'Rastreadores de covid' | El nacionalismo de las vacunas y lo que está por venir ahora
  1. Mundo
La producción y la aprobación

'Rastreadores de covid' | El nacionalismo de las vacunas y lo que está por venir ahora

Pablo Pombo se sumerge en la prensa y selecciona los artículos imprescindibles para estar informado sobre los aspectos de la pandemia. Una newsletter diaria solo para suscriptores

placeholder Foto: EC
EC

En Europa, vacunar a la mayor cantidad de personas posibles en el menor tiempo posible conlleva realizar un esfuerzo de producción y distribución que directamente no tiene precedentes. Mayor, con toda seguridad, al desembarco de Normandía por poner un ejemplo histórico. ¿Es posible? Sí, pero no es fácil, puede haber muchos cuellos de botella. Con todo, la gran cuestión es de carácter ético. Imponer un orden en el proceso de vacunación es un asunto serio. Es una decisión que no puede tomarse mirando solo a los números. Para esto no sirve la inteligencia artificial. Vale lo moral. La inexistencia de un debate público sobre este asunto tendría que llevarnos a la reflexión. Refleja el estado de nuestras democracias, su fortaleza, nuestra madurez. También la altura de los dirigentes. La rendición de cuentas y la asunción de responsabilidades, también es esto. Explicarse y debatir.

La escala

“El programa de vacunación contra el covid será el mayor de la historia. Distribuir las vacunas supone un reto tan grande como haberlas desarrollado”. 'The Economist'. “La demanda de vacunas superará ampliamente durante todo 2021 a la oferta. Habrá difíciles debates durante el próximo año sobre cómo priorizar este medicamento […]

Existen temores sobre el “nacionalismo de las vacunas”, habrá que ver cuántos países encuentran la manera de trabajar conjuntamente para producirlas y distribuirlas. La iniciativa COVAX espera evitar que se repita la fea y contraproducente situación que vimos en 2020 con la competición por lo EPI y los respiradores […]

Hay preocupaciones por la disponibilidad de todos los materiales, desde el vidrio médico hasta las jeringuillas. La cadena de suministro tendría que mapearse a escala global […]Hay, además, una complejidad adicional. Las primeras deberán mantenerse a temperaturas muy por debajo de cero. Actualmente, el 25% de las vacunas llegan degradadas por problemas en la cadena de frío”.

Foto: Imagen: Irene de Pablo.

La producción y la aprobación

UK ha acelerado para estar en la 'pole position' de la vacunación. Muchos de los obstáculos que afronten allí pueden servirnos de referencia. “Los retrasos en la fabricación dejan al Reino Unido con menos vacunas de las esperadas”. 'Financial Times'. “Varios millones menos de los británicos previstos podrán vacunarse antes de que termine 2020. Los retrasos en la producción de octubre redujeron a menos de la mitad el volumen de vacunas que tendrían que haber llegado inicialmente […] Expertos del gobierno y de la industria farmacéutica advierten de que antes de que finalice este año se administrará una fracción de las 10 millones de vacunas previstas […] El retraso se debe a problemas de abastecimiento de materias primas durante el mes de octubre. Parece haber habido una interrupción en el suministro de nanopartículas de lípidos”.

Otra información desde la misma cabecera. “Es poco probable que las vacunas contra el covid comiencen en la Unión Europea antes del próximo año. Los reguladores europeos darán su opinión sobre la vacuna de Pzifer y BioNtech el 29 de diciembre y sobre la de Moderna el 12 de enero”.

Causa y efecto

Volvemos al Reino Unido, van a marcar el camino como decíamos antes. Empiezan a pinchar este mismo jueves. “La vacuna solo tendrá un “impacto marginal” en las admisiones hospitalarias de este invierno. Los jefes médicos de UK señalan que los servicios de salud se verán sometidos a una mayor presión por la socialización navideña”. 'The Guardian'. Los médicos apuntan hacia un “invierno especialmente duro” y consideran que los efectos de la vacunación no empezarán a sentirse hasta primavera.

Experto “top” de la OMS: “las vacunas no significan covid igual a cero. No esperamos que el Coronavirus desaparezca, ni siquiera cuando la vacunación sea completa, aunque será sustancialmente menos importante como causa de mortalidad”.

Foto: Imagen: Irene de Pablo.

La ética. Los dilemas

Continuamos en el mismo medio. “Boris Johnson bajo presión para priorizar la vacuna en las residencias de la tercera edad”. Estaban incluidos en el grupo prioritario, pero el gobierno ha señalado problemas logísticos que no han tardado en desencadenar inquietud en la sociedad y oposición en otras fuerzas políticas.

Y volamos hasta Nueva York. “Los ancianos o los trabajadores esenciales ¿Quién debe vacunarse primero”? 'New York Times'. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades –CDC- decidirá en los próximos días en un debate cada vez más acalorado. “En última instancia, los estados serán quienes determinen el orden”.

Dudas

“Los europeos divididos sobre la vacuna”. 'Le Monde'. Recopilación de mensajes tranquilizadores de los distintos gobiernos, exposición de diferentes sensibilidades y números. Datos de cómo está la opinión pública en el continente. Resaltamos los referidos a nuestro país:

“España tiene una de las tasas de vacunación más altas de Europa -95%-. Una encuesta realizada por el Instituto de Salud Carlos III, realizada en septiembre, indicó que el 70% de la población estaba dispuesto a ser vacunado […] Aunque un 40% de los españoles se resisten a ser vacunados “inmediatamente”, según otra encuesta realizada a mediados de octubre”.

Cifras muy elevadas, un obstáculo serio para terminar el primer semestre de 2021 cumpliendo con el objetivo fijado por el gobierno. Hace falta información, campañas de concienciación.

En Europa, vacunar a la mayor cantidad de personas posibles en el menor tiempo posible conlleva realizar un esfuerzo de producción y distribución que directamente no tiene precedentes. Mayor, con toda seguridad, al desembarco de Normandía por poner un ejemplo histórico. ¿Es posible? Sí, pero no es fácil, puede haber muchos cuellos de botella. Con todo, la gran cuestión es de carácter ético. Imponer un orden en el proceso de vacunación es un asunto serio. Es una decisión que no puede tomarse mirando solo a los números. Para esto no sirve la inteligencia artificial. Vale lo moral. La inexistencia de un debate público sobre este asunto tendría que llevarnos a la reflexión. Refleja el estado de nuestras democracias, su fortaleza, nuestra madurez. También la altura de los dirigentes. La rendición de cuentas y la asunción de responsabilidades, también es esto. Explicarse y debatir.

Vacuna Nueva York Le Monde OMS Nacionalismo Inteligencia Artificial Boris Johnson Reino Unido The Economist Unión Europea
El redactor recomienda