EEUU: “YA HAY SEÑALES DE INJERENCIA RUSA”

Objetivo López Obrador: ¿quiere influir Rusia en las elecciones de México?

Si Rusia quiere complicarle la vida a EEUU con México, Andrés Manuel López Obrador es su candidato. El político que representa la incertidumbre es, por ahora, favorito en las encuestas

Foto: Andrés Manuel López Obrador saluda a simpatizantes durante un mitin electoral en Orizaba. (Reuters)
Andrés Manuel López Obrador saluda a simpatizantes durante un mitin electoral en Orizaba. (Reuters)

México se prepara para un complejo año electoral. Cerca de 80 millones de electores deberán elegir en julio al nuevo presidente de la república para el periodo 2018-2024. Y, aunque todavía quedan seis meses para los comicios, ya hay “señales iniciales” de injerencia rusa en la carrera presidencial a través “sofisticadas campañas de subversión, desinformación y propaganda”, según el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, H.R. McMaster.

El General McMaster -quien sustituyó en este rol al depuesto Michael Flynn debido a los contactos que mantuvo con el Gobierno de Vladimir Putin durante la transición presidencial de Donald Trump- hizo estos comentarios el pasado 15 de diciembre en un vídeo publicado recientemente por el diario 'Reforma', apenas 43 segundos en los que la administración estadounidense reitera sus sospechas de que Rusia también intervino en el referéndum ilegal en Cataluña del 1 de octubre.

"Con Rusia, estamos preocupados por las sofisticadas campañas de subversión, desinformación y propaganda mediante el uso de ciberherramientas. Se trata de un esfuerzo sofisticado para polarizar a las sociedades democráticas, enfrentando a sus diferentes comunidades para crear una crisis de confianza. Dentro de Europa esto lo hemos visto recientemente con el referéndum de independencia de Cataluña en España. Y, de hecho, ya se han visto señales iniciales en la campaña presidencial mexicana", dijo quien es la mano derecha de Trump en materia de seguridad.

Aunque no detalló qué evidencias han detectado sobre la interferencia cibernética de Rusia al sur del Rio Grande, las acusaciones de McMaster han servido para activar las alarmas dentro del 'establishment' mexicano, representado en el PAN y el PRI, los únicos partidos políticos que han gobernado el país en los últimos 88 años y observan aterrorizados cómo 2018 puede ser que acabe esta dualidad, si es que gana el favorito en todas las encuestas: el incalificable Andrés Manuel López Obrador.

El candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador. (EFE)
El candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador. (EFE)

¿Qué buscaría Rusia?

Si Rusia quiere complicarle la vida a EEUU con México, Andrés Manuel López Obrador es su candidato. Conocido por sus siglas AMLO -o su mote ‘El Peje’-, se trata de un veterano personaje de la política mexicana a quien sus muchos detractores califican de socialista o le acusan de estar ligado ideológicamente a Venezuela. Pero, en realidad se trata de un político difícil de definir que afronta su tercera campaña electoral tras quedar segundo en las elecciones de 2006 y 2012. “Ojalá fuera socialista porque al menos tendría políticas, pero es un populista con el que no sabemos muy bien a qué atenernos debido a sus continuas contradicciones”, explica Antonio Gil Fons, académico de la Universidad de Guadalajara en México. Dicho de otro modo, representa la incertidumbre.

De firme retórica antimperialista, Obrador defiende una postura más fuerte que la que ha mantenido Enrique Peña Nieto frente a las bravatas de Trump hacia los mexicanos, lo que le convierte en el antagonista natural del caótico inquilino de la Casa Blanca. Por ello, es previsible que las relaciones pudieran empeorar con Obrador y Trump dirigiendo a dos países vecinos que comparten temas clave en materia de seguridad, migración y comercio a través de una extensa frontera de más de 3.100 kilómetros.

“Se está empezando a utilizar a Rusia como respuesta a los problemas que tienen los países. Y no es un análisis correcto”

La renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, en inglés) cada vez parece más difícil, debido a las exigentes condiciones que quieren imponer los estadounidenses a mexicanos y canadienses. Sin embargo, EEUU necesita un México económicamente fuerte para reducir la presión migratoria sobre su frontera sur. Es más, la colaboración de las autoridades mexicanas es esencial para detener el creciente flujo de inmigrantes que llegan desde Centroamérica. Habrá que ver cuál es la postura del escurridizo ‘Peje’ en estos puntos.

Por otro lado, está la cooperación en seguridad para combatir a los grupos del crimen organizado. A través de la porosa frontera, narcotraficantes y contrabandistas 'cuelan' millones de dólares en armas y toneladas de drogas que son consumidas en EEUU. Por ello, la primera potencia del mundo dedica importantes recursos a fortalecer el ejército y las instituciones de justicia mexicanas, ya que la violencia que provocan estás bandas es otro de los factores que motivan la emigración a territorio estadounidense. López Obrador ha jugueteado con la idea de conceder una amnistía a los líderes del narcotráfico, con el fin de lograr una especie de acuerdo de paz, a la vez que aboga por crear un mando único policial y militar para combatir las organizaciones criminales, lo que perpetuaría a la presencia del ejército en las calles.

De ese modo, el objetivo del supuesto ejército de trolls rusos del que hablaba McMaster sería inclinar la balanza electoral a favor del volátil López Obrador y, así, desestabilizar aún más una relación que, pese a ser esencial para EEUU, no atraviesa su mejor momento,

Rusia: ¿sinónimo de injerencia electoral?

El nombre de Rusia se ha convertido en sinónimo de injerencia en las cada vez más tensas elecciones en Occidente, donde abundan los candidatos de corte populista cuyas victorias parecen, a priori, sembrar el caos, lo que favorece la estrategia del Kremlin de debilitar a EE.UU. y a sus aliados. Las sospechas de interferencias rusas en la victoria del Bréxit y de Donald Trump todavía resuenan. Y la larga sombra Putin parece cernirse ahora sobre México.

“Influir en las elecciones de los vecinos es deporte internacional en la era de las redes sociales y de la posverdad”, indica a El Confidencial Gil Fons, quien considera que, si bien puede ser cierto que Rusia este creando cuentas en Twitter para dar difusión a los mensajes de ‘El Peje’, McMaster también trata de interferir en las elecciones mexicanas con los comentarios que hizo en el vídeo. “Busca influir en el ánimo de los mexicanos, reforzando el mensaje de que las relaciones serán más difíciles con López Obrador, el favorito según las encuestas”, agrega.

Y es que Rusia no es el principal factor que impulsa la candidatura de López Obrador, sino que es sobre todo el hartazgo de los mexicanos con unas élites políticas plagadas de corrupción, que se suma a un fuerte repunte de la criminalidad en el país. De hecho, 2017 fue el año más sangriento de su historia reciente con 26.573 homicidios entre enero y noviembre. Y eso que aún faltan por conocer los datos de diciembre, que se estima que rondarán unos 2.000. En España suele haber 300 homicidios por año.

Se está empezando a utilizar a Rusia como respuesta a los problemas que tienen los países. Y este no es un análisis correcto”, matiza Gil Fons, ya que por ahora se trata tan sólo de una especulación de la que no hay evidencia alguna. Sin embargo, la máquina del fango rusa ya mancha la campaña de López Obrador y será un tema que, probablemente, seguirá subiendo de volumen mientras siga siendo el candidato más popular. Si gana las elecciones, las supuestas conexiones con Rusia serán un asunto que le perseguirá durante sus seis años en la presidencia. Si pierde, volverá a acusar al 'establishment' de cometer fraude electoral en su contra, como ya hizo en 2006 y 2012.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios