Giulia Veloce, una berlina para disfrutar a tope de la conducción
  1. Motor
Desde 57.000 euros

Giulia Veloce, una berlina para disfrutar a tope de la conducción

Motor turbodiesel de 210 caballos, cambio automático de ocho marchas y tracción Q4

Heredero de una larga tradición en la marca italiana, el nombre de Giulia representa algunos de los deportivos más interesantes de la historia de la marca. Si a ese nombre le añadimos el apellido Veloce, tenemos ante nosotros un vehículo pensado para disfrutar al máximo de la conducción. Sus principales argumentos, un potente motor diesel, unas suspensiones muy firmes y deportivas, unas levas para el cambio automático de grandes dimensiones, basadas en las de Ferrari. Qué podía salir mal con todo este arsenal de equipamiento.

Sin duda el Giulia es un coche que enamora, aunque quizá poco interesante frente a su competencia si analizamos una posible compra racional por su espacio interior, por al acceso al habitáculio o por su maletero. Aunque los 480 litros de capacidad le sitúan en línea con lo que ofrecen las berlinas equivalentes de este segmento. Donde este coche gana por goleada a la mayor parte de sus rivales es en lo que a placer de conducción se refiere. Y donde pierde es en los acabados, que están por debajo de lo esperado.

Cuando uno se sienta a los mandos de este Giulia sabe que, por encima de todo, va a disfrutar al volante. Y es que el puesto de conducción ya engancha perfectamente a los mejores aficionados a la conducción deportiva. Un volante muy vertical, de tacto duro y con una dirección bastante rápida, lo que hace que sus reacciones sean muy ágiles.

placeholder Todo en el Giulia Veloce está pensado para la conducción más deportiva, incluyendo los asientos.
Todo en el Giulia Veloce está pensado para la conducción más deportiva, incluyendo los asientos.

Es un volante que juega ese toque más deportivo, entre otras cosas por el botón de arranque situado en la parte central del volante, en su lado izquierdo. Pero sobre todo llaman la atención las generosas levas para manejar el cambio automático. Son muy buenas, quizá las mejores que he utilizado y similares a las de los modelos de Ferrari. Unas levas de aluminio, muy grandes y por supuesto fijas en la columna de la dirección y que no se mueven con el volante. Con ello se garantiza una perfecta utilización de las levas, sin errores, incluso en las situaciones más apuradas.

Foto: prueba-alfa-romeo-stelvio

El motor de nuestra unidad de pruebas era un turbodiesel de 2 litros con una potencia de 210 caballos. Es un motor muy interesante, porque ofrece una generosa cifra de par y desde muy pocas vueltas, lo que facilita su conducción. Para los más puristas, que no quieren ver una mecánica diesel en su coche, se ofrece la alternativa de un propulsor de gasolina con turbo de 280 caballos.

El Giulia es una berlina que destaca por su gran deportividad. Las versiones de acceso cuentan con propulsión trasera, lo que les hace aún más divertidos en carreteras viradas. En esta versión se incluye de serie la tracción a las cuatro ruedas con el sistema Q4 que permite un notable aumento de las prestaciones, proporciona mayor velocidad en curva y una seguridad ampliada. Aunque a efectos de la conducción es menos divertido el Giulia Q4 porque resulta más difícil poner el coche ante una situación apurada.

placeholder Su cuadro combina los clásicos relojes con una pantalla central configurable que aporta mucha información.
Su cuadro combina los clásicos relojes con una pantalla central configurable que aporta mucha información.

Para los que aún quieran más, hay por encima de esta variante Veloce dos opciones aún más deportivas basadas en el Giulia. Por un lado el Quadrifoglio, con el que este modelo se convierte en una muy buena alternativa para las versiones equivalentes tope de gama de los fabricantes alemanes. Las versiones con las siglas RS en Audi, M en BMW o AMG en el caso de Mercedes. Un motor de 510 caballos y un comportamiento dinámico realmente excepcional garantizan disfrutar al volante, aunque dadas sus prestaciones brutales, es mejor hacerlo en un circuito. Y todavía queda un paso más extremo dentro de la gama del Giulia, muy radical, las versiones GTA.

Giulia Veloce

Pero volvamos con nuestra prueba, la de un coche muy deportivo pero al mismo tiempo bastante racional por sus consumos y porque también permite una conducción suave. Aunque tengo que reconocerles que me parece difícil mantener mucho tiempo la sangra fría ante un modelo como este. En cualquier caso, el vehículo ofrece el selector de modos de conducción, lo que en la marca se denomina DNA. Es un selector situado por detrás del cambio con las posiciones, Dynamic, Normal y Advanced Efficiency. Para disfrutar al volante hay que seleccionar el modo D, los cambios se hacen más arriba de vueltas, y suspensión y dirección se adaptan a esa conducción más radical.

El modo normal es el que se puede usar en el día a día porque el coche responde con mucha rapidez ante las solicitaciones del conductor. Además, gracias a las grandes levas del cambio, podremos en todo momento tomar los mandos para superar una situación más delicada sin tener que cambiar el modo de conducción. En el modo "A" el cambio modifica sus parámetros, y los diferentes sistemas del vehículo se ajustan a un modo de máximo ahorro.

Un detalle que me ha gustado mucho es el bajo nivel de ruido que ofrece este vehículo, pese a ser un diesel. Está bien insonorizado pero además el motor es bastante silencioso, lo que se agradece y convierte a esta versión en una buena opción. La razón que a la magnífica entrega de par que ofrece, suma unos consumos bastante ajustados, con un valor homologado de 6,3 litros.

En el lado negativo, y pese a que casi todo lo que he podido probar en el Veloce me ha gustado, se sigue apreciando una terminación no demasiado buena. Se ven en su interior algunos detalles de acabado que no corresponden con un vehículo como este, con un precio que se acerca a los 60.000 euros, si añadimos alguna opción. Y en este sentido no puede rivalizar en igualdad de condiciones con Audi, BMW o Mercedes.

Ficha técnica

Motor: 4 cilindros en línea

Potencia máxima: 210 CV a 3.750 rpm

Par máximo: 470 Nm desde 1.750 rpm

Cilindrada: 2.143 cc

Combustible: gasóleo

Velocidad máxima: 235 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 6,8 segundos

Caja de cambios: automática de 8 marchas de convertidor de par.

Tracción: 4x4

Consumos homologados WLTP en ciclo combinado: 6,3 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,65 x 1,86 x 1,43

Capacidad maletero: desde 480 litros.

Peso en vacío: 1.590 kg.

Precio: desde 57.000 euros.

Diésel
El redactor recomienda