se dice en los mentideros especializados, maduro y cada vez más previsible y algo aburrido. Una vez se ha acabado el margen de sorpresa toca centrarse en lo competir en precio, que no hay que olvidar que el bolsillo es el órgano más sensible del ser humano. Una gran parte de usuarios, la inmensa mayoría, ya tienen sus preferencias y sus marcas de cabecera y no se mueven de ahí, a excepción de que se topen con un chollazo que les convenza para hacerlo. A todo eso hay que sumarle, que la gente ya no renueva el móvil con la alegría y frecuencia de antaño.

Foto: Vista de los futuros Pixel 7 y 7 Pro y de los Buds Pro. Foto: Google

Xiaomi lo sabe bien. Y eso que es una de esas marcas que ha impreso un ritmo endiablado de lanzamientos, que hace casi imposible seguir la pista a todo el catálogo. Pero tienen un plan para afrontar el progresivo estancamiento del negocio de vender móviles. Es lo que ellos llaman su ecosistema. Un enjambre de productos conectados, muchos más de los que uno se pueda imaginar. Muchos de estos productos, desarrollados internamente o con terceras empresas, solo se ven en China, bien por los largos procesos de homologación o certificación que supone traerlos a Europa. Pero desde hace un tiempo por estas latitudes hemos visto mucho más que móviles. No hay que olvidar que a día de hoy el robot aspirador más vendido en Amazon en España es uno de Xiaomi, que ha logrado desbancar a la Conga de Cecotec, que hasta hace poco era rey indiscutible de los electrodomésticos 'low cost'. Tampoco se puede obviar, por ejemplo, que es la marca número en lo que se refiere a la venta de patinetes.

Y ahora quieren dar un nuevo impulso a este mercado y convertirlo en una parte esencial de su marca. Es decir, en España y otros mercados occidentales, Xiaomi quiere dejar de ser visto como un mero fabricante de teléfonos para ser percibido como un fabricante todoterreno de electrónica de consumo. Que cualquier usuario piense en ellos para comprarse un móvil, un 'router', una tele, un aspirador o un accesorio para su cocina.

placeholder Vista de la AirFryer de Xiaomi, que ha vendido 140.000 unidades desde su estreno. (Foto: M. McLoughlin)
Vista de la AirFryer de Xiaomi, que ha vendido 140.000 unidades desde su estreno. (Foto: M. McLoughlin)

Para poner en marcha este plan, Xiaomi tiene preparada una avalancha de productos que se irán materializando comercialmente en los próximos meses. Este martes celebró en París el primer evento europeo dedicado única y exclusivamente a aparatos conectados. Los móviles no es que fueran actores de reparto, es que ni hicieron acto de presencia. Probablemente el aparato que más llamó la atención fue el Xiaomi Book S, el primer 'convertible' de la marca. Un primer modelo 2 en 1 que se empezará a vender en España por 699 euros (599 de precio de lanzamiento) en los próximos días. De esta manera, la compañía traerá a España de nuevo un producto que se le había atragantado en el mercado patrio. Hasta ahora solo habían probado suerte con un clon del MacBook Air que acabó pasando por las tiendas en 2018 con más discreción que gloria, siendo una propuesta que quedó eclipsada por los Lenovo, los Asus y otros jugadores clásicos del mercado.

Pero hubo mucho más. Sobre el escenario hubo una nueva serie de televisiones asequibles, un nuevo patinete o una nueva Mi Band. Y también dejaron ver muchas de las cosas que tienen entre manos. Monitores de ordenador que incluyen una luz cenital regulable desde un control que adhieres en la mesa o 'routers' pensados para que los 'gamers' no tengan el más mínimo problema de latencia. Medidores de humedad, sensores de movimiento, sistemas de automatización de la luz... Por no hablar del arsenal de cocina que tienen entre manos. Un sector donde parece que, de momento, el mercado, les ha recibido bien.

placeholder Prototipo de la 'Thermomix' de Xiaomi. (Foto: M. Mc.)
Prototipo de la 'Thermomix' de Xiaomi. (Foto: M. Mc.)

Su última freidora de aire ha vendido en seis meses 140.000 unidades en toda Europa. Su catálogo consta también de arroceras, planchas de cocina, batidoras o hervidores de agua. Algo que incluso los ha animado a hacer su propio clon de la Thermomix, un aparato que de momento ha quedado en una idea peregrina y no hay planes para llevarla al mercado. La guinda del pastel son comederos y bebederos inteligentes para perros y gatos, unos productos que, si todo sale bien, llegarán a nuestro país en los próximos meses.

Un 'convertible' (si pagas)

El regreso de los portátiles de Xiaomi es cuanto menos peculiar. ¿Por qué? Porque van a intentar emular el éxito de Apple con sus procesadores M1. El Book S de la marca china vendrá con una CPU con arquitectura ARM, una forma de construir los chips que tradicionalmente se utilizaba en los 'smartphones' porque ofrecía una mejor eficiencia energética que otras arquitecturas como la x86 de Intel, que tenía más músculo. Sin embargo, el dominio de los procesadores ARM que consiguieron los californianos en sus iPhone les ha permitido dar el salto hace dos años a los ordenadores, ofreciendo grandes cotas de rendimiento sin renunciar a esa capacidad energética que se traduce en elevadas horas de autonomía.

Pero ya se sabe que Apple se rige por otras normas. Y estos casos, probablemente, no sean ni comparables ni vayan a conseguir resultados similares. ¿Por qué? Por la optimización. Xiaomi no fabrica sus propios procesadores y, por tanto, han tenido que recurrir a un externo. En este a Qualcomm. La CPU que montará este convertible será un Snapdragon 8cx de segunda generación, un procesador que se presentó a finales de 2020 y que salió al mercado meses después. Es un chip que soporta 5G y procesado de video 4K, entre otras cosas. Llegará jalonado de 8 GB de RAM y 256GB de memoria interna.

placeholder El Book S de Xiaomi, otro clon de Surface. (Foto: M. McLoughlin)
El Book S de Xiaomi, otro clon de Surface. (Foto: M. McLoughlin)

¿Cuál es el problema? Cambiar una arquitectura clásica como la x86 por una de ARM obliga a hacer un trabajo con los desarrolladores, porque requiere cambios en la forma en la que se construye el 'software'. Apple tiene un entorno más controlado, por eso de que controla el 'software' y el 'hardware' al dedillo, y tiene más 'fácil' forzar este cambio. Pero en Windows, como en Android, no ocurre lo mismo.

Es un sistema operativo que no ha sido construido para un ordenador concreto, sino que es utilizado por muchos fabricantes, lo que impide el dominio al 100%. Es cierto que Windows 10 ya creó un 'emulador' que al ejecutar una aplicación pensada para un procesador con arquitectura x86 en un procesador ARM de Qualcomm (Lenovo utilizó algunos para móviles) para tener una experiencia similar.

*Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

Sin embargo, en la práctica la experiencia no es 100% idéntica y a la hora de la verdad la experiencia no es igual. Habrá que ver si la combinación de Windows 11 y este Snapdragon 8cx de 2 generación ofrecen una mejor solvencia. No hay que olvidar que Microsoft ya lleva experimentado con esta vía desde hace tiempo en sus Surface. Precisamente la Surface X Pro, lanzada al mercado en 2019, montaba un procesador ARM. Era un dispositivo muy enfocado en la movilidad, que cubría perfectamente las necesidades de un trabajo estándar que solo necesita ofimática, web 'apps' y poco más pero que adolecía de no tener una oferta potente de aplicaciones, que no termina de despegar.

Más allá del asunto del procesador, cabe destacar que este Book S cuenta con una pantalla de 12,4 pulgadas, con un brillo máximo de 500 nits y una resolución de 2.560 por 1.600 píxeles. Se trata de un panel LCD táctil que también será compatible con el 'smart pen' de la marca (99 euros). Debido a su formato convertible, cuenta con dos cámaras: una trasera con 13 megapíxeles de resolución y una frontal de 5. Pensando en las videollamadas cuenta con micrófonos así como altavoces duales de 2W. Sobre la autonomía, promete hasta 13,4 horas de uso con una sola carga, gracias a una batería de casi 5.000 mAh de capacidad. Baterías, por cierto, que cuentan con 'fast charge de 65W'. El diseño es bastante escaso en lo que a puertos se refiere, con un USB tipo C como única opción, además del puerto 'jack'.

placeholder Imágenes del evento Discovery Xiaomi. (Foto: M. McLoughlin)
Imágenes del evento Discovery Xiaomi. (Foto: M. McLoughlin)

El concepto, en realidad, recuerda mucho al de la Surface. Y eso es una buena noticia para los que buscan un equipo que les permita trabajar en cualquier momento. Ofrece lo mejor si buscas un equipo ligero y potente pero también ofrece lo mejor de un portátil tradicional al ofrecer Windows 11. No hay que olvidar que una de las grandes pegas al trabajar con tabletas es el del 'software': el usuario es un animal de costumbres y muchos no lograr sacar provecho a algo que no sea una experiencia de escritorio con ventanas. Pero venderlo como 2 en 1 es engañoso. Porque los 699 euros que cuesta solo te dan el equipo. No te dan la funda con teclado. Es lo mismo que ocurre con las tabletas de Microsoft. Si uno quiere sacarle provecho hay que pagar por el teclado, una pieza fundamental para la productividad. Y eso supone sumar 150 euros a la factura final. El lápiz óptico tampoco está incluido, pero eso no es algo necesario para el día a día laboral de muchas personas.

Una nueva línea de teles 'low cost'

Si la compañía anda buscando dar con la tecla correcta de la informática, donde parece ir pasada de revoluciones es en el mercado de las teles. Hasta hace un par de años, su 'Smart TV' estaban limitados a su mercado natal, pero Xiaomi inició hace un tiempo una agresiva campaña de lanzamientos que le ha llevado a lanzar varias líneas de producto. La mayoría de ellas son televisiones de gama media que funcionan con Android TV, pero también hemos visto propuestas como un modelo de alta gama con pantalla QLED o la primera televisión equipada con FireOS creada en conjunto con Amazon.

placeholder Vista del comedero y bebedero inteligentes de Xiaomi. (Foto: M. Mc.)
Vista del comedero y bebedero inteligentes de Xiaomi. (Foto: M. Mc.)

Hoy ha querido renovar su línea principal de producto. Y lo ha hecho con las Xiaomi TV A2 Series, una nueva familia de televisiones inteligentes, que llegará en tamaños de 43, 50 y 55 pulgadas. Se tratan de televisores con paneles 4K (con 60hz de tasa de refresco y 178 grados de visión) compatibles en los tres casos con Dolby Vision y HDR 10, así como con Dolby Audio. El diseño repite los patrones vistos hasta ahora, con diseños con marcos reducidos, aunque en esta ocasión apuestan por una peana central en lugar de las patas laterales que hemos visto en otras ocasiones, algo que se agradece a la hora de tener más versatilidad para colocarla.

En lo que se refiere al resto de especificaciones, son las esperables dentro de un televisor de alta gama. Tres puertos HDMI (ninguno del tipo eARC, necesario para procesar Dolby Atmos), conector salida digital y dos puertos USB tipo 2.0. Viene equipada con Android 10, 2GB de RAM y 16 de memoria ROM. Están disponibles desde hoy, a precios que van desde los 449 euros por el modelo de 43 pulgadas hasta los 599 del modelo de 55.

Un año más: otra Mi Band

El convertible de Xiaomi no ha sido la única novedad del sarao que ha montado la marca china en el corazón de París. Si hay un accesorio que ha gozado de una salud comercial de hierro, prácticamente desde su primera entrega ha sido la Smart Band. Esa pulsera inteligente que le llevó a convertirse en el mayor vendedor de 'wearables'. Este miércoles saldrá a la venta la séptima edición de este 'gadget'. La Smart Band 7 de Xiaomi vendrá con una pantalla Amoled de 1,62 pulgadas, con un panel que ha sido rediseñado para ofrecer un 25% más de visibilidad. Esta pulsera ofrece control de la frecuencia cardiaca, así como el control de la saturación de oxígeno en sangre y monitorización del sueño.

Destacar, por lo demás, que cuenta con BT 5.2 y una autonomía que puede alargarse hasta 2 semanas. Xiaomi sacará hoy a la venta este aparato por un precio que roza los 50 euros como promoción inicial. Ese es precisamente su gran fortaleza: un precio ajustado. Salvo el Apple Watch y, en menor medida, algunos relojes inteligentes de Android o Fitbit, este tipo de dispositivos no han conseguido convencer a una masa crítica de usuarios para que se dejen un gran dinero. 

 

Patinete 'pata negra'

Xiaomi también ha apostado y mucho por los patinetes desde hace varios años. Ahora, han alcanzado una nueva cota de potencia con el Electric Scooter 4 Pro cuenta con un motor nominal de 700W. La velocidad máxima será de 25 kilómetros por hora pero ese extra de músculo supuestamente facilitará subir las cuestas, haciéndolo más sencillo que con modelos previos.

Cuenta con un 'tanque' de 12.400 mAh, capaz de ofrecer, dependiendo el uso que se le dé, hasta 45 kilómetros por carga. El patinete está hecho de aluminio, es algo más grande y cuenta con neumáticos autosellantes de 10" que no cuentan con cámara de aire para evitar pinchazos. Además, han incluido un nuevo sistema de carga magnética para hacer que el cargador permanezca firme en su sitio.

Estas son todas las novedades que tiene Xiaomi en mente. En los próximos meses se verán muchos más. Una hoja de ruta que, por el momento, no contempla subidas directas de precios para salvar la coyuntura actual y el auge de la inflación. Eso sí, los descuentos con los que la compañía suele celebrar sus lanzamientos, que premian a los compradores de los primeros días, pueden tener los días contados.

Si exceptuamos los terminales plegables y el 'fenómeno fan' que siguen generando los iPhone un año sí y otro también, casi todos los 'smartphones' parecen más de lo mismo salvo honrosas excepciones. Pero, a pesar de eso, los fabricantes, especialmente los chinos, siguen martilleando a los usuarios con decenas de terminales cada año, con propuestas que en demasiadas ocasiones recaen en lo clónico, haciendo indistinguible una propuesta de otra más allá del diseño. El mercado de los móviles es un mercado, como se dice en los mentideros especializados, maduro y cada vez más previsible y algo aburrido. Una vez se ha acabado el margen de sorpresa toca centrarse en lo competir en precio, que no hay que olvidar que el bolsillo es el órgano más sensible del ser humano. Una gran parte de usuarios, la inmensa mayoría, ya tienen sus preferencias y sus marcas de cabecera y no se mueven de ahí, a excepción de que se topen con un chollazo que les convenza para hacerlo. A todo eso hay que sumarle, que la gente ya no renueva el móvil con la alegría y frecuencia de antaño.

Microsoft Procesadores Electrodomésticos Low cost IPhone ARM
El redactor recomienda