"parte de la población lo apoya. es alarmante"

¿Es posible un golpe militar en Brasil?

Las manifestaciones a favor de una intervención militar que ponga fin a la crisis política son frecuentes. Sumadas al fenómeno Bolsonaro, han despertado el fantasma de un golpe.

Foto: Unos niños pasan ante soldados brasileños que patrullan por la favela Muquico, en Río de Janeiro. (Reuters)
Unos niños pasan ante soldados brasileños que patrullan por la favela Muquico, en Río de Janeiro. (Reuters)

“Yo no veo ni a Lula ni a Bolsonaro. Para mí, no va a haber elecciones presidenciales en 2018. Los militares van a tomar el poder y eso va a ser lo mejor, tal y como está el patio”. El exmilitar José Carlos trabajaba hasta hace poco como locutor de radio en Campo de Goytacazes, una ciudad del interior del Estado de Río y feudo electoral del exgobernador Anthony Garotinho, recientemente encarcelado por corrupción.

Desde que la crisis económica -que se ceba con el empleo en Río de Janeiro nueve veces más que en el resto de Brasil- le dejó en el paro, José Carlos se ha hecho conductor de Blablacar y gana un puñado de reales llevando y trayendo a pasajeros entre Campo de Goytacazes y Río. “Mira, yo todavía tengo muchos colegas en el Ejército. Acuérdate de mis palabras: el año que viene las elecciones serán anuladas porque el Ejército se hará cargo del Gobierno”, asegura con convicción.

Recientemente son cada vez más las personas que repiten “si es que hay elecciones” cuando se habla de política. La frase recuerda aquel “no va a haber Mundial (não vai ter Copa)”, que los activistas anti-Fifa consiguieron introducir en las conversaciones diarias de millones de brasileños en 2014. Al final sí hubo Mundial, a pesar de las numerosas manifestaciones en contra.

Tan solo el 13% de los brasileños se declara satisfecho con la democracia

Hoy, la eventualidad de que no se celebren las elecciones presidenciales del próximo año no deja de ser un latiguillo en las conversaciones de bar. Sin embargo, esta frase tan manida tiene connotaciones mucho más peligrosas, sobre todo teniendo en cuenta que un exmilitar de extrema derecha, Jair Bolsononaro, es el segundo favorito en la contienda electoral de 2018, solo por detrás del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien está a la espera de que se celebre el segundo juicio contra él en enero.

“Una parte no despreciable de la población está muy insatisfecha con el sistema político actual y ve una solución en una salida no democrática a la crisis en curso. Pero todavía no es una posición mayoritaria en la sociedad brasileña, aunque sea relevante”, explica a El Confidencial Pablo Ortellado, profesor de Gestión de Políticas Públicas de la Universidad de São Paulo (USP) y columnista de la 'Folha de S. Paulo'. Según datos del Latinbarómetro de 2017, solo el 43% de los brasileños apoya de forma decidida la democracia, frente al 78% de Venezuela y al 58% de Colombia. Además, tan solo el 13% de los brasileños se declara satisfecho con la democracia.

“Lo que hemos visto recientemente son frecuentes manifestaciones de personas en defensa de la intervención militar, principalmente en el ámbito de la movilización popular contra la corrupción. Y tenemos el fenómeno de Bolsonaro, que junto al Lulismo, es el gran fenómeno político de masas en Brasil. Bolsonaro representa claramente una corriente que desprecia la democracia, los derechos humanos y las instituciones”, agrega.

El diputado y militar de la reserva del Ejército Jair Bolsonaro, posible candidato de la extrema derecha a la Presidencia brasileña en 2018. (EFE)
El diputado y militar de la reserva del Ejército Jair Bolsonaro, posible candidato de la extrema derecha a la Presidencia brasileña en 2018. (EFE)

Ortellado se refiere a las manifestaciones callejeras en las que grupos organizados piden a gritos y con pancartas la intervención militar inmediata. Las ha habido pequeñas, en varias ciudades de Brasil, y más mayoritarias, como la del pasado 7 de septiembre. El día en que todo Brasil conmemoraba el fin de la monarquía y la introducción de la república, un grupo de manifestantes pidió durante los actos oficiales en el centro de Río de Janeiro la intervención militar y una “limpieza pública”. Una pancarta fue desplegada en la céntrica Avenida Presidente Vargas agradeciendo a los militares “por ayudar a construir un Río más pacífico”, en alusión a las operaciones militares realizadas este año en varias favelas contra el narcotráfico. También aparecieron camisetas y banderas a favor de la monarquía.

No se ha tratado de un hecho aislado. Hace unas semanas una pancarta enorme que pedía la intervención inmediata del Ejército fue colgada en un puente cerca del estadio Maracaná, en Río de Janeiro. En Facebook se multiplican los grupos que piden lo mismo. Este diario entró en contacto con algunos de los principales y el que tiene más seguidores accedió a conceder una entrevista, que sin embargo nunca llegó a concretizarse.

Por si no fuese suficiente, el pasado 17 de septiembre el general del Ejército Antonio Hamilton Martins Mourão afirmó que el alto comando de las Fuerzas Armadas estudia la posibilidad de una intervención militar ante la crisis política de Brasil, si la situación no se soluciona a través de las instituciones. Su declaración fue realizada después de que el exfiscal general del Estado, Rodrigo Janot, acusase por segunda vez al presidente de Brasil, Michel Temer, de ser miembro de una organización criminal y de obstrucción de la justicia.

“Si nadie lo arregla, tendrá de haber algún tipo de intervención para colocar orden en la casa”, dijo este militar. “Los poderes tendrán que buscar una solución. Si no lo consiguen, llegará la hora en que tendremos que imponer una solución… y esta imposición no será fácil, traerá problemas”, amenazó Mourão.

Su superior directo, el general Eduardo Villas Bôas, descartó la posibilidad de castigar a Mourão por sus declaraciones y, echando más leña al fuego, afirmó que las Fuerzas Armadas disponen de “un mandato para intervenir en la inminencia de un caos” en Brasil. El Gobierno central, por su parte, ha preferido mantener un prudente silencio, a pesar de que la Constitución de 1998 prohíbe explícitamente que los militares intervengan en asuntos políticos.

Para la historiadora francesa Maud Chirio, profesora de la Universidad de París Est Marne-la-Valée, la posibilidad de un golpe militar, impensable hace tan solo unos meses, hoy no puede ser del todo descartada. “Cuando un alto comando militar conversa sobre la posibilidad de una intervención en la política, es un hecho muy importante. Existe una regla absoluta en las Fuerzas Armadas que es la no intervención en la política. Y eso fue abiertamente hablado, sin consecuencias o puniciones. Es un hecho extremamente grave, independientemente de la posibilidad de ocurrir. De momento, no creo que sea lo más probable. Pero que un acto de tal indisciplina no haya tenido consecuencias nos aleja de un modelo de democracia estable”, afirma Chirio en una entrevista con Radio France Internacionale.

El politólogo Pablo Ortellado descarta la posibilidad de un golpe militar en Brasil. “No hay señales alarmantes en este sentido. Es cierto que hay ciertos sectores del Ejército que simpatizan con la idea. También es muy preocupante que una parte de la población apoya esta idea. No llega al 20%, o sea, no es mayoritaria, pero es alarmante”, afirma este profesor universitario, que subraya que no es un fenómeno únicamente brasileño.

"Los militares no tienen ni medios ni prestigio para hacerse con el poder"

“El tema de la militarización de las policías está siendo discutido en Colombia, en los Estados Unidos y en todo el continente americano, donde hay mucha desigualdad social. La América hispánica pide un abordaje más duro contra la violencia. Pero de aquí a que Brasil llegue a un intervención militar en toda regla en un corto plazo, es un paso muy grande. No estamos todavía en este punto, aunque lo que está aconteciendo es muy alarmante. Y lo que más preocupa es, sin dudas, la candidatura de Bolsonaro y el hecho de que haya llegado hasta este nivel” añade.

“No creo que ahora sea posible un golpe militar en Brasil. El golpe ya aconteció, fue el impeachment [de Dilma Rousseff]. El nuevo Gobierno está tirando todos los derechos de la población e implantando una agenda neoliberal que jamás sería votada democráticamente en Brasil. Yo creo que los militares no hacen parte de este golpe que ya está en marcha. Dudo que se produzca un golpe encima del golpe”, asegura Ivi Dias, diseñadora gráfica e hija de un militar fallecido.

Esta mujer de 43 años recuerda una infancia opulenta, cuando su familia tenía tres coches, una cocinera, una mujer de la limpieza y una interna que se ocupaba de los niños. “Mi padre cobraba muy bien, pero el Ejército comenzó a perder privilegios. Yo recuerdo que mi padre se quejaba mucho de esto. Hoy, las Fuerzas Armadas están sin dinero y ya no gozan del poder que tuvieron durante la dictadura [de 1964-1985]”, dice.

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva durante un mitin en Río de Janeiro, Brasil. (Reuters)
El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva durante un mitin en Río de Janeiro, Brasil. (Reuters)

Esta diseñadora destaca que en aquella época ser militar era muy prestigioso. “Todas las mujeres querían casarse con un militar. Era lo equivalente a ser un magistrado hoy, que gana muy bien. Hoy los militares de antaño son los jueces, que han llevado a cabo el golpe a través del Tribunal Supremo. Los militares no tienen ni medios ni prestigio para hacerse con el poder. En la época del golpe militar del ‘64 el contexto era completamente distinto. Hoy, quitando a Bolsonaro, casi no hay militares en la Cámara y en el Senado, ni en las otras instituciones”, añade.

La falta de alternativas electorales

Para el politólogo Pablo Ortellado, el problema reside en la falta de alternativas electorales para 2018. “Si observamos el escenario electoral, hay otras posibles candidaturas no políticas, como la de João Doria (el actual alcalde de São Paulo), que se presenta como empresario y no como político y que ofrece soluciones fuera del sistema político. Está también Joaquim Barbosa (expresidente del Tribunal Supremo), que representa el sistema judicial. El tema es que estas candidaturas son tímidas y muy titubeantes”, explica.

Soldados brasileños durante una operación contra el narcotráfico en la favela de Mangueira, en Río de Janeiro. (Reuters)
Soldados brasileños durante una operación contra el narcotráfico en la favela de Mangueira, en Río de Janeiro. (Reuters)

“Doria quedó amenazando con presentarse y ahora parece que se ha echado para atrás. Luciano Huck (un famoso presentador), alguien del mundo televisivo, también parecía tener intenciones, pero también ha dicho que no. Marina Silva (candidata verde que disputó la presidencia contra Lula y Dilma) sólo se lanzó como candidata a principios de diciembre. Y Joaquim Barbosa debe definirse el año que viene. Entonces esta insatisfacción sistémica está siendo enteramente capitalizada por Bolsonaro, que se presenta como alguien fuera del sistema, aunque sea un político activo, que juega contra el sistema político y que representa las instituciones militares”, analiza Ortellado.

Siete militares entrevistados de forma anónima por una revista brasileña señalan que no hay un deseo explícito entre los militares de dar un golpe, a pesar de las presiones que están recibiendo por parte de un sector de la sociedad civil. Las razones que esgrimen son varias: como muestra la experiencia de 1964, un golpe puede acabar en una dictadura sangrienta y larga; en la actualidad hay poco más de 400.000 oficiales profesionales que difícilmente conseguirían imponer su voluntad a los 207 millones de brasileños; y existe el riesgo de que los empresarios corruptos consigan comprar a los altos cargos del Ejército, lo que no ayudaría a solucionar el grave problema de corrupción que vive Brasil en la actualidad.

“Los grupos que piden la intervención militar en las calles son la extrema derecha delirando, son grupos minoritarios que representan la parte fascista de Brasil que está satisfecha con la represión policial y con las leyes represoras que están siendo votadas. El golpe ya está aconteciendo. Los militares pueden ser como mucho aliados, pero nunca harán su propio golpe”, señala Ivi Dias.

*Datos Latinbarómetro y DataFolha

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios