las motos no pueden entrar por la noche

Así afecta Madrid Central a Telepizza o Deliveroo: caos con los repartos a domicilio

Los hosteleros están preocupados por la entrada en vigor de las restricciones al tráfico. El decreto del ayuntamiento no contempla excepciones para el 'delivery', que crece a un ritmo del 15%

Foto: El ayuntamiento se ha 'olvidado' de los repartidores de comida a domicilio. (Reuters)
El ayuntamiento se ha 'olvidado' de los repartidores de comida a domicilio. (Reuters)

El 52% de los hogares españoles pide comida a domicilio al menos una vez al mes. La mayoría de los clientes llama a Telepizza, Tony Roma’s, Burger King, Domino’s o VIPS a la hora de cenar, es decir, entre las 21.00 y las 23.30 de la noche. Por tanto, no sorprende que los hosteleros madrileños estén preocupados por las restricciones a la circulación de motos en la almendra central. Su entrada a la superárea de prioridad residencial está prohibida a partir de las 22.00, hora pico de pedidos.

Esta medida se enmarca en el plan de Madrid Central, impulsado por el ayuntamiento para reducir los niveles de contaminación y fomentar el uso del transporte público. La hostelería censura la "improvisación" del consistorio con temas como el 'delivery' o reparto a domicilio, pues el decreto que regula las restricciones al tráfico no incluye ni una sola mención a este tema y crea una situación de incertidumbre en el sector. Sin embargo, recoge limitaciones claras al uso de motocicletas en esa franja horaria.

A día de hoy, ninguna de las fuentes consultadas conoce con detalle los trámites a seguir para que sus repartidores motoristas puedan seguir operando con normalidad en el centro de Madrid. Incluso ofrecen versiones contradictorias. Telepizza confía en que se active un sistema de autorizaciones para que los restaurantes que operan cerca del centro —pero fuera del perímetro— puedan comunicar las matrículas de las motos al ayuntamiento, sin mayores complicaciones. "Los locales dentro de la almendra central no deberían tener problemas. Habrá que ver de qué manera podemos servir a nuestros clientes en este proceso de aprendizaje continuo", matizan fuentes de la cotizada. Burger King tampoco está segura del 'modus operandi' a partir de ahora.

Pero no será tan sencillo, o así lo advierte la asociación de hosteleros madrileños de La Viña. "Ese sistema de autorizaciones específicas no existe. Sí hay diez permisos especiales de 24 horas por establecimiento, pero no están concebidos para los repartos a domicilio, sino para situaciones excepcionales", explica Juanjo Blardony, director general de la asociación empresarial de hostelería La Viña (Madrid). Véanse los clientes con movilidad reducida o los autónomos que necesitan aparcar en la puerta del restaurante tras una compra en Makro, por ejemplo.

Las restricciones al tráfico comenzaron el pasado 30 de noviembre. (Foto: Enrique Villarino)
Las restricciones al tráfico comenzaron el pasado 30 de noviembre. (Foto: Enrique Villarino)

En cualquier caso, dicho sistema de permisos no estará listo hasta el próximo 8 de enero. Los solicitantes deberán demostrar que tienen establecimientos de comercio, hostelería o restauración en Madrid Central con documentos como la escritura de constitución, el listado de miembros que se beneficiarán de la medida (diez como máximo) y la inscripción en el censo de locales. "En caso de haber sido invitados por un restaurante y parados por un agente de movilidad o policía municipal, deberán indicar exactamente la ubicación del mismo" en la primera fase informativa del plan, que entró en vigor el pasado 30 de noviembre. Así lo explica el consistorio en su web. En cualquier caso, las multas no llegarán hasta marzo.

El ayuntamiento está gestionando el plan anticontaminación "de manera radical, con una política restrictiva que va corrigiendo sobre la marcha. Eso genera mucha inquietud", critica Blardony. El también portavoz de la Plataforma de Afectados por Madrid Central —compuesta por 68 asociaciones que representan a 5.000 empresas y 30.000 trabajadores— no entiende por qué las Áreas de Prioridad Residencial) (APR) de Cortes, Embajadores y Ópera ofrecen 20 permisos especiales frente a los 10 establecidos para Madrid Central. "No solo no los amplían sino que los rebajan. Es una medida discriminatoria".

[El auge de la restauración singular y el ocaso de los bares castizos en Madrid]

Objetivo: salvar las cenas

La patronal de las cadenas de restauración organizada, Marcas de Restauración, da un voto de confianza al consistorio. "Si son necesarios cuarenta pases en lugar de diez, sabemos que nos escucharán. Lo primero es la convivencia (...) Nos hemos interesado para que los servicios de 'delivery' queden reflejados en la normativa, y confiamos en que muchas de las incertidumbres queden subsanadas tras el período transitorio", sostiene la secretaria general de esta organización, Paula Nevado.

¿Qué piden los hosteleros madrileños? Ampliar el acceso de las motos hasta las 00.00 —"para poder salvar las cenas"— mientras se perfila un sistema de autorizaciones, un plazo razonable para que las empresas puedan renovar la flota de vehículos (a eléctricos), horario extendido en carga y descarga (actualmente solo permitido hasta las 15.00), refuerzo del transporte público y mejor conexión de autobuses por la noche.

Los repartidores en bici o en moto eléctrica no tienen problemas. (Reuters)
Los repartidores en bici o en moto eléctrica no tienen problemas. (Reuters)

En este sentido, reclaman permisos de entrada para los trabajadores de la hostelería, pues ahora solo pueden acceder los que viven fuera de Madrid. "Es otro ejemplo más de discriminación. Tenemos un panadero asociado que viene todos los días a las cuatro de la mañana desde Móstoles y otro desde Vallecas. El primero puede venir el coche, pero el segundo no", relata el director de La Viña. Esta asociación representa a 3.000 empresas del sector en la capital.

Otras de las plataformas del sector más afectadas son Glovo y Deliveroo que, junto a Just Eat o Uber Eats— cuentan con repartidores que se desplazan en bici y moto. Si usan la primera no tienen problema porque las bicicletas están exentas de limitaciones. El problema una vez más es la moto. En el caso de Glovo, según explican fuentes de la compañía, pretende optimizar su plataforma para que todos los pedidos que se hagan en la zona de Madrid Central y en la franja horaria problemática (después de las 22 horas) queden cubiertas por los repartidores que usen un vehículo apto, que necesariamente pasa por que sea una moto eléctrica o una bici.

Un policía municipal controla el tráfico en la plaza de Colón. (EFE)
Un policía municipal controla el tráfico en la plaza de Colón. (EFE)

El reparto de comida a domicilio representa un 17% de las ventas del sector en España y está creciendo a doble dígito. La pizza es el producto más demandado (70%), seguido de las hamburguesas (36%) y el sushi (25%), según datos del último congreso de Horeca organizado por AECOC. Los consumidores encuestados por esta organización de consumo están dispuestos a esperar un máximo de 33 minutos, si bien la media actual no supera los 29 minutos.

Lo que dice la normativa del Ayuntamiento

Entre las excepciones que recoge la normativa de Madrid Central está la de las bicicletas y otros vehículos de movilidad urbana (como patinetes) que pueden acceder y circular por todo el perímetro. Sobre las motos y ciclomotores que tengan etiqueta B y C la regla está muy clara: solo pueden circular por esta zona y estacionar desde las 7 de la mañana hasta las 22 horas. Las que cuenten con etiqueta ECO o CERO emisiones (eléctricas) sí podrán acceder sin limitación horaria. Por el momento, el consistorio no ha dado muestra de flexibilizar la franja horaria tal y como piden las empresas de este sector.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios