'Rastreadores de covid': Navidades de alto riesgo
  1. Mundo
preocupación en la comunidad científica

'Rastreadores de covid': Navidades de alto riesgo

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

placeholder Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.

A punto de llorar, desesperada, Angela Merkel pide a los alemanes que se queden en casa. Es la imagen del día, puede que de la semana e incluso del mes. La situación es delicada en el hemisferio norte. El clima invernal es más propicio para el virus. Y los encuentros sociales facilitan su transmisión. La preocupación en la comunidad científica es unánime. El riesgo de tercera ola es real. Sin embargo, no todos los gobiernos afrontan el escenario con la misma contundencia. Las decisiones que se están tomando ahora en cada sitio podrán medirse en contagios y en vidas perdidas. Vendrán los números cuando las fiestas hayan terminado. Ahora se puede comparar, después, quizá solo podamos lamentar. Prudencia, por favor.

Dentro, 18 veces más probable

El invierno ofrece las condiciones perfectas para la propagación del covid-19, según muestran los estudios. La investigación proporciona sólidas pruebas de que el coronavirus sobrevive más tiempo en climas fríos así como dentro de hogares secos y con calefacción”. 'Wall Street Journal'.

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

“En términos generales, las probabilidades de contagio por covid en interiores son aproximadamente 18 veces más altas que en entornos al aire libre, donde la luz solar y la ventilación actúan como factores atenuantes (...). Hay medidas de mitigación específicas que tienen sentido durante el invierno, como humidificar el interior y abrir las ventanas para obtener más aire fresco, a costa de la factura de la calefacción. Mientras esperamos la vacuna, es posible mitigar los efectos”.

Riesgo de tercera ola

¿Puede la relajación de medidas durante el periodo de Navidad provocar una tercera ola pandémica? "La decisión de Inglaterra de permitir la mezcla de hasta tres hogares durante las vacaciones no es el movimiento más inteligente frente al virus". Bloomberg.

"Varios asesores destacados, incluyendo el Grupo Asesor Científico para Emergencias —SAGE—, han advertido de que los contactos entre hogares durante los cinco días de Navidad conducirán a un aumento de la transmisión y de las hospitalizaciones. Probablemente, costará vidas. Y podrá provocar restricciones más estrictas en enero. Uno de los miembros del SAGE afirmó que probablemente se desencadenará una tercera ola de infecciones. El asesor médico en jefe del Gobierno, Chris Whitty, recomendó a los ciudadanos que no abracen a sus familiares mayores cuando se reúnan, 'si quieren volverlos a abrazar de nuevo, si quieren que sobrevivan".

Foto: Montaje. (Pablo López Learte)

Llamamiento dramático

"La Academia Nacional de Ciencias alemana aboga por un bloqueo más estricto. Los expertos de la Academia, así como Drosten —virólogo del Gobierno— y el director del Instituto Robert Koch —equivalente al Pasteur francés— emiten un llamamiento dramático a los políticos: la vida pública debería 'descansar en gran medida hasta, como mínimo, el 10 de enero". 'Der Spiegel'.

Foto: Imagen: Irene de Pablo.

“La Academia advierte contra la relajación de las restricciones durante la Navidad. Y considera que debe aprovecharse para reducir drásticamente el número de casos (...) Los científicos, en el peor de los escenarios, pronostican 50.000 infecciones diarias desde finales de enero, si se mantiene el nivel de contacto actual y el plan de relajación previsto para navidades”.

El freno

“Italia está haciendo todo lo posible para frenar el riesgo de una tercera ola”. 'Le Monde'. “A pesar de la mejora en las estadísticas, se aplicarán restricciones para la temporada navideña”.

Foto: Imagen: EC

“Los signos de mejora están aumentando y la tensión en el frente hospitalario está disminuyendo en todo el país, despacio pero seguro (...) Italia tiene motivos sólidos para esperar un descenso en la tensión a la espera de la gran vacunación prevista para enero (...). En vísperas de las celebraciones de fin de año, el Gobierno italiano ha decidido apostar por la firmeza para tratar de evitar a toda costa que las reuniones familiares provoquen una tercera ola a principios de 2021. Entre el 21 de diciembre y el 6 de enero, se prohibirán todos los viajes entre regiones; durante los días 25 y 26, estará también prohibida la salida del término urbano”.

El acelerador

La evolución de la pandemia está en Estados Unidos fuera de control. Se están superando los picos de la primavera y son muchos los centros sanitarios que ya están en el límite del colapso. Todavía queda lo peor, quedan las transmisiones provocadas durante Acción de Gracias. “La oleada final de la pandemia será brutal”. 'The Atlantic'.

Foto: Discurso de los Reyes Magos en Madrid en la Navidad de 2020. (EFE)

“Las tres semanas finales de 2020 reflejarán la gravedad de la situación. El día de Acción de Gracias provocó un retraso en los datos. El promedio de muertes semanales podría aumentar a lo largo de los próximos días, porque los médicos terminarán de ponerse al día con su trabajo. A continuación, es probable que comencemos a ver en el recuento de nuevos casos el impacto de los viajes y de las reuniones familiares en Acción de Gracias. Entre Navidad y Año Nuevo, podremos apreciar la relación entre nuevos casos provocados en Acción de Gracias y el número de nuevas muertes. Aproximadamente al mismo tiempo, las vacunas comenzarán a distribuirse. Al principio, en pequeñas cantidades, pero a largo plazo se puede esperar una diferencia sustancial. Es probable que, al mismo tiempo, veamos lo peor de esta catástrofe y el comienzo de su final”.

A punto de llorar, desesperada, Angela Merkel pide a los alemanes que se queden en casa. Es la imagen del día, puede que de la semana e incluso del mes. La situación es delicada en el hemisferio norte. El clima invernal es más propicio para el virus. Y los encuentros sociales facilitan su transmisión. La preocupación en la comunidad científica es unánime. El riesgo de tercera ola es real. Sin embargo, no todos los gobiernos afrontan el escenario con la misma contundencia. Las decisiones que se están tomando ahora en cada sitio podrán medirse en contagios y en vidas perdidas. Vendrán los números cuando las fiestas hayan terminado. Ahora se puede comparar, después, quizá solo podamos lamentar. Prudencia, por favor.

Coronavirus Navidad Calefacción Hogares Fiestas
El redactor recomienda