Cierran una calle en Estonia para ayudar a que las ranas puedan hacer su migración
  1. Mundo
  2. Europa
SOLO PASARÁ EL TRANSPORTE PÚBLICO

Cierran una calle en Estonia para ayudar a que las ranas puedan hacer su migración

Después de la hibernación, los anfibios se mueven de noche para llegar a sus criaderos, por lo que la ciudad de Tallin ha puesto limitaciones a la circulación

placeholder Foto: Las ranas eligen la primavera para migrar a sus criaderos (EFE EPA/Peter Komka)
Las ranas eligen la primavera para migrar a sus criaderos (EFE EPA/Peter Komka)

Aunque no todo el mundo lo sabe, al igual que sucede con otros animales, las ranas hibernan durante el invierno. Es su forma de enfrentarse a las bajas temperaturas y lo hacen casi siempre bajo el agua, aunque cada una encuentre una manera diferente: algunas se colocan en el fondo de un estanque, otras excavan en el barro para sentirse más resguardecidas.

Con la llegada de la primavera termina ese periodo de semi-latencia y las ranas comienzan a despertarse. El siguiente paso es migrar hacia sus criaderos, lugares que suelen estar muy cercanos al elegido para hibernar. Pero en ese trayecto corren el riesgo de sufrir algún accidente, sobre todo cuando viven en entornos urbanos.

Por eso, la capital de Estonia, Tallin, ha decidido cerrar una de sus calles durante dos semanas. El objetivo es permitir que las ranas puedan migrar de forma segura hacia sus criaderos sin tener que enfrentarse al tráfico rodado o a los peatones que circulan por ese lugar. Durante dos semanas, solo el transporte público podrá pasar por la calle Astangu.

Peligro de noche

El mayor peligro para las ranas se encuentra cuando se pone el sol, ya que ese es el momento elegido por estos anfibios para moverse hacia sus criaderos. Por eso, las limitaciones en la calle Astangu se aplican entre las 21:00 horas y las 6:00 del día siguiente, las horas de más movimiento para las ranas en primavera.

Se aplica durante las horas elegidas por las ranas para migrar

Oleg Siljanov, teniente de alcalde del distrito de Haabersti, ha explicado a ERR que "esta parte de la calle Astangu es uno de los corredores de migración de anfibios más grandes de Estonia, a través del cual pasan miles de ranas en poco tiempo cada primavera. El propósito de la restricción es garantizar una ruta de migración segura para los anfibios protegidos desde los lugares de hibernación hasta los de reproducción".

En los últimos años, decenas de voluntarios han ayudado a las ranas en este proceso de migración. Sin embargo, las restricciones por el coronavirus limitan este año las reuniones, por lo que los anfibios tendrán que apañárselas solos. Las autoridades esperan que los residentes en esa calle sigan los desvíos establecidos para garantizar la seguridad de los animales.

Estonia Primavera
El redactor recomienda