un acuerdo con los sindicatos y las patronal

La receta danesa que economistas de todo cuño piden imitar: salvar las pymes del Covid

Dinamarca ha puesto en marcha un plan económico innovador para intentar mitigar la crisis que acarrearán las drásticas restricciones impuestas para evitar la propagación del coronavirus

Foto: La primera ministra danesa, Mette Frederiksen. (EFE)
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen. (EFE)

Dinamarca ha puesto en marcha un plan económico innovador para intentar mitigar la crisis que acarrearán las drásticas restricciones impuestas para evitar la propagación del coronavirus. La recesión se da por descontada también en el país escandinavo, pero el gobierno socialdemócrata danés ha alcanzado un acuerdo con los sindicatos y las patronales para tratar de moderar el impacto en el mercado laboral y conseguir mantener el máximo de empresas posibles a flote para cuando la actividad se reactive.

El Ejecutivo de la primera ministra Mette Frederiksen ha anunciado que el Estado cubrirá el 75% del sueldo de los trabajadores de aquellas empresas privadas que, por culpa del coronavirus, planeen recortar su plantilla en un 30% o en más de 50 empleados. El requisito es que se comprometan a no hacer despidos por motivos económicos durante este periodo. La medida –que ha recibido el apoyo de todos los partidos con representación parlamentaria– se aplicará de forma retroactiva desde el 9 de marzo, con la previsión de que se pueda prolongar hasta el 9 de junio.

El Estado cubrirá el 75% de los salarios con un máximo de 23.000 coronas danesas brutas mensuales (3.080 euros), y la empresa abonará el 25% restante, mientras que los trabajadores deberán tomar cinco días de libranza sin sueldo. El acuerdo detalla que los empleados que trabajan por horas recibirán una mayor cobertura: la compensación estatal será del 90% del salario y puede alcanzar un tope de 26.000 coronas (3.480 euros). El motivo es que este tipo de trabajadores se enfrenta a un mayor riesgo de ser despedidos.

La diferencia entre esta medida y los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que se están aplicando masivamente en España es que, en el caso de Dinamarca, se trata de una ayuda directa a las empresas, que serán las que recibirán la compensación y pagarán las nóminas, sin ninguna rebaja en el sueldo.

Es una inversión muy costosa pero la alternativa es que aún más personas se vayan al paro cuando se necesita lo contrario

"Entendemos que quieran enviar a sus trabajadores a casa, pero no los despidan", pidió la primera ministra a las compañías danesas, y detalló que el gobierno calcula que esta medida tendrá un coste de 2.600 millones de coronas (unos 358 millones de euros). Inicialmente, los fondos se han destinado a ayudar a 70.000 trabajadores, pero no se ha establecido un límite. “Es una inversión muy costosa –afirmó el ministro de Finanzas, Nicolai Wammen– pero la alternativa es que aún más personas se vayan al paro en un momento en el que se necesita lo contrario”.

Además, el gobierno ha prometido una compensación similar a los autónomos y microempresas. Si registran una caída de los ingresos superiores al 30%, podrán recibir una compensación del 75% de estas pérdidas, también con un tope de 23.000 coronas mensuales, durante los tres meses que está previsto que se aplique la medida.

Facilitar el retorno a la normalidad

Según Torben M. Andersen, profesor de la Universidad de Aarhus especializado en economía pública y laboral, esta medida tiene como principal objetivo facilitar una rápida reactivación de la actividad en el momento en el que se eliminen las restricciones. “La experiencia demuestra que, en cualquier crisis, si se mantiene el contrato entre empresa y trabajador, es más fácil volver a la normalidad cuando los problemas desaparecen”, explica a El Confidencial en una entrevista telefónica.

La idea es que las empresas mantengan su estructura y fuerza de trabajo intactas para perder el menos tiempo posible en cuanto puedan volver a arrancar. “En la perspectiva del mercado laboral, es importante mantener este vínculo al puesto de trabajo para evitar demasiadas reorganizaciones”, argumenta. “Es como hacer una pausa”, ejemplifica.

Apoyo a las pymes y los más vulnerables

Andersen señala que esta iniciativa va destinada a ayudar fundamentalmente a las pequeñas y medianas empresas –las que nutren mayoritariamente el tejido empresarial danés—y a los trabajadores más vulnerables, especialmente los que no tienen derecho a una prestación por desempleo. En Dinamarca, para poder cobrar el paro hay que haber cotizado en un fondo de seguro de desempleo (conocidos como A-Kasse) durante, al menos, un año, algo que es voluntario.

“Si todas las empresas afectadas despidieran a sus trabajadores, estos pasarían a estar desempleados; algunos cobrarían el paro, pero otros no, y habría un problema en términos de cómo apoyarlos”, explica. Además, esta medida beneficiará a los empleados que cobran menos, porque “es menos costoso para la empresa mantener a los trabajadores con salarios bajos”.

Aun así, Andersen recuerda que las compañías deberán pagar el 25% restante de los salarios, por lo que “deben tener unas finanzas relativamente sólidas”, algo que no se puede dar por sentado en todos los casos. Por este motivo, el gobierno danés ha impulsado otras iniciativas para mantener la liquidez de las empresas. Por ejemplo, ofrece diferir el pago de varias tasas e impuestos y facilita los préstamos bancarios a través de garantías.

Además, el ejecutivo danés ha prometido cubrir hasta el 80% de los costes fijos de los negocios especialmente castigados por la crisis sanitaria, como por ejemplo los restaurantes, los hoteles y las tiendas de los centros comerciales. Las empresas que se hayan visto obligadas a cerrar en cumplimiento de las restricciones podrán solicitar este subsidio si acreditan una caída de los ingresos superior al 40%.

Cuatro veces más de parados

A pesar de los esfuerzos para evitar despidos, este lunes, casi 6.000 personas se inscribieron en las listas de desempleo de Dinamarca, lo que supone cuatro veces más que en la misma semana del año pasado, según datos oficiales. El ministro de Empleo, Peter Hummelgaard, admitió que ha habido y seguirá habiendo despidos, pero consideró que la situación habría sido mucho peor sin el acuerdo firmado con los agentes sociales.

Dinamarca está gravemente afectada por la crisis del coronavirus, y desgraciadamente hay más desempleados cada día

“Dinamarca está gravemente afectada por la crisis del coronavirus, y desgraciadamente hay más desempleados cada día. Pero, al mismo tiempo, podemos decir que los paquetes de ayuda económica han empezado a dar resultados”, dijo a la agencia de noticias Ritzau, y puso como ejemplo el Aeropuerto de Copenhague, que ha enviado a casa a 1.500 trabajadores cobrando el 100% de sus salarios.

Finanzas públicas fuertes

Está previsto que este acuerdo sea vigente hasta el 9 de junio, aunque de momento nadie puede asegurar cuánto va a durar esta situación. El PIB de Dinamarca está en torno a los 300.000 millones de euros, y según Andersen, las finanzas públicas son “suficientemente fuertes” para mantener la medida durante un periodo más largo si fuera necesario. “Tenemos unas finanzas públicas muy sólidas; en los últimos años se han hecho reformas importantes y se ha puesto mucho esfuerzo en la hacienda pública, y ahora estamos en una posición donde el Estado puede hacer mucho al respecto”, asegura.

Por supuesto que es mucho dinero, pero si se trata de un gasto temporal, no es algo que no se pueda asumir

Pero, ¿cuánto va a costar todo este paquete económico al estado danés? “La respuesta sincera es que no lo sabemos –dice Andersen–, porque no tenemos ninguna experiencia previa con nada similar y no sabemos cuántas empresas se van a acoger a las ayudas”. El gobierno ha hecho una estimación: algo más de 100.000 millones de coronas danesas (13.390 millones de euros), aunque ha admitido que puede que sea una cifra superior, ya que la situación de inactividad se puede prolongar o puede que se tengan que aplicar medidas adicionales.

“Por supuesto que es mucho dinero, pero si se trata de un gasto temporal, no es algo que no se pueda asumir”, sostiene Andersen, que considera que son iniciativas necesarias, a pesar de que no serán suficientes. “No nos impedirán que la crisis nos golpee con fuerza, pero estoy seguro de que contribuirán a mantener más empleos y más compañías para que cuando podamos comenzar de nuevo, la economía se recupere más fácilmente”, concluye.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios