"ES UNA SOLUCIÓN PARA EL HAMBRE EN EL MUNDO"

El político brasileño que quería alimentar a los pobres con pienso

El alcalde de São Paulo, João Doria, lanzó en octubre una iniciativa para introducir este producto en comedores para indigentes. Ha dado marcha atrás, pero ahora prepara su salto a la escena nacional

Foto: El alcalde de Sao Paulo, Joao Doria, tras un encuentro con diputados en Brasilia, en octubre de 2017. (Reuters)
El alcalde de Sao Paulo, Joao Doria, tras un encuentro con diputados en Brasilia, en octubre de 2017. (Reuters)

“Está bueno, ya lo he probado. Tiene varios sabores e incluso el Ejército lo usa en situaciones de emergencia. El alimento fue desarrollado por científicos, elaborado con gran cuidado y presentado al Ayuntamiento de São Paulo con todos los respaldos académicos y científicos. Dura años y es el mismo que consumen los astronautas en el espacio”. Con estas palabras, João Doria, el polémico alcalde de la ciudad más rica de Brasil, anunciaba el pasado octubre su intención de introducir un pienso llamado 'farinata' como alimento en los centros escolares y los albergues para indigentes. Una iniciativa que ha desatado tal tormenta que el mandatario ha tenido que dar marcha atrás. Pero la polémica prosigue, alimentada por las aspiraciones de este político a la presidencia de Brasil.

Farinata es un personaje del Infierno de Dante Alighieri. Y de dantesco, este pienso para pobres tiene casi todo. Se trata de un producto en polvo o granulado fabricado con alimentos a punto de caducar, que son descartados por la industria alimentaria. La plataforma Sinergia, responsable de esta controvertida idea, asegura en su web que la farinata puede ser una “una solución práctica y eficaz para combatir el hambre en el mundo”.

La Iglesia Católica ya lo utiliza en Brasil desde hace años con la población más necesitada. Lo novedoso es que el alcalde de la ciudad -la más poblada de América Latina- intentara convertir la farinata en la panacea para nutrir a los habitantes de las áreas más deprimidas de su ciudad. Un amplio sector de la sociedad brasileña no ha tardado en condenar la propuesta. “Es una falta total de respeto hacia los avances de las últimas décadas en el campo de la seguridad alimentaria, en lo que se refiere a las políticas contra el hambre y la desnutrición”, ha respondido el Consejo Regional de Nutricionistas de São Paulo.

La mala publicidad de un vídeo divulgado por la oposición después del anuncio de la farinata puede haber jugado un papel fundamental en el cambio de rumbo de Doria. El vídeo se remonta al año 2011, a la época en la que el alcalde era presentador de la versión brasileña del reality show ‘El aprendiz’. En él Doria hace unas declaraciones que han mermado su ya comprometida popularidad: “¿Hábitos alimentarios? ¿Usted cree que la gente humilde, pobre, miserable, tiene hábitos alimentarios? Si consigue alimentarse, tiene que dar gracias a Dios”.

El cardenal y arzobispo metropolitano de São Paulo, Don Odilo Scherer, intentó echarle un cable, aunque fue en balde. “El pobre tiene hambre. Hábito alimentario es para quien tiene alimentos a disposición y puede permitirse el lujo de tener una alimentación regular. El pobre no tiene eso”, afirmó Scherer cuando estalló la polémica. “Claro que lo ideal de la comida es poderse sentar en la mesa, con un mantel bonito, cubiertos, todo muy bonito. Es incluso un momento social muy elaborado. Este sería el significado de una colación. Pero a los que se arrastran en el suelo por el hambre, ¿les dejo de atender porque no puedo darles eso o porque no puede sentarse en una mesa bien puesta?”, preguntó retóricamente el religioso, defensor de la farinata.

La propuesta de Doria es aún más peliaguda si tenemos en cuenta que en 2014 Brasil consiguió salir por primera vez en su historia del Mapa del Hambre de la FAO tras una década de medidas sociales impulsadas por los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. Recientemente el país tropical ha vuelto a registrar datos preocupantes y podría volver a entrar en esta estadística, según un reciente informe de la ONU.

Joao Doria vestido de barrendero, durante una campaña de limpieza en el centro de Sao Paulo, en enero de 2017. (Reuters)
Joao Doria vestido de barrendero, durante una campaña de limpieza en el centro de Sao Paulo, en enero de 2017. (Reuters)

¿Futuro candidato?

Pasando de un extremo a otro, el alcalde de la mayor ciudad de Brasil ha anunciado ahora el proyecto ‘Alimento Saludable’, que pretende ampliar la compra de productos de la agricultura familiar y orgánicos para los refectorios escolares de la red municipal. La previsión de la Administración es gastar 15 millones de reales (3,9 millones de euros) hasta finales de 2017.

El cambio de registro se debe con toda probabilidad a las aspiraciones políticas de Doria. Es un secreto a voces que el alcalde de São Paulo desea hacerse con la presidencia de Brasil en las próximas elecciones, que se celebrarán en octubre de 2018. Incluso el actual presidente de Brasil, Michel Temer, ha mostrado abiertamente su apoyo. No obstante, oficialmente Doria todavía no es candidato.

João Doria (1957) es un empresario, periodista, publicitario y político que pertenece al Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB). Fue elegido alcalde de São Paulo en octubre del año pasado en la primera ronda, con el 53% de los votos. Asumió el cargo en enero de este año. Desde el comienzo, su gestión ha sido salpicada por críticas y polémicas. En enero Doria apareció ante las cámaras de la prensa ataviado en ropa de barrendero y se dedicó a borrar algunos de los graffitis más emblemáticos de la ciudad, que en su momento fueron considerados los más grandes de América Latina. Su programa, que lleva el rimbombante nombre de ‘Ciudad linda’, es bastante impopular entre distintos sectores sociales.

Otra iniciativa que ha suscitado el rechazo generalizado ha sido la operación policial en la 'crackolandia', el barrio con mayor consumo de drogas de São Paulo. En mayo la demolición de un edificio ocupado por 23 drogodependientes dejó tres heridos y un reguero de invectivas. También hay que recordar la desastrosa entrevista que su esposa, la artista plástica Bia Doria, concedió a la Folha de S. Paulo tras el triunfo electoral de su marido. Hace aproximadamente un año, la entonces futura primera dama escandalizó A una parte de la sociedad brasileña al hablar de las trabajadoras domésticas de esta forma: “Imagina cómo estaría feliz si llegase una limpiadora ya sabiendo hacer las cosas. Muy pocas saben, a no ser las que ya pasaron por varias casas, pero en este caso llegan llenas de manías”.

Doria, que ama llevar polos de marca y que luce un look adinerado, suele recordar en las entrevistas que el periodo más difícil de su vida fue el del exilio, cuando el salario de su padre como profesor de la Universidad de la Sorbonne, en París, no conseguía cubrir los gastos familiares. También suele contar que, cuando volvió a Brasil, comenzó a trabajar a los 13 años en una agencia en la que su padre había sido director. “Hace 45 años soy un trabajador con mucho orgullo”, repitió como un mantra durante la campaña electoral. Asegura que desde hace muchos años duerme tres horas por noche debido al exceso de trabajo.

Mezcla de Silvio Berlusconi y Donald Trump, Doria tiene por encima de todo una buena labia. Su oratoria es muy sagaz gracias a la experiencia acumulada como presentador de televisión. Debido a sus dotes de comunicador, Doria lideró la intención de voto en la recta final de la campaña electoral, llegando a conquistar incluso a los sindicalistas. Durante la campaña afirmó que no es un político y sí un gestor, que donaría su salario y que no busca la reelección. También resaltó que no necesita mancharse con la corrupción porque posee un discreto patrimonio personal.

Un coche de policía investiga unas pintadas con el nombre de Doria realizadas por un artista llamado Iaco, en la avenida 23 de Maio de Sao Paulo, en marzo de 2017. (Reuters)
Un coche de policía investiga unas pintadas con el nombre de Doria realizadas por un artista llamado Iaco, en la avenida 23 de Maio de Sao Paulo, en marzo de 2017. (Reuters)

Crisis de representatividad

La realidad hoy es bien distinta. Si es verdad que efectivamente ha donado su salario de 20.000 reales mensuales (cerca de 5.200 euros), también es cierto que no ha cumplido muchas de sus promesas electorales. A día de hoy Doria es el alcalde de São Paulo que menos proyectos de ley ha enviado a la Cámara en 32 años. Hasta el pasado mes de junio, la alcaldía había invertido 250 millones de reales (64,8 millones de euros) en el municipio, un valor que equivale al 4,5% del total previsto en los presupuestos para el año entero, que ascienden a 5.500 millones de reales (1.427 millones de euros). Fuentes municipales señalan que se han destinado solo 1.000 millones de reales (259,4 millones de euros) a inversiones para 2017, y que el resto está congelado.

Otra práctica muy criticada de este alcalde mediático es su afición a los acuerdos con empresas privadas para que hagan “donaciones” al Ayuntamiento de São Paulo. Generalmente se trata de pequeñas cantidades de productos de dudosa calidad. En varias ocasiones estaban próximos al plazo de caducidad, como es el caso de los medicamentos. Sin embargo, las empresas en cuestiones reciben una enorme publicidad gratuita con el alcalde que pone su imagen a disposición de los empresarios agraciados.

Lejos de los resultados electorales obtenidos hace menos de un año, su gestión tiene hoy una aprobación de tan solo el 32%, mientras que el 26% de la población la encuentra pésima, según datos de la popular encuesta Datafolha. A pesar de su activismo en Twitter (otro parecido con Trump), Doria enfrenta una clara crisis de representatividad, que se ha visto afectada por el farinata-gate.

El pasado mes de agosto la revista brasileña IstoÈ llevó a portada una foto de Doria, en la que lo presentaba como el candidato ideal en la carrera hacia la presidencia. “Nace el Anti-Lula” tituló la revista. La portada está calcada en la que la revista estadounidense Esquire dedicó a Bill Clinton en diciembre de 2010, según la prensa cercana a la oposición.

Recientemente el vicepresidente nacional del PSDB y exgobernador de São Paulo, Alberto Goldman, le ha atacado públicamente. “No tenemos alcalde, tenemos un candidato a la presidencia de la República”, resumió el mes pasado Goldman al hablar del escaso compromiso del alcalde con su electorado. Enseguida Doria respondió a esta provocación publicando un vídeo en Internet, en el que tachó a Goldman de “fracasado” e “improductivo”. También le acusó de “vivir en pijama”, una forma de decir que no trabaja.

Doria se ha mostrado caballeroso y ha apoyado la candidatura a la presidencia de su compañero de partido y gobernador de São Paulo Geraldo Alckmin. Sin embargo, varios analistas políticos coinciden en que hay mucho camino por delante y que Doria podría ser un buen adversario para contrarrestar el auge del representante de la extrema derecha, Jair Bolsonaro.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios