La defensa de los padres pedirá desestimar la ropa de Asunta contaminada de semen
  1. Sociedad
el 'emisor' declara hoy, pero no tiene relación

La defensa de los padres pedirá desestimar la ropa de Asunta contaminada de semen

El juez Taín va a tomar declaración a un ciudadano que no tuvo nada que ver con el crimen de la niña y cuyo semen contaminó la ropa de Asunta Basterra

Foto: José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que asiste a Rosario Porto. (EFE)
José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado que asiste a Rosario Porto. (EFE)

Jornada la de hoy que podría parecer intrascendente en el desarrollo del caso Asunta Basterra, la niña gallega de 11 años asesinada en las cercanías de Compostela el pasado 21 de septiembre. Pero no lo es, aunque el juez José Antonio Vázquez Taín tome declaración a un ciudadano que no tuvo nada que ver con el crimen de la niña. Se trata de un ciudadano madrileño que el 21 de septiembre de 2013 estaba en la capital de España y que jamás tuvo relación alguna con Asunta ni con su familia. Pero su semen se encontró en la ropa de la niña muerta. Así lo acreditó el laboratorio de la Guardia Civil. Para embrollar más la historia, el citado ciudadano estaba acusado de violación.

Hoy declarará como imputado y no como testigo, aunque ninguna de las partes ha elevado acusación alguna contra él. No dirá nada relevante. Sólo que estaba en Madrid. La Guardia Civil ratificará su coartada. Hay distintas grabaciones de cámaras de seguridad de bancos, tiendas y oficinas, extracciones de dinero en cajeros, rastreo de llamadas del móvil recopiladas por la Guardia Civil y otras cuantas evidencias.

A pesar de los precintos y todo tipo de normas de seguridad a los que se someten las pruebas judiciales, la ropa de Asunta entró en contacto con la de este presunto violador en los laboratorios centrales de la Guardia Civil en Madrid.

"Es muy difícil que se mezclen esas pruebas. Es imposible", señala un veterano criminólogo de la Guardia Civil que sigue de cerca el caso: "Sólo se explica si algo en la cadena de custodia de las pruebas no fue bien. Pero suena hasta sospechoso, y a eso se va a agarrar la defensa de los padres de Asunta. Porque con pruebas de este tipo de crímenes se tiene mucho más cuidado que con ninguna otra. Hay que tener en cuenta, además, la importancia de esas pruebas, ya que estábamos hablando, y estamos hablando aún, de un crimen para el que todavía no se ha encontrado un móvil".

La cadena de custodia de las pruebas es rigurosa. Cada una de ellas se precinta en una bolsa, y quien lo hace cose un sobre a esta y escribe la hora, lugar, su identidad, unidad, etc. Cuando entrega la prueba, vuelve a consignar la hora y a quién la entrega, y el receptor sigue la misma rutina anterior. Así hasta que llega al responsable de análisis del laboratorio central. Las probabilidades de contaminación eran nulas en casos de esta envergadura, hasta la fecha, viene a explicar el criminólogo de la Guardia Civil consultado. Esta negligencia puede permitir hoy a los abogados defensores solicitar que la ropa de Asunta sea desestimada como prueba, según confirman las fuentes consultadas.

Los padres de Asunta, a la salida de un registro de la casa de Rosario Porto.Los abogados defensores de los padres de la niña, Charo Porto y Alfonso Basterra, son quienes han solicitado la declaración del testigo que comparece hoy. Ni la fiscalía ni el juez lo consideraban necesario. Según fuentes de la investigación, la intención es doble. "Van a solicitar que la ropa de la niña no pueda ser tenida en cuenta como prueba. Pero, sobre todo, están alimentando una duda sobre la investigación que puede tener repercusiones ante un jurado", señalan. Varias fuentes de la Guardia Civil consultadas por El Confidencial han mostrado su extrañeza sobre el hecho de que no se haya emprendido una investigación profunda para saber quién fue el responsable de la contaminación con semen de la ropa de Asunta. "Tendrían que pedirse responsabilidades", coincide el criminólogo de la Guardia Civil citado arriba. "Indudablemente, esto puede favorecer a la defensa, porque ha quedado en el aire una duda razonable...", y concluye: "También es criticable que se permitiera incinerar a la niña antes de saber quién es el culpable".

La penalista Emilia Zaballos, que ha participado en numerosos juicios de los llamados mediáticos, está en desacuerdo con depurar responsabilidades: "No hay que buscar culpables. Hay que ser más inteligentes. Uno de los problemas fundamentales de la justicia es la falta de medios, y eso provoca que a veces se salten protocolos. Pero lo que ha pasado es terrible. Imagina que le ocurre a alguien que no puede probar dónde estaba y se ve involucrado en algo así. Le habrían arruinado la vida".

Guardia Civil Crimen Investigación
El redactor recomienda