Desarrollan un exoesqueleto para las terapias físicas tras un ictus
  1. Tecnología
SIN NECESIDAD DE TERAPEUTA HUMANO

Desarrollan un exoesqueleto para las terapias físicas tras un ictus

El brazo robótico que sostiene el brazo paralizado del paciente puede imitar los movimientos que están haciendo con su brazo sano

Foto: Desarrollan un exoesqueleto para las terapias físicas tras un ictus
Desarrollan un exoesqueleto para las terapias físicas tras un ictus

Tras sufrir un ictus, los pacientes se recuperan de la parálisis de la parte superior del cuerpo con ayuda de terapeutas que les ayudan a guiar sus brazos a través de los movimientos, ayudando a su sistema nervioso a "reaprender" las acciones de su cuerpo. Un exoesqueleto robótico puede ser una solución

Desarrollado por Harmony Bionics, en los Estados Unidos, el Harmony SHR es esencialmente un exoesqueleto robótico que actúa en la parte superior del cuerpo y que se utiliza en posición sentada. Sus dos brazos articulados están suavemente anclados a la parte superior e inferior de los brazos del paciente, soportando su peso mientras los mueve repetidamente a través de ejercicios pre-programados específicos para el paciente, diseñados para imitar las tareas diarias.

Gracias a este dispositivo, se ahorra el esfuerzo físico que ha de hacer el terapeuta en estas sesiones de fisioterapia y el especialista puede centrarse en ejercicios más complicados. El sistema, además, puede ser usado en el modo de “Terapia de Sincronización Bilateral”, en el cual el brazo robótico que sostiene el brazo paralizado del paciente simplemente imita los movimientos que están haciendo con su brazo sano, que está unido al otro brazo robótico y lo guía.

El exoesqueleto también se puede configurar para compensar lesiones como las dislocaciones de hombro, replicando el rango natural de movimiento de esta parte del cuerpo, evitando causar cualquier lesión.

Robótica Rehabilitación Fisioterapia Enfermedades
El redactor recomienda