Es noticia
Efecto 'Dracon': ¿puede el pacto entre Draghi y Macron redefinir la Unión Europea?
  1. Mundo
  2. Europa
EUROPEAN COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS

Efecto 'Dracon': ¿puede el pacto entre Draghi y Macron redefinir la Unión Europea?

El objetivo central del tratado del Quirinal es formar una alianza estratégica entre París y Roma y puede haber estado motivado en parte por el deseo de fortalecer el núcleo de la UE

Foto: Momento de la firma del Tratado del Quirinal (EFE/Filippo Attili)
Momento de la firma del Tratado del Quirinal (EFE/Filippo Attili)

Este mes en Roma, Francia e Italia firmaron el Acuerdo del Quirinal. En la ceremonia, el presidente francés Emmanuel Macron insistió en la incidió sobre la anómala ausencia de un acuerdo franco-italiano similar al Tratado del Elíseo de 1963, acordado entre París y Berlín. El énfasis de este último acuerdo francogermano en las cuestiones de seguridad y defensa fue, en gran medida, producto de su época. De manera similar, el Tratado del Quirinal contiene un énfasis particular en el medio ambiente. Este enfoque podría ayudar a que el acuerdo demuestre su valor real, fortaleciendo la acción climática de ambos países y de la Unión Europea.

El objetivo central del tratado es formar una alianza estratégica entre París y Roma. Proporciona a cada parte una nueva herramienta política para ayudarles a superar los desacuerdos a nivel bilateral y europeo. Su deseo de sellar un nuevo acuerdo puede haber estado motivado en parte por el deseo de fortalecer el núcleo de la UE. Los problemas actuales incluyen la salida del Reino Unido de la UE; el nuevo gobierno en Alemania, que tiene un papel crucial en el liderazgo de la UE en su conjunto; y las amenazas de Polonia y Hungría al estado de derecho, con los partidos euroescépticos polacos y húngaros también aliados con sus homólogos franceses e italianos. Y las propias relaciones franco-italianas han atravesado momentos difíciles en los últimos años. El partido Movimiento Cinco Estrellas (miembro de la coalición de gobierno en Italia) expresó públicamente su apoyo a las protestas de los chalecos amarillos que sacudieron a Francia durante la primera parte del mandato de Macron; las divisiones siguen siendo profundas entre ambos países por la crisis de Libia... y se han perdido importantes oportunidades, como la fusión de las empresas de construcción naval Chantiers de l'Atlantique y Fincantieri.

Foto: El primer ministro italiano, Mario Draghi. (Reuters)

Pero con la llegada este año de Mario Draghi al cargo de primer ministro, surgió una potencialmente efectiva asociación "Dracon". Podría ayudar a redefinir el papel internacional de la UE y garantizar que el bloque actúe sobre cuestiones prioritarias para Francia e Italia. Para ambos gobiernos, sería útil contar con un apoyo político más estructurado dentro de la UE: para Francia, con su próxima presidencia de la UE en enero y las elecciones presidenciales en abril; y para Italia, que necesita más aliados dentro de la UE, ya que puede tener problemas para obtener la aprobación de Bruselas para sus planes de implementación de los fondos NextGenerationEU. Ambos gobiernos también son conscientes de los difíciles tiempos políticos que se avecinan, especialmente cuando las instituciones y los líderes de la UE reinician las negociaciones sobre la deuda y las reglas fiscales cuando se renegocie el Pacto de Estabilidad (actualmente suspendido). La tradicional división norte-sur inevitablemente llegará a dominar las conversaciones.

Las disposiciones del Tratado de Quirinal sobre política climática representan un paso adelante en varios sentidos. Bilateralmente, la agenda verde siempre ha jugado un papel menor en las relaciones entre París y Roma, en comparación con otros temas como la economía, las finanzas y la migración. Pero ahora, la sección dedicada al medio ambiente del tratado prevé una mayor cooperación entre Francia e Italia a nivel europeo para ayudar a la UE a cumplir su objetivo de neutralidad climática para 2050. A través de este nuevo marco de cooperación política, Francia e Italia podrían ayudar a generar apoyo para el acuerdo de los estados miembros preocupados por los efectos económicos y sociales de la transición verde, incluidos los propios Roma y París. Pueden hacerlo rotando a los miembros del gabinete de cada gobierno a su número opuesto, ayudando a coordinar y compartir experiencias sobre prioridades compartidas. Las reuniones periódicas conjuntas del comité de asuntos exteriores sobre cuestiones particulares también ayudarían a este respecto. Ambos países querrán cumplir -y que se vea que cumplen- con los fondos europeos de NextGenerationEU. Esto podría ser útil para ambas partes, ya que tienen desafíos internos que superar: Francia tiene que lidiar seriamente con el rol de la energía nuclear en su combinación energética, mientras que Italia mantiene una fuerte dependencia del gas de sus vecinos, que no siempre son los más fáciles de tratar.

Foto: Emmanuel Macron, durante la presentación del programa Francia 2030. (Reuters/Ludovic Marin)

A nivel regional, el nuevo tratado reconoce la estrecha interconexión entre Francia e Italia a través de la cuenca mediterránea; en este área se han comprometido a promover el uso sostenible de la energía y apoyar las inversiones ecológicas en el norte de África y África subsahariana. A nivel multilateral, reiteran su apoyo al Acuerdo de París y la implementación de las recientes promesas de la COP26. Y, en cierto sentido, el acuerdo de Quirinal podría incluso complementar el Tratado del Elíseo, si se convierte en un canal para promover la acción medioambiental y fortalecer el funcionamiento interno de la UE. Si Francia y Alemania tienen intereses fundamentales de seguridad y defensa en común, lo mismo se aplica a Francia e Italia con respecto a los objetivos ecológicos. El tratado puede crear un foro permanente de diálogo entre los dos estados y apoyar la promoción y defensa de Europa de sus intereses estratégicos.

Perseguir la aplicación de la agenda verde también podría ayudar a disipar cualquier impresión de que el propósito del tratado es reemplazar los equilibrios de poder y las alianzas existentes dentro de la UE, especialmente en este momento político crítico con Alemania, un socio clave para ambos países. De hecho, la agenda ambiental mejorada del nuevo Gobierno alemán significa que es probable que sea más activo en estos temas, tanto internamente como en su acción exterior. En este sentido, el tratado llega en un buen momento: Francia ha dejado claro que desea colocar la agenda digital en el centro de su presidencia de la UE. Pero la reciente presidencia de Italia acogiendo el G20 y en la co-presidencia de la COP26 significa que un diálogo mejorado con Francia podría ayudar a ampliar la presión para que la UE actúe geopolíticamente a nivel multilateral. En el año restante de su copresidencia de la COP, Roma puede trabajar para mantener a los actores internacionales en las promesas que hicieron en Glasgow.

Foto: Tren nocturno austriaco en 2019. (EFE)
El mapa de trenes nocturnos en Europa para desterrar el avión: ¿tiene sentido el plan Verde?
Carlos Barragán. Múnich Alicia Alamillos Infografía: Rocío Márquez

Por supuesto, hay cosas que podrían cambiar esta ambición. Las elecciones parciales en Italia siempre están a la vuelta de la esquina, y la votación para la elección del nuevo presidente, en febrero de 2022, que es elegido por los parlamentarios y representantes de las regiones, agrega un elemento adicional de inestabilidad. Algunos partidos en el gobierno de coalición que encabeza Draghi están presionando para que asuma la presidencia, ya que esto daría lugar a unas elecciones generales anticipadas. A otros les gustaría que se quedara como garante de la continuidad política interna y del despliegue de los fondos NextGenerationEU. Mientras tanto, con las elecciones en Francia en abril, incluso si Macron tiene éxito, el resultado podría reformular su proyecto político y afectar su política europea. Los aliados de europeos probablemente esperan que Macron permanezca fuertemente anclado a la soberanía comunitaria de la UE como un objetivo compartido de los 27, en lugar de operar como parte de un círculo interno de estados miembros. Pero el Tratado de Quirinal debería permitirle a Francia hacer ambas cosas.

Tanto Francia como Italia deberían aprovechar este momento político único, a nivel nacional y dentro de la UE. Hacerlo podría incluso fortalecer la suerte de cada gobierno, ayudándolos a superar los desafíos políticos que se avecinan. Existen oportunidades derivadas de la presidencia francesa de la UE y de la posición política personal y el reconocimiento internacional de Draghi. El motor franco-italiano recién reparado tiene el potencial de integrar al franco-alemán y abordar algunos de los principales problemas del momento, incluido el fortalecimiento de la soberanía europea y la respuesta a la emergencia climática.

*Análisis publicado en el European Council on Foreign Relations por Teresa Coratella y titulado 'The Quirinal Treaty: How France and Italy can promote environmental action and European sovereignty'

Unión Europea Noticias de Francia Emmanuel Macron Mario Draghi