'Rastreadores de covid'| Economía: la esperanza se retrasa, ahora hasta primavera
  1. Mundo
Economía pandémica

'Rastreadores de covid'| Economía: la esperanza se retrasa, ahora hasta primavera

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

Foto: Imagen: Learte
Imagen: Learte

Dos ideas para hoy. Primera: la economía no se recuperará hasta la primavera. Coinciden en ello los optimistas y los pesimistas. Eso en el mejor de los casos, mientras los peores escenarios comienzan a perder verosimilitud. Segunda: la impugnación. El enfoque y las medidas, el vocabulario y el marco teórico, todo el tratamiento de la depresión económica que ahora atravesamos, parecen reflejar una suerte de refutación de la gestión durante la crisis de 2008. Todo al revés que bajo la lógica de la austeridad. La inflación, el déficit, la deuda... Todo nos deja el aire de un cambio de paradigma.

Análisis pesimista

“Nuevas esperanzas, pero un duro trabajo por delante para la economía mundial. La aparición de las vacunas ha mitigado los peores temores, pero la recuperación económica permanece lejos”. 'New York Times'. ”Además de la devastación económica y del daño a largo plazo, hay que tener en cuenta la desigualdad, característica central durante las últimas décadas (...) La pandemia ha hecho el mundo más desigual. Ha concentrado su fuerza letal en los trabajadores letales (...) mientras los profesionales que pueden trabajar desde casa han mantenido sus ingresos y su seguridad (...). La desigualdad podría limitar el dinamismo de la economía porque se reduce el consumo (...) Lo que se está cuestionando es la idea de que la economía mundial pueda sobrevivir como si nada hubiera pasado al congelamiento profundo (...) Después de que la generosidad pública apoye a los trabajadores y mantenga vivas las empresas (...) Este era el pensamiento base de quienes pronosticaban una rápida recuperación en forma de V (...). Pero la economía global no tiene un interruptor de encendido y apagado. El resurgimiento del virus tras la notable recuperación del verano se ha llevado por delante el escenario más esperanzador. Las consecuencias de la catástrofe pueden extenderse durante años”.

Foto: Ilustración: El Herrero.

Análisis optimista

“Tienes que creer en la primavera. La recuperación de la economía norteamericana ya no parece tan fuerte. Se avecina un invierno difícil”. 'The Economist'. “La economía volverá a crecer cuando la vacuna esté disponible. Aproximadamente, el 40% de la población estadounidense debería estar vacunado para marzo —según un documento de Goldman Sachs— (...) El impulso inducido por la vacuna podría ser mayor de lo que muchos esperan. Hasta ahora, la pandemia está dejando menos heridas económicas de lo esperado. Las quiebras de empresas y el número de parados de larga duración siguen siendo menores que durante la crisis financiera de 2008. Hasta entonces, habrá más obstáculos para la economía (...) Terminan varios programas de ayuda (...) Y la pandemia sigue fuera de control. Estados Unidos, y sobre todo su gente más pobre, va a enfrentarse a un invierno duro”.

Foto: Imagen de la Casa Blanca. (EFE)

El mayor de los riesgos

La deflación es el principal riesgo para la muy endeudada economía mundial”. Editorial, nada menos, que del 'Financial Times'. “Durante gran parte del año, la deflación ha sido el principal riesgo para el mundo. Sin el apoyo suficiente de la política fiscal y monetaria, el colapso del consumo y la inversión podría haber llevado el planeta hacia la trampa deflacionaria (...) La principal prioridad de los bancos centrales estaba en evitar la desastrosa deflación que acompañó la Gran Depresión de los años treinta. Sin embargo, ese riesgo está disminuyendo ahora. El descubrimiento de las vacunas hace menos probables los peores escenarios. La vigilancia contra la inflación es sensata”. Pero… "El celo excesivo sería una gran error de política macroeconómica (...) Los bancos centrales no deberían mostrarse demasiado ansiosos en su lucha contra la inflación. En 2008, la Reserva Federal y el BCE sobrestimaron sistemáticamente el riesgo del alza de precios. Con una economía mundial tan endeudada, el daño de la deflación sería mucho más alto que el de la inflación".

Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en una comparecencia. (Reuters)

Seguir gastando

“Por ahora, la respuesta de Canadá al covid-19 es gastar mucho e ignorar el déficit”. 'Wall Street Journal'. “El déficit de Canadá está creciendo al ritmo más rápido entre los países más desarrollados (...) Su Gobierno está apostando a que este enfoque agresivo terminará dando sus frutos, señalando la cantidad de empleos ya recuperados y argumentando que el país puede permitirse invertir dinero en la economía porque los préstamos son históricamente bajos (...) Una de las principales agencias de 'rating' ha rebajado su calificación triple-A”.

La ministra de Finanzas ha señalado que el Gobierno podrá introducir medidas para estabilizar el crecimiento de la deuda, pero solo cuando la recuperación sea completa. Declaraciones: “Los canadienses comprenden que esta crisis exige un apoyo específico y limitado en el tiempo para mantener a flote a las personas y las empresas, y para poder salir de la recesión provocada por el covid”.

Foto: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Efe)

El futuro, la deuda

“Asesor 'top' del presidente italiano, Conte, quiere que el Banco Central Europeo cancele la deuda pandémica”. Bloomberg se refiere a Riccardo Fraccaro, subsecretario del gabinete y el asesor más cercano al primer ministro. Declaraciones: “La política monetaria debe apoyar las políticas fiscales de los Estados miembros de todas las formas posibles”, lo que podría incluir “cancelar bonos soberanos durante la pandemia o extender su vencimiento a perpetuidad. Ese llamamiento al alivio de la deuda no será bienvenido en la sede del BCE en Fráncfort (...) Cuando se le preguntó a la presidenta de la institución, Christine Lagarde, en el Parlamento Europeo respondió 'ni siquiera me planteo la pregunta, tan simple como eso, cualquier otra cosa sería una violación de la ley”.

Dos ideas para hoy. Primera: la economía no se recuperará hasta la primavera. Coinciden en ello los optimistas y los pesimistas. Eso en el mejor de los casos, mientras los peores escenarios comienzan a perder verosimilitud. Segunda: la impugnación. El enfoque y las medidas, el vocabulario y el marco teórico, todo el tratamiento de la depresión económica que ahora atravesamos, parecen reflejar una suerte de refutación de la gestión durante la crisis de 2008. Todo al revés que bajo la lógica de la austeridad. La inflación, el déficit, la deuda... Todo nos deja el aire de un cambio de paradigma.

Coronavirus Economía
El redactor recomienda