reformas para sanear las cuentas públicas

Brasil ya tiene presidente de ultraderecha: Bolsonaro jura "liberar al país del socialismo"

Jair Messias Bolsonaro, el nostálgico de la dictadura que gobernó el país entre 1964 y 1985, jura como nuevo presidente anunciando reformas estructurales para estabilizar la economía

Foto: Jair Bolsonaro. (Reuters)
Jair Bolsonaro. (Reuters)

La mayor economía de Latinoamérica ya tiene un presidente de ultraderecha. Jair Messias Bolsonaro, el nostálgico de la dictadura que gobernó el país entre 1964 y 1985, juró este martes como nuevo presidente constitucional de la República Federativa de Brasil anunciando reformas estructurales para estabilizar la economía e impulsar su crecimiento y prometiendo construir "una sociedad sin discriminación o división".

El capitán de la reserva del Ejército, que ganó las elecciones en octubre con un 55% de los votos, aseguró durante su discurso ante el Congreso que impulsará reformas estructurales para sanear unas cuentas públicas que se consideran una de las mayores amenazas para la economía. Pese a que no mencionó específicamente ninguna medida, el nuevo jefe de Estado de Brasil ha defendido en el pasado una profunda reforma del régimen de jubilaciones y pensiones, actualmente deficitario y que, según economistas, podría colapsar en los próximos años.

Su Ejecutivo, prometió, no gastará más de lo que recauda, pero, aún así, cumplirá todos los contratos. Además, el sector agropecuario, uno de los más importantes de Brasil y responsable de gran parte de las exportaciones, tendrá un papel decisivo en su Gobierno. Bolsonaro aclaró que apoyará a los productores rurales pero "en consonancia con la preservación ambiental". El mensaje fue interpretado como un inesperado compromiso de que su apoyo a los negocios en el campo tendrá límites ecológicos.

La política económica del nuevo Gobierno tendrá un tinte claramente liberal y será comandada por Paulo Guedes, un economista formado en la Escuela de Chicago y al que el presidente ha dado "carta blanca". Guedes ha propuesto una ambiciosa apertura al capital extranjero, impopulares ajustes fiscales, una severa reducción del tamaño del Estado y de sus gastos, y privatizaciones en todas las áreas, que incluyen negocios del gigante Petrobras.

En el discurso que pronunció en el Congreso al asumir el cargo, Bolsonaro subrayó su compromiso de gobernar "sin discriminación o división". Para ello, impulsará el desarrollo de "buenas escuelas" con el fin de preparar a las nuevas generaciones para "el mercado laboral, y no para la militancia política".

Según Bolsonaro, su Gobierno representará una "oportunidad única de rescatar al país de las amarras ideológicas" y para "combatir la ideología de género" y otros trazos que, en su opinión, imprimieron en la sociedad y la política los anteriores gobiernos de los progresistas Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

"Convoco a cada uno de los congresistas a ayudar en la tarea de liberar definitivamente al país del yugo de la corrupción, de la violencia, de la sumisión ideológica", declaró Bolsonaro, ante el pleno del Parlamento. "Vamos a unir al pueblo, a darle valor a las familias, a respetar las religiones y las tradiciones judeo-cristianas", aseguró en un discurso de diez minutos el nuevo presidente de Brasil, que se comprometió también a promover los "valores" más conservadores de la sociedad.

Michel Temer y su mujer Marcela Temer aguardan al nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto, sede del Gobierno. (Reuters)
Michel Temer y su mujer Marcela Temer aguardan al nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto, sede del Gobierno. (Reuters)

Un gabinete cívico-militar

Bolsonaro indicó además que las Fuerzas Armadas "tendrán las condiciones necesarias" y mantendrán su "capacidad" para "resguardar la soberanía nacional y las fronteras" del país. El nuevo gobernante ha constituido para los cuatro años de su mandato un gabinete cívico-militar con cinco representantes de las Fuerzas Armadas y otro cuatro con formación castrense.

El país, dijo el nuevo presidente, comienza a "liberarse del socialismo, de la inversión de valores y de lo políticamente correcto". Según Bolsonaro, las elecciones de octubre pasado "le dieron voz a quien no era oído" y le pusieron "al frente de la Nación" para servir a la "Patria", a "Dios" y a todo el pueblo brasileño.

A la ceremonia, que se celebró en el hemiciclo del Senado, asisten los presidentes de Bolivia, Evo Morales; Chile, Sebastián Piñera; Honduras, Juan Orlando Hernández; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Perú, Martín Vizcarra; y Uruguay, Tabaré Vázquez. Asimismo, estuvieron presentes los primeros ministros de Israel, Benjamín Netanyahu; Hungría, Viktor Orbán; y Marruecos, Saadedine Othmani, así como los presidentes de Portugal, Marcelo Rebelo de Souza, y Cabo Verde, Jorge Carlos Fonseca, entre otras autoridades.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios