MADRID CENTRAL DIO LA VOZ DE ALARMA

Bruselas lleva a España a la justicia europea por la contaminación en Madrid y Barcelona

La Comisión Europea ha anunciado que llevará a España ante la justicia europea por no tomar medidas para paliar la contaminación en Madrid y Barcelona

Foto: Entrada a Madrid Central por la Carrera de San Jerónimo. (EFE)
Entrada a Madrid Central por la Carrera de San Jerónimo. (EFE)

La llegada del nuevo Gobierno local a Madrid y su decisión de intentar levantar algunas de las medidas anticontaminación hizo saltar todas las alarmas. En contra de lo que se había predicado, Madrid Central no era decisión caprichosa que el anterior Ejecutivo hubiera puesto en marcha únicamente por un compromiso con el medio ambiente y sin presión exterior: hacía un año que Bruselas puso a España contra las cuerdas hasta el último minuto y logró que la capital se comprometiera a tomar medidas. Y un año después esa promesa se incumplía.

La Comisión Europea ha anunciado este jueves que llevará a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la contaminación en Madrid y Barcelona, además de en la zona del Baix Llobregat. El proceso no implica todavía una multa, para lo que haría falta una sentencia del TJUE, seguida de una petición del Ejecutivo comunitario de una multa contra España, algo que no pasaría en años.

El Ejecutivo comunitario abrió expediente a España en 2015 junto a otro grupo de Estados miembros. El proceso por el que se resuelven las cosas en Bruselas es siempre el diálogo, el intento de una cesión continua hasta cumplir con las normas. Pero en 2018 seguía habiendo un incumplimiento sistemático de las normas de calidad del aire.

En mayo de 2018 Karmenu Vella, comisario de Medio Ambiente, reunió en Bruselas a un grupo de países que tenían niveles alarmantes de contaminación en algunas de sus ciudades. Llevó a un puñado de Estados miembros al TJUE, entre ellos Alemania, Italia, Reino Unido y Francia, pero a España la perdonó por una serie de compromisos para controlar la contaminación.

“Nunca estamos contentos de ir a juicio, pero algunas veces es la única forma”, ha señalado Vella en una rueda de prensa en la que ha recordado que la contaminación atmosférica sigue siendo una de las principales fuentes de problemas para la salud de los europeos, recordando que en España se producen unas 9.000 muertes prematuras por la contaminación.

Karmenu Vella, comisario de Medio Ambiente. (EFE)
Karmenu Vella, comisario de Medio Ambiente. (EFE)

Aunque Madrid Central evitó que la Comisión denunciara a España durante este año, el Ejecutivo comunitario señaló siempre que era un buen paso pero no una medida suficiente para cumplir con las reglas de calidad del aire.

“Estos problemas se pueden resolver cuando hay voluntad política”, ha señalado el comisario. “La legislación europea no es burocrática, no es abstracta, no va sobre lo que ocurre aquí en Bruselas, sino en mejorar la vida de los ciudadanos”, ha subrayado y haciendo hincapié en que se “han establecido unos límites de contaminación y están basados en consejos científicos”.

Vella no ha querido hacer referencia concreta a Madrid Central, y ha señalado que no quiere hacer valoraciones sobre medidas concretas. “Son necesarias medidas efectivas, pero depende de los Estados miembros decidirlas”, ha explicado el comisario.

“Hay discusiones en marcha con todas las autoridades”, ha señalado el responsable europeo, que ha explicado que durante el mes ha enviado cartas a la ministra de Transición Ecológica, y que ha “invitado a todas las partes interesadas – lo que incluye a autoridades, empresas y ciudadanos – a contribuir juntos a diseñar e implementar medidas” efectivas.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios