La muerte de Asunta marcó el final de una ‘familia feliz’
  1. Sociedad
los padres, detenidos por la muerte de la niña

La muerte de Asunta marcó el final de una ‘familia feliz’

“Érase una vez una familia feliz”. Esta es la frase con la que arranca la primera entrada del blog de Asunta Basterra Porto, la triste protagonista

Foto: El periodista Alfonso Basterra, padre de Asunta. (EFE)
El periodista Alfonso Basterra, padre de Asunta. (EFE)

Érase una vez una familia feliz. Esta es la frase con la que arranca la primera entrada del blog de Asunta Basterra Porto, la triste protagonista de todos los medios de comunicación desde que el pasado fin de semana se la encontrase muerta en una pista forestal del municipio coruñés de Teo.

Con letras blancas sobre fondo negro y una estética que recuerda a la película estadounidense Anatomía de un asesinato (1959), la pequeña inauguró su rincón literario -escrito en inglés- sobre crímenes y fantasmas. Un espacio donde dio rienda suelta a su imaginación y que, a la postre, ha terminado por compartir trágicas pinceladas con la realidad.

Asunta, que habría cumplido 13 años el próximo 30 de septiembre, era la única hija de Rosario Porto y Alfonso Basterra. La pareja, detenida por su presunta vinculación con la muerte de la menor, adoptó a la niña de origen chino cuando sólo tenía nueve meses. Desde ese momento, no son pocos los testimonios de quienes les veían por Santiago irradiando felicidad. Sonrisas y buenas palabras de las que también hicieron gala en televisión, cuando concedieron una entrevista para contar su experiencia como padres adoptivos.

placeholder

Las imágenes muestran a una niña alegre, que jugaba por las calles de la capital gallega de la mano de sus padres. Ellos, orgullosos, animaban a otras parejas a adoptar: “Tú sabes que es para toda la vida. Es lo mismo que una maternidad y paternidad biológica. Repetiríamos”, confesaba Rosario.

En un ambiente aparentemente idílico, la pareja se volcó con la educación de su hija, que recibía clases de música y baile. La pequeña, muy inteligente, era una alumna de altas capacidades, por lo que iba un curso por delante del que le correspondía a su edad -este año iniciaba 3º de Educación Secundaria Obligatoria en el céntrico instituto Rosalía de Castro-. Asunta también destacaba por ser una amante de la lectura, la escritura y el deporte.

Su vida fue como la de cualquier otro niño y no sufrió sobresalto alguno hasta el pasado mes de julio cuando, según el testimonio de su madre, un hombre la intentó agredir en su domicilio. Así lo declaró Rosario Porto a los investigadores, a quienes aseguró haber sorprendido a un hombre de complexión fuerte y que portaba guantes de látex a punto de atacar a su hija. El presunto agresor escapó y ella decidió no interponer denuncia alguna.

Rosario Porto, abogada y miembro de la élite de Santiago

La abogada Rosario Porto, nacida el 11 de julio de 1969, estuvo casi desde el primer momento en el punto de mira de los investigadores por sus “incongruencias y ambigüedades”. Su vida se desarrolló siempre en los ambientes burgueses de Santiago. Hija de abogado y profesora de universidad, recibió una excelente educación que le ha permitido presumir de currículo.

Tras concluir sus estudios de Derecho en la Universidad de Santiago y pasar largas temporadas en el extranjero, abrió su propio despacho. El 3 de marzo de 1997 fue nombradacónsul de Francia, representación que heredó de su padre, y que compatibilizó con el ejercicio de su profesión deabogada experta en temas de derecho internacional hasta que cerró su bufete.

placeholder

En la actualidad, fuentes próximas la familia han asegurado que no se le conocía otra actividad que la representación de intereses comerciales en Marruecos, trabajo que la llevaba a viajar con frecuencia. En lo personal, el 2012 fue un año complicado para ella: murieron sus padres con tan sólo ocho meses de diferencia y se separó de su marido. Unos acontecimientos que, según las mismas fuentes, la llevaron a recibir tratamiento psiquiátrico.

Alfonso Basterra, un periodista discreto y familiar

Alfonso Basterra, padre de Asunta,esun periodista originario de Bilbaoque se instaló en Santiago de Compostela hace más de 20 años y que profesionalmente está especializado en temas económicos.

Campechano y conversador animoso, colaboró con distintos medios de comunicación, tanto escritos como radiofónicos y televisivos, pero desde hace añosllevaba una vida discreta apartado del trajín diario de los medios. Actualmente sededicaba a puntuales colaboraciones con algún medio y con el gabinete de comunicación de algunas empresas.Pero el centro de su vida era su hija, con la que pasaba mucho tiempo y de la que estaba permanentemente pendiente, acompañándola al colegio y las actividades extraescolares que realizaba.

Probablemente, la pequeña fue una de las razones que llevaron a Alfonso y Rosario a darse una segunda oportunidad hace pocos meses. Así, este verano los tres pasaronvarios días de vacaciones juntos en una casa propiedad de la madre en Vilanova de Arousa. Nadie entiende ahora cómo esta familia aparentemente feliz está protagonizando esta pesadilla.

Familia Homicidios
El redactor recomienda