¿Puede el cambio climático lograr la legalización del cannabis en Líbano?

  • Pantalla completa
Baalbek, la región libanesa del cáñamo
1 de 7
Comparte la fotografía

Baalbek, la región libanesa del cáñamo

Una planta de cannabis en el cultivo de Baalbek (Mohamed Azakir / Reuters)

Un cultivo idóneo para la sequía libanesa
2 de 7
Comparte la fotografía

Un cultivo idóneo para la sequía libanesa

Un granjero cultiva sus plantas de cannabis en Yammouneh, al oeste de Baalbek, Líbano (Mohamed Azakir / Reuters)

Queremos una amnistía
3 de 7
Comparte la fotografía

"Queremos una amnistía"

Un granjero cultiva sus plantas de cannabis en Yammouneh, al oeste de Baalbek, Líbano (Mohamed Azakir / Reuters)

El cannabis, sustento de agricultores pobres
4 de 7
Comparte la fotografía

El cannabis, sustento de agricultores pobres

Un granjero cultiva sus plantas de cannabis en Yammouneh, al oeste de Baalbek, Líbano (Mohamed Azakir / Reuters)

Plantas de marihuana recortadas contra el cielo libanés
5 de 7
Comparte la fotografía

Plantas de marihuana recortadas contra el cielo libanés

Plantas de cannabis en el cultivo de Baalbek (Mohamed Azakir / Reuters)

Panorámica de los campos de cannabis de Baalbek
6 de 7
Comparte la fotografía

Panorámica de los campos de cannabis de Baalbek

Una planta de cannabis en el cultivo de Baalbek (Mohamed Azakir / Reuters)

El contraste entre el verde vibrante de un campo de cannabis y la tierra árida cercana en el valle de Bekaa en el Líbano ha planteado durante años un dilema para los agricultores empobrecidos de la zona.

El cannabis es más resistente, requiere menos agua y es más barato de cultivar que otros cultivos principales de la región, como las manzanas y las patatas, pero también es ilegal... por ahora.

El parlamento libanés considerará legalizar su cultivo para uso medicinal, dijo el portavoz el mes pasado, pero en Bekaa, algunas personas no están convencidas de que haya un cambio significativo.

"Es como darle un hueso a un perro porque la gente está hambrienta y no puede soportarlo más", dijo el agricultor de cannabis Abu Mohammad, de 52 años. "Pero lo legalicen o no, lo más importante es dar una amnistía", dijo, haciéndose eco de una queja común en la región.

Los agricultores se enfrentan a penas de prisión de cinco años.

Lo que enoja a algunas personas en Bekaa es la sensación de que no tienen otra opción que cultivar algo ilegal. 

Abu Abdo, de 40 años, residente de la vecina ciudad de Brital, quien pasó años en prisión por plantar cannabis, dijo que fue el alto desempleo local lo que empujó a los agricultores a cultivar. "Ahora sirve para traer algo de dinero, pero no es una solución", dijo.

El alcalde, Shreif, planteó la posibilidad de que el cultivo de cannabis legalizado pueda regularse de la misma manera que el tabaco, con el gobierno comprando el cultivo a un precio fijo.

Pero por ahora, hay pocas probabilidades de un avance rápido hacia la legalización. Casi cuatro meses después de las elecciones generales, los partidos políticos del Líbano siguen discutiendo sobre la formación de un gobierno de coalición.

Pero en Bar Elias, un pueblo cercano, los agricultores dicen que están luchando. Khaled Araji, un agricultor, dijo que su reciente cosecha de vegetales había sufrido catastróficamente por la sequía. El río que lo regó se ha secado: "Ni siquiera un pájaro puede beber de él".

Añadió que si el gobierno lo permitía, cultivaría cannabis.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios