Es noticia
Menú
En la guerrilla estonia contra Rusia: "Tenemos todos un arma en casa y sabemos usarla"
  1. Mundo
Tu 'amigo' y vecino Vladímir Putin

En la guerrilla estonia contra Rusia: "Tenemos todos un arma en casa y sabemos usarla"

La Liga de Defensa de Estonia cuenta con más de 16.000 voluntarios que reciben entrenamiento militar para defender su país ante una hipotética invasión rusa

Foto: Los voluntarios se preparan para finalizar su entrenamiento militar. (Mónica Redondo)
Los voluntarios se preparan para finalizar su entrenamiento militar. (Mónica Redondo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

A media hora del centro de Tallin, un grupo de soldados hace cola bajo la lluvia para recibir un plato de salchichas con puré de patata. Es la última cena antes de partir hacia un bosque en las afueras de la capital estonia, donde finalizará el entrenamiento militar en el que llevan embarcados desde hace meses. Los soldados son en realidad voluntarios de la Liga de Defensa de Estonia (EDL, por sus siglas en inglés), una guerrilla que ofrece entrenamiento militar y de supervivencia. Desde que empezó la guerra en Ucrania, el número de voluntarios ha alcanzado un número sin precedentes, más de 16.000.

Décadas bajo el yugo de la Unión Soviética, una frontera en común y la amenaza de la guerra son los puntos de partida de las fuerzas paramilitares de Estonia, Kaitseliit en el idioma local. Heiki Urbala se unió a ellos en febrero, justo después del inicio de la invasión en Ucrania, y ha finalizado su entrenamiento el pasado sábado. Cada fin de semana desde que empezó, deja atrás su vida como diseñador de 46 años, residente en Tallin, casado y padre de un hijo de 12 años, para saber cómo empuñar un arma, cómo dispararla, manejar explosivos y tácticas de supervivencia. "Estamos preparados para proteger Estonia y, si es posible, ayudar a Ucrania", dice Urbala a El Confidencial.

placeholder Heiki Urbala ha finalizado su entrenamiento militar con la guerrilla estonia. (Mónica Redondo)
Heiki Urbala ha finalizado su entrenamiento militar con la guerrilla estonia. (Mónica Redondo)

Cuando los voluntarios acaban el curso militar, que normalmente tiene una duración de ocho fines de semana, la EDL permite que se lleven un arma a sus casas para que, en caso de conflicto o invasión, ya la tengan a su disposición y no pierdan tiempo. "Así proteges tu ciudad, a tus amigos y familia. Si hay alguien que quiere conquistar Estonia, tiene que saber que tenemos un arma en casa y sabemos cómo usarla. Esto no es una broma", sostiene el paramilitar recién graduado.

Putin, el mejor vendedor de la guerrilla

Neeme Brus, exoficial de la Armada estonia y ahora uno de los responsables de comunicación del grupo, subraya que todos los miembros son voluntarios y "sienten que tienen que hacer algo por su país". Desde el 24 de febrero de 2022 hasta este agosto, más de 2.500 personas se han unido a la guerrilla, una cifra histórica. Neeme Brus bromea con que Vladímir Putin es el mejor "vendedor" para atraer a futuros miembros de Kaitseliit. "Somos personales normales y llevamos una vida normal, pero si el enemigo está a las puertas, tenemos que estar listos para movilizarnos", explica Brus a este periódico.

placeholder Los voluntarios, en la fila para comer antes de empezar el entrenamiento. (Mónica Redondo)
Los voluntarios, en la fila para comer antes de empezar el entrenamiento. (Mónica Redondo)

Estonia, un país de 1,3 millones de habitantes, ha convertido la defensa en una de sus prioridades, y su presupuesto (con relación al PIB) es el tercero más alto de los países de la OTAN. El Ejército tiene solamente 7.000 soldados en activo, pero cuenta con los más de 16.000 del grupo paramilitar. En total, sumando a los que se encargan de asuntos de gestión de la guerrilla, cerca de 30.000 personas forman parte de la EDL. El 90% de los fondos proviene del Ministerio de Defensa, que proporciona también armas y munición para los entrenamientos.

Foto: Kaja Kallas, primera ministra de Estonia. (Gobierno de Estonia)

Kaitseliit, a diferencia de otros grupos paramilitares en otros países, colabora estrechamente con el Gobierno estonio, quien ha visto en este grupo una manera de fortalecer las actividades militares y de defensa. Ahora más que nunca. A pesar de que Estonia forma parte de la OTAN y está protegido por el famoso artículo 5, que establece que un "ataque armado" contra un país miembro en Europa y Norteamérica se considerará un ataque contra toda la Alianza, la tensión sigue muy presente. "Creemos en el artículo 5, pero tenemos que fortalecer a nuestros ciudadanos porque si nosotros no estamos preparados para proteger a nuestra gente, ¿quién lo estará? No queremos ser solo consumidores de defensa, también generadores de ella", comenta Brus.

Johanna Lamp y Kathy Uhtjärv también se preparan para finalizar su entrenamiento militar. Su motivación para unirse a la EDL es la misma que la de la mayoría de personas que se han unido desde febrero de este año. "Estaba mirando las noticias cuando empezó la guerra y pensaba que si pasara algo parecido aquí, me gustaría poder proteger a mis hijos", dice Lamp desde el cuartel de Kaitseliit.

placeholder Johanna Lamp y Kathy Uhtjärv, dos voluntarias de la Liga de Defensa de Estonia. (Mónica Redondo)
Johanna Lamp y Kathy Uhtjärv, dos voluntarias de la Liga de Defensa de Estonia. (Mónica Redondo)

Antes de eso, Johanna nunca había tocado, ni por supuesto disparado, un arma. "Ahora me siento segura con ella", afirma. Además, sabe cómo actuar en el terreno y responder ante situaciones difíciles, por ejemplo, si tiene que pasar la noche en un bosque. Kathy Uhtjärv añade que la preparación médica es otro de los aprendizajes más importantes. "Sabemos qué tenemos que hacer para ayudar a una persona herida de urgencia, eso es importante también como civil", argumenta.

En el grupo de 50 personas en el que han estado Johanna y Kathy, ellas y una adolescente de 17 años han sido las únicas mujeres. Sin embargo, "en otros grupos hay más mujeres, porque los hombres tienen entrenamiento militar [en Estonia, el servicio militar es obligatorio para todos los jóvenes, con una duración de entre ocho y 11 meses], pero nosotras no y por eso queremos aprender", explica Uhtjärv.

placeholder Kathy Uhtjärv, en el cuartel de la guerrilla en Estonia. (Mónica Redondo)
Kathy Uhtjärv, en el cuartel de la guerrilla en Estonia. (Mónica Redondo)

En total, cerca de 4.500 mujeres forman parte de la guerrilla estonia y, a pesar de que las dos chicas han estado en un grupo con menos presencia femenina, se sienten apoyadas por sus compañeros. "Nos toman en serio y nos tratan a todos igual. Tenemos que cargar las mismas mochilas que ellos, con el mismo peso", destaca Johanna Lamp.

"Cada vez que hay un conflicto, los voluntarios aumentan"

Peeter, quien ha preferido no dar su nombre completo, es el comandante y responsable del grupo que ha finalizado el entrenamiento militar. Ahora, están listos para actuar ante cualquier amenaza. "Lo que les enseñamos es una combinación del entrenamiento básico para convertirse en soldado", dice. Uno de los objetivos es ganar agilidad sobre el terreno y conocerlo con todo detalle. En tiempos de paz, pueden centrarse en conocer el territorio, dónde esconderse y cuál es el mejor lugar para las emboscadas para que, en caso de invasión, los soldados conozcan cada centímetro del lugar y puedan jugar con esa ventaja sobre su invasor.

El comandante confirma que la necesidad de tener estos conocimientos militares básicos aumenta para la sociedad cuando se inicia un conflicto. "Cada vez que hay un problema o guerra con Rusia implicada, hay un pico de voluntarios que se unen. La gente no quiere quedarse en casa y de brazos cruzados sin hacer nada hasta que pase algo", subraya. El ahora comandante lleva 16 años en la Liga de Defensa de Estonia y toda su preparación militar ha tenido lugar en este grupo paramilitar. Como miembro sénior, ahora se encarga de enseñar a los voluntarios estonios.

placeholder Voluntarios de la Liga de Defensa de Estonia. (Mónica Redondo)
Voluntarios de la Liga de Defensa de Estonia. (Mónica Redondo)

La EDL no ha participado todavía en una guerra, aunque colabora con el Ejército de su país y con otros de miembros de la OTAN en ejercicios militares conjuntos. Para los estonios, su experiencia es suficiente para poder formar parte de manera activa en una invasión, ya que, según piensan muchos locales, si cae Ucrania, podría pasar lo mismo en Estonia.

Para explicar este sentimiento, Neeme Brus señala uno de los cuadros que cuelgan de la pared de la sede de Kaitseliit en Tallin. Es una pintura de 1918, año en que se inició la Revolución rusa y en el que nació el grupo paramilitar, en ese momento, como la Unión de Defensa, que perseguía los mismos objetivos que la guerrilla actual.

placeholder El cuadro colgado en la sede de la guerrilla estonia. (Mónica Redondo)
El cuadro colgado en la sede de la guerrilla estonia. (Mónica Redondo)

Este cuadro es un símbolo, afirma, de la memoria soviética, además del recuerdo de la URSS hasta la independencia de Estonia en 1991. "Está muy presente y entendemos que hemos vivido en la Unión, hemos recibido esa educación. Pero no queremos volver a esos tiempos, no queremos que nuestros hijos y nietos tengan que volver a vivirlo. Por eso entendemos que, como país, tenemos que estar preparados para lo que pueda venir", explica el exoficial de la Armada estonia.

Además de los voluntarios para los entrenamientos militares, la EDL se divide en otros grupos como el de defensa cibernética, que se encarga de cooperar con las autoridades ante la ola de ataques cibernéticos por parte de Rusia. El último, este mes de agosto, cuando Estonia fue víctima de uno de los ataques más fuertes de la historia, que fue repelido, después de que el Gobierno retirara un tanque soviético en la ciudad fronteriza de Narva.

placeholder Los macutos de los voluntarios antes de finalizar su entrenamiento en la EDL. (Mónica Redondo)
Los macutos de los voluntarios antes de finalizar su entrenamiento en la EDL. (Mónica Redondo)

Kaitseliit y los grupos hermanos en Letonia y Lituania son un ejemplo de defensa para muchos países y el estonio ha sido alabado por el presidente del Comité Militar de la OTAN, el almirante Rob Bauer en una visita a Tallin el pasado 14 de septiembre. "Estonia predica con el ejemplo en lo que respecta al gasto en defensa, no solo cumpliendo el objetivo del 2%, sino también haciendo planes para superarlo. Están capacitando su liderazgo con las oportunidades para aumentar su defensa nacional. Una Estonia más fuerte significa una OTAN más fuerte", subrayó.

placeholder La guerrilla estonia ha aumentado sus voluntarios desde la guerra de Ucrania. (Mónica Redondo)
La guerrilla estonia ha aumentado sus voluntarios desde la guerra de Ucrania. (Mónica Redondo)

La mayoría de miembros de la guerrilla está convencida de que Ucrania ganará esta guerra y que la victoria será un revés para Putin. Pueden venir cambios en el Kremlin, pero los voluntarios no tienen pensado abandonar Kaitseliit. Neeme Brus concluye: "Siempre estaremos preparados para defender nuestro país".

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

A media hora del centro de Tallin, un grupo de soldados hace cola bajo la lluvia para recibir un plato de salchichas con puré de patata. Es la última cena antes de partir hacia un bosque en las afueras de la capital estonia, donde finalizará el entrenamiento militar en el que llevan embarcados desde hace meses. Los soldados son en realidad voluntarios de la Liga de Defensa de Estonia (EDL, por sus siglas en inglés), una guerrilla que ofrece entrenamiento militar y de supervivencia. Desde que empezó la guerra en Ucrania, el número de voluntarios ha alcanzado un número sin precedentes, más de 16.000.

Estonia Conflicto de Ucrania Vladimir Putin
El redactor recomienda