Johnson mantiene que saldrán el 31

A 21 días de la fecha límite, ¿está realmente descartado un Brexit sin acuerdo?

Pese a la reciente Ley que obliga a pedir una prórroga a Bruselas si no hay acuerdo el 19 de octubre, el Gobierno de Johnson sigue buscando estratagemas para salir "sí o sí" el 31 de octubre

Foto: Una protesta frente a la Comisión Europea en Bruselas. (Reueters)
Una protesta frente a la Comisión Europea en Bruselas. (Reueters)

¿Por qué hay un temor a que se ejecute el temido divorcio caótico a finales de mes? El Parlamento soberano de Westminster aprobó la llamada Ley Benn, que obliga al Gobierno a pedir a Bruselas una nueva prórroga del Brexit en caso de que para el 19 de octubre la Cámara de los Comunes no haya ratificado un Acuerdo de Retirada. Por lo tanto, no hay ningún riesgo. Se antoja bastante improbable que para la cumbre europea del próximo 17-18 se cierre un pacto. Pero, llegados a este punto, el primer ministro cumplirá con la ley. Punto. Parece el final de la historia… El único problema es que las cosas ya no funcionan así en el Reino Unido.

Desde que Boris Johnson fuera elegido por los afiliados tories como sucesor de Theresa May y se mudara en julio a Downing Street sin pasar por el examen de las urnas, en el Número 10 se ha impuesto una cultura en la que prácticamente todo vale. Los mensajes tienen siempre doble lectura y las informaciones se filtran a los periodistas por medio de fuentes anónimas que no hacen otra cosa que incrementar más la incertidumbre y el caos. La estrategia se le atribuye a Dominic Cummings, cerebro de la campaña euroescéptica convertido ahora en el hombre que verdaderamente mueve los hilos en la residencia oficial de un primer ministro que actúa cada día más al estilo Donald Trump.

Las conversaciones entre Londres y Bruselas no se han roto aún oficialmente. Este jueves, Johnson se reunirá con el responsable del Ejecutivo irlandés, Leo Varadkar. Pero se antoja bastante improbable que se pueda cerrar un acuerdo de retirada antes del 19 de octubre. La propuesta de Johnson de dejar temporalmente a Irlanda del Norte en el mercado único, pero sacar a todo el Reino Unido de la unión aduanera sencillamente no funciona: no se evitan los controles con la República de Irlanda.

Sin embargo, si finalmente no hay pacto, nadie sabe con certeza cómo va a maniobrar el excéntrico líder 'tory'. Ante el temor de que no cumpla la Ley Benn, el empresario Dale Vince, el abogado Jo Maugham y la diputada de SNP Joanna Cherry decidieron acudir de nuevo a los tribunales. El Gobierno se comprometió por escrito a cumplir con la normativa y mandar carta a Bruselas pidiendo extensión si no hay acuerdo en la fecha indicada. El Tribunal de Edimburgo creyó su palabra y decidió que no era necesario imponer medidas extraordinarias.

"Vías alternativas" para evitar la prórroga

Sin embargo, una fuente anónima de Downing Street reveló a BBC que la normativa no impide buscar vías alternativas para evitar la extensión de plazos, por lo que la postura del Ejecutivo sigue siendo la misma: habrá divorcio el 31 de octubre (cuando termina la actual prórroga) con o sin pacto.

La parte demandante recurrió el fallo al Tribunal de Apelaciones de Escocia para que, si no es Johnson, otra persona pueda mandar la carta a Bruselas, solicitando una nueva ampliación de plazos. Pero esta Corte ha decidido no pronunciarse al respecto hasta el 21 de octubre. Y para entonces, pueden haber pasado muchas cosas.

De manera excepcional, la Cámara de los Comunes celebrará una sesión el sábado 19 de octubre. Westminster sólo ha abierto cuatro sábados desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial, en 1939. La última vez, fue el sábado 13 de abril de 1982, debido a la invasión de las Malvinas.

Mientras los diputados lleven a cabo un debate -de consecuencias aún desconocidas-, la campaña de People's Vote, que aboga por un segundo referéndum, ha convocado una concentración en la calle que se prevé masiva, por lo que la jornada va a estar de lo más interesante. Entre otras cosas, porque el riesgo al desorden público puede ser una de las excusas utilizadas por el Gobierno para aplicar un sistema de emergencia que le evite cumplir con la Ley Benn.

Por otra parte, no puede obviarse el hecho de que el martes por la noche la actividad en Westminster se derogó -en esta ocasión de manera legal- hasta el lunes 14, cuando el Gobierno presente sus propuestas legislativas para el próximo curso parlamentario a través del conocido como 'Discurso de la Reina'.

Elecciones anticipadas

Johnson es perfectamente consciente de que no tiene mayoría. Las continuas deserciones de tories rebeldes han dejado al Ejecutivo en una posición completamente insostenible. Por lo tanto, cuando su programa se vote previsiblemente el 21 de octubre -si no pasa antes nada excepcional- se da prácticamente por hecho que sus señorías van a rechazarlo.

En definitiva, de una manera u otra, las elecciones anticipadas parecen inevitables. Y en este sentido, de nuevo una fuente anónima -la misma que ha amenazado con retirar la cooperación en materia de seguridad con los países del bloque que abogan por otra extensión- ha revelado, esta vez a la revista conservadora 'The Spectator', que la UE no ha jugado bien sus cartas porque Johnson va a conseguir mayoría absoluta para poder ejecutar un Brexit por las bravas.

En caso de que finalmente los británicos tengan que acudir a las urnas antes de Navidad, según los sondeos, serán los comicios más impredecibles de la historia: en las últimas tres citas (2010-2015-2017), el 49% del electorado ha votado en cada ocasión de manera diferente.

Si Johnson consiguiera mayoría absoluta ya no tendría que depender del apoyo de los norirlandeses del DUP, por lo que quizá fuera más fácil negociar otro plan para evitar frontera dura en Irlanda.

La fuente anónima -que todos dan por hecho que es Cummings o uno de sus discípulos- revela que no habrá ya más propuestas. Sin embargo, en el Gabinete empieza a haber cada vez más división. A algunos ministros no les hace especial gracia que se filtren mensajes de esta manera y que además se esté aumentando cada vez más la tensión con Bruselas. Habría cinco pesos pesados -entre ellos el Fiscal General del Estado, Geoffrey Cox – que amenazan con dimitir si Johnson incumple ahora la Ley Benn y no pide prórroga en caso de que no haya pacto.

Por otra parte, muchos diputados 'tories' podrían presentarse como independientes si el Partido Conservador se presenta a los próximos comicios con la promesa de sacar al Reino Unido del bloque sin pacto.

Tras una reunión mantenida este miércoles, el premier habría dicho a sus filas que el manifiesto probablemente incluirá una promesa para intentar negociar un acuerdo, pero si este no fuera posible, ejecutar el Brexit con la mayor celeridad por las bravas en caso de que los 'tories' consiguieran mayoría. Con todo, nada está aún completamente cerrado.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios