se dedica al diseño de ropa y joyas

Así es Melania Trump, la exuberante exmodelo que podría ser primera dama

Esta mujer de 45 años está casada con el hombre que lidera la intención de voto por el Partido Republicano. Su perfil poco 'tradicional' la está relegando a un segundo plano durante la campaña

Foto: Melania Trump, esposa de Donald Trump, es una exmodelo eslovaca (AP)
Melania Trump, esposa de Donald Trump, es una exmodelo eslovaca (AP)

Su última aparición en público ha estado marcada por la polémica. Durante Convención Nacional Republicana más controvertida de los últimos años, aquella que encumbrará a Donald Trump como candidato a la presidencia por el Partido Republicano, su mujer ha acaparado la atención mediática después de haber sido acusada de plagiar un discurso que Michelle Obama enunció en 2008. Así, Melania Trump –esposa del conocido magnate y empresario–, defendió que sus palabras habían sido escritas por ella misma después de que su marido dijera sentirse "muy orgulloso" de la posible futura primera dama de Estados Unidos.

Ojos claros, pómulos definidos y marcados rasgos de Europa del Este. La apariencia física de Melania Trump no deja lugar a dudas sobre su origen. Nacida en un pueblo de Eslovenia de apenas 5.000 habitantes, la esposa del hombre que lidera el Partido Republicano de Estados Unidos podría dejar atrás su pasado humilde para convertirse en la primera dama del país.

Si su marido ganara las próximas elecciones presidenciales, Melania pasaría a ser la sucesora de Michelle Obama al frente del sector femenino en la Casa Blanca. Una mujer con un perfil muy diferente al que hasta ahora han tenido las esposas de los presidentes, pues esta exmodelo no cumple con el clásico boceto del costumbrismo imperante. A los 16 años comenzó su andadura en el mundo de la moda, alcanzando pasarelas de renombre tan importante como las de Milán gracias a un contrato con una agencia italiana recién cumplida la mayoría de edad. 

La pareja se casó en 2005. (EFE)
La pareja se casó en 2005. (EFE)

Ahora Melania se dedica al diseño de ropa y joyería y comparte en sus redes sociales fotos suyas en las que sale muy favorecida, sus cenas o momentos en los que disfruta de una taza de café luciendo un carísimo bolso. Un comportamiento que podría no gustarle demasiado al conservador votante republicano. “¿Por qué no la vemos?”, se preguntaba a finales de 2015 Frank Luntz, analista conservador, en alusión a la ausencia de la mujer de Trump en la campaña electoral. La razón para este experto en política estaba clara: “Porque los republicanos tienen una visión tradicional del matrimonio, y Melania no es la esposa tradicional”. 

Así es Melania Trump, la exuberante exmodelo que podría ser primera dama

Así es Melania Trump, la exuberante exmodelo que podría ser primera dama

De hecho, Donald Trump y Melania Knavs  –su nombre de soltera– se llevan cinco lustros: ella tiene 45 años; él, 70. Un cuarto de siglo de diferencia durante el cual al precandidato a la Casa Blanca le dio tiempo a contraer matrimonio hasta en dos ocasiones más. En 2005, su actual esposa ocupó su corazón, y con ella ha tenido un hijo que ahora cuenta con nueve años al que han llamado Barron.

Para romper con esta sensación de 'ocultamiento' de Melania de cara al electorado, la pareja concedió una entrevista a la revista 'People'. Preguntada sobre si coincide con su marido a nivel político, Melania Trump respondió de manera muy diplomática alegando: “Ese es su trabajo, yo le estoy apoyando”. Tirando balones fuera, evitó contestar a las cuestiones planteadas sobre las palabras racistas de su esposo hacia los inmigrantes. Ella, de hecho, no es estadounidense de nacimiento, aunque ahora ya tiene la nacionalidad: “Pasé por un largo proceso. Creo que la gente debe acatar la ley”.

Melania, a la derecha de Trump, en un discreto segundo plano durante el Open de tenis de EEUU. (EFE)
Melania, a la derecha de Trump, en un discreto segundo plano durante el Open de tenis de EEUU. (EFE)

Habrá que esperar todavía unos meses para saber si Melania se convierte o no en primera dama de Estados Unidos. De momento, se sigue especulando sobre cuál sería su papel dentro de la Casa Blanca y sobre los cometidos que le serían asignados, pero Donald Trump tiene claro que su esposa sería una perfecta compañera al frente del Gobierno: “Sería una maravillosa representante para nuestro país, y puedo verla muy involucrada en asuntos relacionados con la salud de la mujer”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios