RESULTADOS OFICIALES

Brasil inaugura la era Bolsonaro: la ultraderecha logra el 55% de los votos

"Es una tragedia sin precedentes”, asegura la oposición. La diferencia entre los dos candidatos es de casi 11 millones de votos. Bolsonaro ha ganado en todas las regiones de Brasil salvo en una

Foto: Simpatizantes de Jair Bolsonaro celebran su victoria en Sao Paulo (Brasil). (EFE)
Simpatizantes de Jair Bolsonaro celebran su victoria en Sao Paulo (Brasil). (EFE)

“Nunca estuve solo. Siempre sentí la presencia de Dios y la fuerza del pueblo brasileño”. Estas han sido las primeras palabras de Jair Bolsonaro, tras conocer que ha sido elegido presidente de la cuarta democracia más grande del mundo con el 55,1% de los sufragios. Los guiños a la religión y a los valores cristianos fueron una constante en primer su discurso, en el que se comprometió solemnemente a ser “un defensor de la Constitución, de la democracia y de la libertad”. Por si alguien lo estaba dudando.

Al lado de su esposa, Bolsonaro se esmeró en subrayar que no se trata de la promesa de un partido, ni de la palabra en vano de un hombre. “Es un juramento a Dios”, resaltó el nuevo mandatario del país tropical, que el pasado 6 de octubre sufrió un grave atentando durante un acto de su campaña. Mientras tanto, delante de su casa de Río de Janeiro, en el barrio residencial de Barra de Tijuca, miles de seguidores celebraban por todo lo alto la victoria de su líder con fuegos artificiales y música.

Brasil inaugura la era Bolsonaro: la ultraderecha logra el 55% de los votos

Han ganado las balas frente a los libros. Brasil ha preferido quedarse con un excapitán mediocre en vez que con un profesor universitario culto y comprometido con la historia de los afrodescendientes. Es una tragedia sin precedentes para nuestro país”, asegura Míriam Bezerra, una pedagoga que trabaja en una escuela municipal, que ha hecho campaña para Fernando Haddad de forma voluntaria y desinteresada hasta el día anterior a las elecciones.

La diferencia entre los dos candidatos es de casi 11 millones de votos. Bolsonaro ha ganado en todas las regiones de Brasil menos el Nordeste, el bastión electoral del Partido de los Trabajadores (PT) que no ha defraudado a Haddad. El resultado electoral no ha sorprendido a nadie, aunque Bolsonaro ha alcanzado la ansiada presidencia con una ventaja menor de lo esperado.

'Fake news' y financiamiento opaco

En los últimos días, el delfín del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción y lavado de dinero, había conseguido remontar en las encuestas, sobre todo después de que el diario 'Folha de S. Paulo' denunciase un esquema de lanzamiento masivo de 'fake news', gracias al financiamiento opaco de varios empresarios afines a Bolsonaro. A medida que se reducía la brecha entre el ultraderechista y el petista, muchos votantes de izquierdas llegaron a creer en un milagro: llevar a cabo un improbable vuelco electoral de última hora.

Por esta razón, decenas de personas recorrieron de forma espontánea las calles de las principales ciudades de Brasil para intentar convencer a los indecisos para que votasen a Haddad. Además, gracias a una iniciativa coordinada a través de las redes sociales, el día de la votación centenares de personas aparecieron en su respectivo colegio electoral con un libro en la mano. “Es una forma de apoyar a un candidato que es profesor y que defiende la democracia. Yo escogí un libro de Paulo Freire”, explicaba ayer la joven Ana Pobel poco antes de apretar el botón de la urna electrónica. Se refería al escritor y uno de los teóricos de la educación más influyentes del siglo XX, encarcelado durante la dictadura militar de Brasil y autor del famoso libro Pedagogía del oprimido. Mientras el triunfo de Bolsonaro se iba consolidando en las urnas, muchos votantes de izquierdas pasaron el día electoral publicando 'selfies' con el libro escogido para distanciarse física e ideológicamente del exmilitar de extrema derecha.

Bolsonaro ha ganado con elementos en contra: fondos de campaña reducidos y 8 segundos diarios de publicidad gratuita en televisión

La iniciativa no reportó los resultados esperados y Haddad se quedó en el 44%. Es interesante resaltar que Bolsonaro ha conseguido su triunfo electoral a pesar de tener varios elementos en contra: fondos de campaña bastante reducidos, ya que su partido es pequeño, y tan solo ocho segundos diarios de publicidad gratuita en la televisión. Además, hay que recordar que el nuevo presidente se negó a participar en los seis debates previstos en los principales canales nacionales, alegando primero razones médicas y después reconociendo que su negativa respondía a una estrategia electoral perfectamente calculada. Lejos de perjudicarle, esta ausencia de los medios tradicionales de comunicación, combinada con una presencia masiva en las redes sociales, ha acabado beneficiándole.

Brasil inaugura la era Bolsonaro: la ultraderecha logra el 55% de los votos

“Estas elecciones políticas decretaron el fin de la prensa tradicional tal y como la conocemos. Desde la elección de Donald Trump en los Estados Unidos, se ha comprado el enorme poder que tiene Internet. En estas elección también ha tenido un rol crucial. Los candidatos tendrán que reinventarse y aprender a lidiar con Internet y con las fake news, que ahora hacen parte del juego”, analiza un joven de origen angolana llamado Kiesse Freedom Silva Salvador, poco antes de votar en Río de Janeiro. “Sabíamos que las redes sociales iban a tener un peso enorme en los comicios, pero el alcance real nos ha sorprendido. Tendremos que analizar a fondo este fenómeno”, asegura Carlos Pereira, profesor de Ciencia Política de la Fundación Getúlio Vargas.

Las profunda ganas de cambio entre los brasileños, cansado de los escándalos de corrupción de que desde hace cuatro años salpican a políticos de todas las siglas y a los principales empresario de país, está a la base del ascenso meteórico de Bolsonaro. “Yo voté 17 [el número de Bolsonaro]. Puede que esté errada, pero necesitamos una alternancia. Ya vimos lo que aconteció con los Gobiernos anteriores. No cambiar sería una gran muestra de estupidez”, afirmó Maria das Graças Tavares, poco antes de votar.

Algunos electores de Bolsonaro han transformado a Haddad en una especie de anticristo, al que culpan de todo los males de Brasil por ser el heredero de Lula. Una votante de Río de Janeiro llegó a decir a la autora de reportaje que una hipotética victoria de Haddad habría significado “el fin del mundo, porque quien iba a mandar era Lula, un prisionero que saqueó Brasil”. Para esta mujer, el plan secreto de Haddad era implantar un sistema político bolivariano en Brasil. “No podemos ser igual a Venezuela, yo tengo mucho de esto”, espetó esta votante casi al borde de las lágrimas.

Ahora los mandatarios y los empresarios más influyentes del planeta esperan saber qué hará el nuevo presidente de Brasil, que tendrá que administrar una de las mayores reservas petrolíferas, calculadas entre 8.000 y 12.000 millones de barriles. El presidente de EE UU, Donald Trump, llamó a Bolsonaro poco después del anuncio de su victoria para felicitarle.

Por su parte Paulo Guedes, el futuro superministro de Economía que tiene el difícil reto de acabar con el gigantesco déficit público y de reducir el récord de 12,7 millones de parados, se apresuró a lanzar un mensaje a los mercados, condescendientes con Bolsonaro desde la primera vuelta. Guedes dejó claro anoche que es favorable a la privatización de las empresas estatales; que considera imprescindible una reforma de la seguridad social; y que defiende la reducción de impuestos y una simplificación de la estructura fiscal.

Simpatizantes de Bolsonaro. (EFE)
Simpatizantes de Bolsonaro. (EFE)

La izquierda llora por su derrota

Mientras la izquierda llora por su derrota, varias personalidades brasileñas han mostrado una gran preocupación por la salud democrática del país. En los últimos días, Haddad no paró de repetir que Bolsonaro representa una amenaza para las instituciones del país más grande de América Latina. Incluso el ex presidente del Tribunal Supremo, Joaquim Barbosa, afirmó en vísperas de las elecciones que Bolsonaro le inspiraba miedo y que por esta razón declaraba públicamente su apoyo a Haddad.

Bolsonaro ha atacado las instituciones de Brasil en varias ocasiones. En el pasado llegó a sugerir que el Congreso de los Diputados deberían cerrar. Más recientemente, su hijo Eduardo, convertido el 7 de octubre en el diputado federal más votado de la historia de este país, afirmó que para cerrar el Supremo basta enviar a un soldado y a un cabo. Eso sí, en la recta final de la campaña, el recién elegido presidente se mostró más moderado. No se puede decir lo mismo de sus votantes, denunciados en al menos 120 ocasiones desde la primera vuelta por perpetrar agresiones físicas y verbales contra militantes de izquierdas y minorías raciales y sexuales.

En la noche electoral, varios corresponsales internacionales relataron a El Confidencial haber sido hostigados por los electores de Bolsonaro reunidos delante de su casa. A una periodista francesa le dijeron “Go home!” (“Vete a tu casa”), mientras que un reportero egipcio de una televisión internacional fue rodeado por una muchedumbre de energúmenos agresivos, que le impidieron hacer un directo tras acusarle de “ser de izquierdas”.

“No quiero que volvamos a los tiempos de la dictadura. Y aunque lo intenten, no les dejaremos. Iremos a la calle para garantizar los derechos democráticos de este país”, señaló ayer el periodista brasileño Ricardo Rabelo. Por lo pronto, la izquierda ha convocado una manifestación bajo el lema de la resistencia para el próximo 30 de octubre.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios