Cazando microplásticos del Mediterráneo: próxima amenaza para la salud humana

  • Pantalla completa
Bióloga marina especializada en microplásticos
1 de 7
Comparte la fotografía

Bióloga marina especializada en microplásticos

Maria-Luiza Pedrotti, bióloga marina del CNRS especializada en microplásticos, utiliza una red para recolectar una muestra de agua tomada del Mar Mediterráneo en un barco de investigación costera como parte de un estudio científico sobre microplásticos que dañan los ecosistemas marinos, cerca de Villefranche-Sur-Mer. en la Riviera francesa (Eric Gaillard / Reuters)

Plásticos bajo la lupa
2 de 7
Comparte la fotografía

Plásticos bajo la lupa

Un científico utiliza una lupa para observar una muestra tomada del Mar Mediterráneo como parte de un estudio científico sobre los ecosistemas marinos dañinos por microplásticos en el Laboratorio Oceanográfico Villefranche (LOV) (Eric Gaillard / Reuters)

La experta en microplásticos Maria-Luiza Pedrotti
3 de 7
Comparte la fotografía

La experta en microplásticos Maria-Luiza Pedrotti

Maria-Luiza Pedrotti, bióloga marina del CNRS especializada en microplásticos, posa en un barco de investigación costera mientras trabaja en un estudio científico sobre microplásticos que dañan los ecosistemas marinos, cerca de Villefranche-Sur-Mer, en la Riviera francesa (Eric Gaillard / Reuters)

Examinando las muestras
4 de 7
Comparte la fotografía

Examinando las muestras

Un científico sostiene una botella de formalina antes de examinar una muestra de mar tomada del Mar Mediterráneo como parte de un estudio científico sobre microplásticos que dañan los ecosistemas marinos, en el Laboratorio Oceanográfico de Villefranche (LOV), en Villefranche-Sur-Mer, en la Riviera francesa. (Eric Gaillard / Reuters)

Analizando los microplásticos
5 de 7
Comparte la fotografía

Analizando los microplásticos

Marie Emmanuelle Kerros Rouger, ingeniera asistente del CNRS, observa una pieza de plástico encontrada entre una muestra de mar tomada del Mediterráneo como parte de un estudio científico sobre microplásticos que dañan los ecosistemas marinos (Eric Gaillard / Reuters)

Red de arrastre para plásticos
6 de 7
Comparte la fotografía

Red de arrastre para plásticos

Los científicos usan una red para recolectar una muestra de mar tomada del Mar Mediterráneo en un barco de investigación costera del CNRS como parte de un estudio científico sobre los ecosistemas marinos dañinos por microplásticos, cerca de Villefranche-Sur-Mer, en la Riviera francesa (Eric Gaillard / Reuters)

Los problemas del consumo de plástico, sobre todo de los plásticos de un solo uso, llevan décadas siendo parte de las discusiones de políticas ambientales, pero estos últimos años han sido nuestros océanos los que han vuelto a poner el tema sobre la mesa, dando una voz de alarma casi agónica. 

Los océanos nos han devuelto nuestras miserias como sociedad en un vómito de plástico que nos ha dejado primero perplejos y finalmente parece que estamos despertando a la acción. 

Sabemos ahora que hay una isla de basura plástica flotando entre California y Hawai que tiene tres veces el tamaño de Francia y hemos descubierto este año que es 16 veces más grande de lo que pensábamos y que se incrementa exponencialmente. Sabemos que la pequeña isla Henderson, en el Pacífico Sur, que no está poblada, está cubierta con 38 millones de trozos de plástico. 

Hasta el 90 % de la basura marina podría ser plástica y además crece sin parar, a un ritmo de ocho millones de toneladas al año. Saber que, de seguir las tendencias actuales, en 2050 habrá más plástico que peces en el océano es uno de esos hechos que conmueve a una ciudadanía a veces saturada de alarmas medioambientales, y que ha vuelto a demostrar de una manera inequívoca lo que somos capaces (de destruir) como especie.

No es de extrañar que este hecho haya sido usado como una de las razones para el lanzamiento de la estrategia de plásticos de la Unión Europea.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios