Es noticia
Menú
'Rastreadores de covid': Queda poco para los confinamientos
  1. Mundo
La contundencia salva vidas y empleos

'Rastreadores de covid': Queda poco para los confinamientos

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

Foto: Imagen: Learte
Imagen: Learte
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

¿Bastará el toque de queda aplicado en España para frenar la expansión del virus o terminará siendo una estación intermedia que acabará llevándonos igualmente al confinamiento? Fue lo que ocurrió en Israel. ¿Qué es lo que están haciendo algunos de los gobiernos que gestionaron bien la primera ola? Aplicar o plantear a la sociedad el confinamiento. La contundencia salva vidas y salva empleos. “Mejor con determinación ahora”. Ese mensaje podría venir del ámbito sanitario, pero llega desde la economía.

placeholder

Dos o tres semanas. “Unas pocas semanas (...) Las restricciones que se han decidido hasta el momento son, desgraciadamente, insuficientes para impedir el colapso en las UCI y el consiguiente aumento en la tasa de mortalidad (...) Si no logramos limitar los contactos en las próximas dos o tres semanas, tendremos un nuevo confinamiento”. Con esa claridad tan germana, tan sin adjetivos, se ha expresado el experto en salud del SPD alemán.

Así lo refleja el 'Frankfurter Allgemeine', que también recoge declaraciones del presidente de la Asociación de Comercio Exterior: “Es mejor actuar con determinación ahora, aunque sea doloroso, para que no se nos acabe el tiempo”.

Foto: Toque de queda en París, Francia. (EFE)

El mismo medio recoge en otra pieza dos encuestas. Una realizada por YouGov: el 63% de la población alemana considera que habrá confinamiento. Y otra elaborada por el Daserste en la que se señala el cambio de tendencia: cae ocho puntos el volumen de entrevistados que consideran que las medidas actuales son suficientes —hasta el 51%— y sube cinco puntos el porcentaje que considera que las medidas están siendo insuficientes.

Todo parece indicar que Alemania no tardará en aplicar más contundencia.

placeholder

El presidente austriaco ya ha avisado a la población. Nos lo cuenta 'Der Spiegel'. En Austria, otra de las naciones que destacan por la gestión de la primera ola, el canciller, Sebastian Kurz, ha puesto la opción de segundo confinamiento sobre la mesa, un aviso ante la posibilidad de que no se pueda contener el incremento actual de contagios que ponga a los hospitales al borde del colapso. “Ningún país del mundo permitirá que la atención sanitaria de cuidados intensivos se vea desbordada”.

placeholder

Chequia: no tenemos tiempo que perder. Irlanda y Gales entraron en confinamiento la semana pasada. Sin embargo, hoy —a lomos del 'Washington Post'— nos detenemos en otro país que lo hizo especialmente bien en primavera: “Chequia entra en el segundo confinamiento para evitar el colapso sanitario”.

Foto: Gente con mascarillas en Praga. (Reuters)

El primer ministro, Andrej Babis, se comprometió a no tener que aplicarlo de nuevo, pero no tuvo ningún reparo en pedir disculpas a sus compatriotas: “Me disculpo por haber descartado esta opción en el pasado. Lo hice porque no podía imaginar que esto pudiese suceder. Desafortunadamente, ha ocurrido y, por encima de todo, debemos proteger la vida de los ciudadanos (...) No tenemos tiempo que perder (...) La ola es enorme”.

placeholder

Israel: el precedente. Israel, otra de las naciones más destacadas, llevó a cabo un desconfinamiento precipitado y desordenado. Los casos subieron durante el verano, como en España. La diferencia está en que tomaron medidas antes: unificaron criterios en agosto e impusieron el toque de queda a principios de septiembre. No funcionó. Unas semanas más tarde, impusieron un confinamiento bastante estricto que ahora empieza a relajarse, aunque queda mucho por delante. Los números han mejorado, pero ¿qué valoración puede hacerse?

Foto: Un judío ultraortodoxo en Ashdod, Israel. (Reuters)

El último párrafo de esta columna de opinión en el 'New York Times' va al grano: “Israel puede haber sido el primer país en pasar por dos confinamientos nacionales pero, lamentablemente, no será el último. A quienes viven en otras naciones y que están cerca de vivir una experiencia similar, les ofrezco mis condolencias y un solo pensamiento: si van a hacerlo, háganlo bien”.

¿Qué ha ocurrido? “El sentido de solidaridad nacional que caracterizó el primer encierro ha sido reemplazado por lo que solo puede describirse como una lucha libre general”. Fatiga social, problemas religiosos y partidismo a saco.

placeholder

Los confinamientos se acercan, los gobiernos europeos se quedan sin opciones. Bloomberg, grave titular en una pieza que repasa la evolución de los acontecimientos en Europa. Otro análisis que no deja precisamente bien a nuestro país. Otro más en la montaña de críticas al Gobierno de Sánchez de la prensa internacional.

“En España, el Gobierno central anunció planes para otorgar a las regiones amplios poderes para declarar cierres, restricciones a la circulación y toques de queda. El objetivo es delegar algunas medidas impopulares a las autoridades regionales y evitar un retroceso contra las decisiones nacionales”. Es decir, pasar la patata caliente por un interés partidista.

Foto: Imagen: Laura Martín

Conclusión a escala europea: “Esta nueva ola es diferente de la anterior. El número de casos parece más alto, pero el aumento de test está detectando más. Mientras tanto, la mortalidad y el volumen de pacientes que requieren atención hospitalaria vienen siendo más lentos, aunque ahora estén aumentando de manera preocupante (...) Con los servicios de salud bajo presión, queda una herramienta contundente: cerrar la economía y ordenar a la gente que se quede en casa (...) Eso, a pesar de que adoptar las medidas más drásticas no vaya a provocar un alivio inmediato de la situación”.

placeholder

¿Bastará el toque de queda aplicado en España para frenar la expansión del virus o terminará siendo una estación intermedia que acabará llevándonos igualmente al confinamiento? Fue lo que ocurrió en Israel. ¿Qué es lo que están haciendo algunos de los gobiernos que gestionaron bien la primera ola? Aplicar o plantear a la sociedad el confinamiento. La contundencia salva vidas y salva empleos. “Mejor con determinación ahora”. Ese mensaje podría venir del ámbito sanitario, pero llega desde la economía.

El redactor recomienda