La nave 'indestructible' de la NASA para "tocar el Sol"

  • Pantalla completa
La nave Solar Probe
1 de 7
Comparte la fotografía

La nave Solar Probe

¿Se puede sobrevivir a 'sólo' 6 millones de kilómetros del Sol? La respuesta a esa pregunta la tiene esta sonda, que se lanzará el año que viene, y que cuenta con un escudo solar formato por un compuesto de carbono. Cuando llegue hasta el sol se convertirá en la nave más rápida jamas construida, ya que alcanzará una velocidad de 200 kilómetros por segundo. Cómete esa, hyperloop.

Los técnicos e ingenieros realizan pruebas de barra de luz en la sonda solar parker de la NASA
2 de 7
Comparte la fotografía

Los técnicos e ingenieros realizan pruebas de barra de luz en la sonda solar parker de la NASA

Técnicos e ingenieros realizan pruebas de barras de luz en Parker Solar Probe de la NASA, que viajará a través de la atmósfera del Sol, en la instalación de procesamiento de Astrotech cerca del Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Titusville, Florida, el 5 de junio de 2018
(NASA / Reuters)

El escudo térmico de la nave
3 de 7
Comparte la fotografía

El escudo térmico de la nave

Betsy Congdon, ingeniero jefe del Sistema de Protección Térmica Parker Solar Probe en APL, muestra una muestra de lo que el escudo térmico puede hacer con calor aplicado durante una sesión de información preliminar en la sonda solar Parker de la NASA en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, 20 de julio. 2018.
(REUTERS / Mike Brown)

Presentación de la misión al Sol
4 de 7
Comparte la fotografía

Presentación de la misión al Sol

Alex Young, científico solar en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, Nicola Fox y Betsy Congdon hablan durante una sesión de información previa en la sonda solar Parker de la NASA en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, el 20 de julio de 2018.
(REUTERS / Mike Brown)

Inspirados en Eugene Parker
5 de 7
Comparte la fotografía

Inspirados en Eugene Parker

El Dr. Eugene Parker, astrofísico de la Universidad de Chicago, sonríe después de recibir un primer modelo a escala de Parker Solar Probe durante el anuncio de la NASA en su primera misión de volar directamente a la atmósfera del sol en la Universidad de Chicago

(Kamil Krzaczynski / Reuters)

Primera misión a la atmósfera solar
6 de 7
Comparte la fotografía

Primera misión a la atmósfera solar

El Dr. Thomas Zurbuchen, Administrador Asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA, habla mientras el Dr. Eugene Parker, astrofísico de la Universidad de Chicago, el Dr. Nicola Fox, científico del proyecto Solar Probe Plus y el Dr. Rocky Kolb de la Universidad de Chicago escuchan durante el anuncio de la NASA sobre su primera misión para volar directamente a la atmósfera del sol en la Universidad de Chicago, el 31 de mayo de 2017.

(Kamil Krzaczynski / Reuters)

Se llama Parker Solar Probe y es una nave espacial del tamaño de un coche que despegó hace meses de Cabo Cañaveral a bordo de un cohete Delta IV Heavy de la compañía United Alliance. El objetivo de la misión era acercarse al Sol mucho más que cualquier otro objeto. Ya ha dado su primera vuelta completa al sol. Ahora le quedan 24 más.

El pasado 20 de julio de 2018, Nicky Fox, científico en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y Alex Young, director asociado de ciencias en el Goddard Space Flight Center, presentaron los objetivos científicos de la misión y la tecnología que lleva incorporada.

"Hemos estado estudiando el Sol durante décadas, y ahora finalmente vamos a ir a donde está la acción", dijo Young. Nuestro Sol es mucho más complejo de lo que parece. En lugar del disco estable e inmutable que parece, el Sol es una estrella dinámica y magnéticamente activa. Su atmósfera envía constantemente material magnetizado hacia el exterior, que llega mucho más allá de la órbita de Plutón e influyen en todos los planetas a lo largo del camino.

La influencia de la actividad solar en la Tierra y otros mundos se conoce colectivamente como clima espacial, y la clave para entender sus orígenes radica en la comprensión del Sol mismo.

"La energía del Sol siempre fluye más allá de nuestro mundo", dijo Fox. "Y aunque el viento solar es invisible, podemos verlo rodeando los polos como la aurora, son hermosos pero revelan la enorme cantidad de energía y partículas que caen en cascada en nuestra atmósfera. No tenemos una gran comprensión de los mecanismos que impulsan ese viento hacia nosotros, y eso es lo que vamos a descubrir ".

Ahí es donde entra en juego el Parker Solar Probe. La nave espacial lleva instrumentos para estudiar el Sol de forma remota y directamente. Juntos, los datos de estos instrumentos de vanguardia deberían ayudar a los científicos a responder tres preguntas fundamentales sobre nuestra estrella.

Una de esas preguntas es el misterio de la aceleración del viento solar. A pesar de que en gran medida captamos los orígenes del viento solar en el Sol, sabemos que hay un punto, aún no observado, donde el viento solar se acelera a velocidades supersónicas.

En segundo lugar, los científicos esperan aprender el secreto de las enormes temperaturas de la corona. La superficie visible del Sol es de aproximadamente 6.000ºC, pero por razones que no comprendemos del todo, la corona es cientos de veces más caliente, alcanzando varios millones de grados. Esto es contrario a la intuición, ya que la energía del Sol se produce en su núcleo.

"Es un poco como si te alejaras de una fogata y de repente estuvieras mucho más caliente", dijo Fox.

Finalmente, los instrumentos de Parker Solar Probe deberían revelar los mecanismos tras la aceleración de partículas energéticas solares, que pueden alcanzar velocidades de más de la mitad de la velocidad de la luz a medida que se desplazan lejos del Sol. Tales partículas pueden interferir con la electrónica de los satélites, especialmente aquellos que están fuera del campo magnético de la Tierra.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios