"Los LGTBi son usados como chivo expiatorio y distracción de otros debates políticos"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista a Terry Reintke

"Los LGTBi son usados como chivo expiatorio y distracción de otros debates políticos"

La política de Los Verdes es una de las voces europeas más vocales en la defensa de los derechos del colectivo LGTBi, que se encuentran en el punto de mira de los Gobiernos iliberales de la UE

placeholder Foto: Terry Reintke (Parlamento Europeo)
Terry Reintke (Parlamento Europeo)

"Cuando me despierto junto a mi chica por la mañana, contenta y agradecida, me pregunto cómo se puede odiar el hecho de que las dos nos queramos", señalaba esta semana en el Pleno de Estrasburgo la eurodiputada alemana Terry Reintke. La política de Los Verdes (1987) es una de las voces europeas más vocales en la defensa de los derechos del colectivo LGTBi, que se encuentran en el punto de mira de los Gobiernos iliberales que brotan y se consolidan en la UE.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave a los que se enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA: El brutal asesinato del joven Samuel, al grito de ‘maricón’, ha conmocionado a la sociedad española. ¿Conoce el caso? ¿Tiene algún comentario al respecto?

RESPUESTA: Es otro ejemplo del problema sobre la homofobia que seguimos teniendo en Europa. Este crimen horrible junto al reciente caso en Bélgica muestra claramente que se ha avanzado mucho en términos de derechos LGBTi, pero evidencia que todavía queda mucho por hacer. Queremos luchar por una Europa en la que todas las personas puedan vivir sin violencia y amenazas, pero también libres de cualquier tipo de discriminación.

P: Quedémonos en España. El país ha aprobado su ley-Trans, que ha levantado polvo y divisiones entre los diferentes sectores del feminismo. ¿Qué piensa usted de ella?

R: Hemos estado presionando para que haya un reconocimiento legal basado en la autodeterminación. Creemos que esta es la postura fundamental: si las personas quieren cambiar su género y constatarlo así en sus documentos de identidad tiene que ser posible. Hemos visto algunos avances en los últimos años, aunque existe un debate controvertido. Pero las personas trans no deben sufrir ningún tipo de discriminación por ser ellas mismas.

P: Estamos viendo un deterioro generalizado en Europa, aunque especialmente en el Este, sobre la situación y los derechos del colectivo LGTBi. ¿Por qué? ¿Qué está ocurriendo?

R: Lo que estamos viendo ahora en Europa es una gran reacción autoritaria. No solo concierne a la comunidad LGTBi, sino que es un ataque que va mucho más allá sobre el Estado de Derecho y los valores democráticos en la UE –como demuestran los casos de Hungría y Polonia-. Pero es cierto que los derechos de las personas homosexuales en muchos países están bajo ataque de forma específica. Las personas LGTBi son a menudo el chivo expiatorio y una herramienta de distracción para otros debates políticos. Es muy, muy preocupante. Y la UE debería reaccionar porque este proyecto no es solo una unión económica, sino una basada en valores fundamentales que tienen que ser defendidos en estos momentos.

Foto: El primer ministro húngaro, Viktor Orbán. (EFE)

P: Ha mencionado los casos de Hungría y Polonia. ¿Por qué sus Gobiernos están poniendo a la comunidad LGTBi en el centro de su agenda política para restringir sus libertades y derechos?

R: Los Gobiernos nacionalistas en Hungría y Polonia utilizan al colectivo LGTBi para su agenda política. Intentan simular que existe una amenaza por parte de esta comunidad. Es una construcción para movilizar a cierta parte de su electorado y para distraer a la población de los errores de sus propias políticas. La ley anti-LGTBi húngara se votó de forma conjunta con un paquete de medidas que incluían medidas contra la transparencia o la anti-corrupción. Este juego político se está librando a costa de las minorías.

P: Es usted una de las voces más vocales aquí en la Eurocámara para los derechos de los homosexuales. ¿Ha sufrido en sus carnes este retroceso o sufrido el aumento de esta discriminación que estamos viendo en Europa?

R: La situación en Hungría y en Polonia para las personas gay es de lejos la peor [en Europa]. Pero creo que la discriminación es extensible a toda la UE. Y es algo que debe recordarse una y otra vez. No hablamos de supuestos teóricos, sino de la vida de personas. Hay casos de violencia extrema donde se está asesinando a gente. Pero también los casos de discriminación afectan el día a día de las personas. Y al final lo que todos queremos es vivir en una sociedad donde todo el mundo puede vivir libre e igual.

La situación en Hungría y en Polonia para las personas gay es de lejos la peor [en Europa]. Pero la discriminación es extensible a toda la UE

P: Dice que todo esto va de los valores europeos y de que la UE debería hacer algo. Pero los Gobiernos iliberales argumentan que todo ello es competencia nacional. ¿Qué puede o debe hacer la UE en este campo?

R: Estamos convencidos de que hay cosas que la Comisión Europea puede hacer. Ya tenemos el Artículo 7 en marcha contra Hungría y Polonia. Pero nos gustaría ver más acción en, por ejemplo, los procedimientos de infracción contra las zonas libres de LGTBi polacas o contra la ley homófoba húngara. Es claramente evidente que ambas vulneran el derecho comunitario. También creo que la Comisión Europea debería activar el mecanismo de condicionalidad [que por primera vez vincula la llegada de los fondos europeos al respeto del Estado de Derecho]. La situación lleva así desde hace años y es el momento de ver a la Comisión Europea actuar.

P: Sin embargo, los Gobiernos de Orbán o Kaczynski se defienden diciendo que esta es su forma de entender los valores europeos. ¿Son irreconciliables las brechas en cuestiones de fondo que están surgiendo entre el Este y Oeste europeo?

R: Ha quedado muy patente que si la UE no hace nada, Gobiernos como los que tenemos en Hungría o Polonia van a continuar empeorando la situación. Estas políticas comunitarias de apaciguamiento, de sentarse a ver y a esperar, evidentemente no han funcionado. Hungría suma diez años con una situación en continuo deterioro. En Polonia, un poco menos, pero también.

Foto: Szájer József, eurodiputado y cercano aliado de Viktor Orbán en el partido Fidesz. (Reuters)

Está claro que no podemos continuar así y que debemos hacer algo. Y al mismo tiempo debemos diferenciar entre los Gobiernos de los países y su población. Porque hay mucha gente en Hungría y Polonia rechazando todo esto con manifestaciones de miles de personas clamando que no están representados por sus Gobiernos. Que quieren vivir en sociedades libres e igualitarias. Mientras decimos que hay que tomar acciones contra los líderes, también tenemos que decir claramente que apoyaremos a todas estas personas para fortalecer la sociedad civil.

P: Le pregunto ahora por otro tema completamente diferente. El señor Junqueras se ha reunido con representantes de su grupo, Los Verdes, esta semana en Estrasburgo. ¿Cómo ha ido? ¿Qué le parece su regreso a la sede en la que fuese eurodiputado y que es ahora el vicepresidente simbólico de su formación?

R: Estamos aliviados y felices. Creo que ahora hay más optimismo y esperanza para encontrar una solución. Tiene que encontrarse una solución política. Creo que todos, y no solo en nuestro grupo, sentimos que ahora se puede avanzar.

P: ¿Qué mensajes les llegan desde los otros grupos políticos? ¿Están el resto de eurodiputados también aliviados tras los indultos? También hay críticos que piden a los indultados catalanes que den las gracias y afirmen que no volverán a hacerlo. ¿Lo ve usted también importante?

R: Yo, personalmente, he sentido que hay un fuerte sentimiento de que al menos las cosas se mueven porque se había encallado desde hacía tiempo. Pero también son consciente de que existen diferentes puntos de vista de la situación, ya que hay un debate político en marcha. Pero lo que me llega de mis colegas aquí es que puede haber una ventana de oportunidad para reactivar el diálogo, destensar las relaciones y moverse hacia adelante.

LGTBI Polonia Hungría Comisión Europea Eurodiputados Bélgica Homofobia Proyecto Parlamento Europeo