el evento durará cuatro días

Guía para seguir la convención republicana que encumbrará a Donald Trump

Este lunes comienza el encuentro que permite a las bases y a sus líderes oficializar al candidato vencedor en las primarias. Se esperan problemas, dentro y fuera del recinto

Foto: Un agente del Servicio Secreto monta guardia en el recinto de la Convención Nacional Republicana en Cleveland, Ohio, el 17 de julio de 2016. (Reuters)
Un agente del Servicio Secreto monta guardia en el recinto de la Convención Nacional Republicana en Cleveland, Ohio, el 17 de julio de 2016. (Reuters)

Ya está aquí su momento: contra todo pronóstico, el magnate Donald Trump va a ser confirmado como candidato a la presidencia de los EEUU en la convención republicana que empieza este lunes en Cleveland, Ohio. Cuatro días de confeti, discursos y planes para el futuro de un partido que ha sido subyugado por un empresario procaz y sin experiencia política que ha sabido oler como nadie el descontento nacional, y usarlo.

El evento que une cada cuatro años a los líderes del partido con las bases y los simpatizantes, y que permite a los delegados oficializar al candidato más votado en las elecciones primarias, va a ser esta vez diferente: una convención incompleta, con ausencia de figuras prominentes, y que promete ser tormentosa dentro y fuera de sus muros.

Los disidentes del Nunca Trump

Desde hace meses, varios senadores y delegados se oponen al magnate. La plataforma #NeverTrump sigue buscando una fórmula para evitar su nominación: desde encontrar a un candidato alternativo hasta cambiar las reglas electorales. La semana pasada, el comité debatió durante 15 horas la posibilidad de liberar a los delegados de su compromiso con el votante de las primarias. Es decir, de permitirles votar, en la convención, al candidato que crean conveniente. La propuesta fue derrotada.

Los #NeverTrump argumentan que el magnate no es un verdadero conservador, dada su postura más bien progresista en cuestiones como la sanidad y su ferviente oposición a la guerra de Irak, y que su retórica extremista podría dañar seriamente al partido. Los 21 miembros anti-Trump (de 168 que forman el comité de la convención) tienen pocas posibilidades, pero escenifican una división que no agrada al liderazgo republicano.

El GOP (Viejo Gran Partido, por sus siglas en inglés) ha ido cediendo poco a poco al empuje del millonario hasta acogerlo como un mal menor para recuperar la Casa Blanca. Les obliga la democracia más elemental, ya que Donald Trump ha sido el político más votado de la historia en unas elecciones primarias republicanas, con 13 millones de votos. El otro motivo es Hillary Clinton, enormemente detestada por los conservadores, que preferirían ver al mismo diablo sentarse en el despacho oval. 

Preparativos en marcha para la convención republicana. (Reuters)
Preparativos en marcha para la convención republicana. (Reuters)

25 patrocinadores han dejado tirado al partido

El rechazo al candidato también es económico. Según la revista 'Politico', los organizadores de la convención han pedido seis millones de dólares al magnate conservador Sheldon Adelson, ya que más de dos docenas de compañías han retirado sus patrocinios en protesta por el mensaje de Trump. En total, 8,1 millones de dólares.

La tecnológica Apple se ha negado a prestar asistencia este año a la convención, mentando los comentarios de Trump contra los inmigrantes, las minorías y las mujeres. A diferencia de otros años, la empresa (que también ha sido el blanco de la ira de Trump por no permitir a la policía entrar en el iPhone de un presunto terrorista) no va a colocar patrocinios ni a aportar ayuda técnica.

Quiénes son la América de Trump

La lista de participantes refleja la América del magnate, la de los hombres de negocios, los 'sheriffs', el mundo televisivo y las portadas de las revistas. La convención dará voz a los políticos del entorno de Trump: el ultraconservador Newt Gingrich y Chris Christie, que se habían barajado como vicepresidentes; sus antiguos rivales más a la derecha, como Ted Cruz, y congresistas y gobernadores que le han brindado su respaldo.

También hablará la familia Trump, empezando por su mujer, Melania, y famosos no demasiado conocidos, pero que han sido enérgicos en su apoyo al aspirante. El actor de televisión Antonio Sábato Jr., la golfista Natalie Gulbis (número 484 del mundo, pero habitual en portadas de revistas masculinas), la campeona de lucha Dana White y la exreina de la belleza Pat Smith. Sus amigos magnates, como Peter Thiel o Phil Ruffin, y el director de la Asociación Nacional del Rifle, Chris Cox, completarán el evento.

El programa electoral republicano

La convención tiene que aprobar la llamada 'plataforma', o programa electoral del partido, que ya está esbozada y resulta fuertemente conservadora. El documento ofrece una visión tradicionalista del matrimonio y la familia, prohíbe a las mujeres militares entrar en combate, dice que el carbón es “energía limpia”, que la pornografía es una “crisis de salud pública” e incluye la propuesta estrella de Trump: el muro que bloquearía la frontera con México.

El pintor Julian Raven sostiene un cuadro de Donald Trump hecho por él mismo, horas antes del inicio de la convención. (EFE)
El pintor Julian Raven sostiene un cuadro de Donald Trump hecho por él mismo, horas antes del inicio de la convención. (EFE)

Los cuatro días del evento están divididos en bloques temáticos que han sido bautizados a partir del eslogan de campaña: 'Make America Great Again' (hacer América grande otra vez). Este lunes, se abordan temas como la seguridad nacional y la inmigración ('Make America Safe Again'); el martes se dedicará al trabajo y el crecimiento; luego a las oportunidades económicas, y el jueves llegarán las conclusiones y el discurso final de Donald Trump.

Agitación en las calles de Cleveland

La parte más delicada no está dentro de la convención, sino fuera, en las calles de Cleveland. Todas las pasiones que desata Donald Trump se van a manifestar en forma de protestas a favor y en contra y de grupos activistas armados hasta los dientes. Los nuevos Panteras Negras han anunciado que planean andar armados por la calle, igual que algunos delegados pro-Trump, en el otro bando.

A la vista del tiroteo del domingo en Baton Rouge, donde murieron tres agentes, y los sucesos de violencia en Dallas hace dos semanas, el sindicato de policía local ha pedido la suspensión de la ley que permite llevar armas al descubierto, para evitar confusión a la hora de perseguir a posibles sospechosos. El gobernador de Ohio, John Kasich, ha respondido que no puede hacer nada al respecto: las leyes del estado permiten llevar armas al descubierto en todas partes, salvo dentro de la propia convención.

Las autoridades de Cleveland reconocen su nerviosismo y por eso han recibido cuantiosos refuerzos. El Gobierno federal ha entregado 50 millones de dólares para encargar equipos antidisturbios y contratar seguridad extra. Ya hay desplegados 5.500 agentes, 3.000 de ellos federales y 2.000 de los estados vecinos. La policía ya ha hecho hueco en las cárceles e incluso ha pedido a las personas sin hogar que identifiquen a quienes no reconozcan entre los suyos, para evitar posibles infiltrados.

Si todo sale con normalidad, si la calle se comporta, la disidencia interna del partido no da una sorpresa y la falta de financiación no afecta al evento,125.000 globos lloverán este jueves sobre un nuevo candidato republicano a la Casa Blanca. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios