Alfa Romeo Giulia, el placer italiano que enamora con el primer acelerón
  1. Motor
HASTA UNA VERSIÓN QUADRIFOGLIO CON 510 CV

Alfa Romeo Giulia, el placer italiano que enamora con el primer acelerón

La gama se amplía con las versiones Veloce con motores de 210 CV diesel y 280 CV de gasolina, tracción a las cuatro ruedas y cambio automático con levas en el volante

Alfa Romeo lanza al mercado español nuevas versiones de su modelo más reciente, el Giulia, que representa el concepto de la berlina de cuatro puertas y máxima deportividad. Un vehículo que enamora al conducirlo, sobre todo si se hace por carreteras viradas de segundo orden como hicimos durante la presentación del nuevo Giulia Veloce. Estas nuevas versiones están disponibles con un motor diesel de 210 CV o con un gasolina de 280 CV.

La marca italiana lleva años sumida en un periodo de poca brillantez, pero el lanzamiento del espectacular Giulia en 2016 ha supuesto un importante revulsivo para la firma. Ahora, a las versiones ya disponibles hasta la fecha se unen los nuevos Giulia Veloce que ofrecen potentes motores, tracción a las cuatro ruedas y un cambio automático de ocho marchas con levas en el volante. Un buen cóctel, como comprobamos en esta primera toma de contacto con los nuevos modelos por carreteras de Guadalajara.

El Giulia es una berlina de cinco plazas que tanto por fuera como por dentro se caracteriza por su gran deportividad. Exteriormente, cuenta con una carrocería baja con unas vías muy anchas y unos pasos de rueda traseros ensanchados que le proporcionan un aspecto muy vistoso y de coche bien asentado sobre el asfalto.

Además, tiene voladizos muy cortos, un capó y guardabarros delanteros largos, un habitáculo desplazado hacia atrás y asentado sobre las ruedas motrices. Todo esto se traduce en una batalla muy generosa, la más larga de su categoría, contenida en una de las carrocerías más compactas. Gracias a todo ello el coche ofrece un aspecto muy dinámico. En su interior todo gira en torno al conductor, con los mandos agrupados en torno a un pequeño volante, diseñado para adaptarse a todos los estilos de conducción.

Una peculiaridad del nuevo Giulia es su buen reparto de pesos, lo que ayuda, junto a su bajo centro de gravedad, a que el comportamiento sea realmente deportivo. Y para asegurar el típico placer de conducir de Alfa Romeo, el coche incorpora tracción a las ruedas traseras, aunque las versiones más potentes cuentan con tracción a las cuatro ruedas para lograr la máxima efectividad sobre la carretera. También contribuye en este sentido la suspensión trasera multibrazo.

En cuanto a la gama del nuevo Giulia, se articula en base a cuatro niveles de acabado. El punto de partida es simplemente Giulia, sin ningún añadido, que es la versión de acceso. En esta caso se ofrecen las versiones de 136 y 150 caballos diesel y en gasolina solo un propulsor de 200 caballos cuyas primeras entregas comienzan ahora. Un escalón por encima encontramos la gama Giulia Super. En este caso, además de un equipamiento más completo se ofrecen dos motorizaciones de gasóleo, con 150 y 180 caballos, mientras que en gasolina la oferta se limita al propulsor de 200 caballos.

La novedad que llega ahora a la gama del Giulia es el acabado Veloce. En este caso solo se ofrecen dos motorizaciones, eso sí, muy potentes. Se trata del turbodiésel de 210 caballos y del gasolina de 280 caballos. En ambos casos, ofrecen el cambio automático de ocho marchas con levas en el volante y la tracción a las cuatro ruedas incluidas en su equipamiento de serie. Y como tope de gama encontramos un vehículo realmente espectacular, un coche movido por un propulsor de origen Ferrari de 510 caballos, con tracción a las cuatro ruedas y con el cambio automático.

En la primera toma de contacto con los nuevos Giulia Veloce pudimos comprobar todas las virtudes que ofrece un vehículo con un toque sobre la carretera realmente deportivo. Va perfectamente asentado sobre el asfalto, y no importa el ritmo de marcha que queramos imprimir al coche, porque siempre va pegado al suelo. Su dirección es muy precisa y rápida y tiene un buen tacto, transmitiendo perfectamente todo lo que ocurre en la carretera.

Además, los Veloce llevan el cambio automático de ocho marchas que ofrece un muy buen funcionamiento. Incluso en el modo automático funciona bien y es muy obediente, pero lo que realmente pide este coche, sobre todo en una carretera con muchas curvas, es usar las levas del volante.

Estas son muy grandes, al estilo de las que emplean los modelos de Ferrari, y por supuesto están fijadas en la columna de la dirección y no en el volante. Con ello se evitan posibles errores al manejar el cambio en una situación muy apurada con el volante muy girado. Pero mediante las levas el cambio es muy rápido y casi parece un manual, pero sin embrague. Son quizá exageradamente grandes porque a veces interfieren en el manejo de la palanca de los intermitentes o del limpiarabrisas.

Este Alfa Romeo Giulia es un coche muy bueno para poder disfrutar de la conducción, una berlina de 4,8 metros con tracción trasera, con suspensiones duras y con una gama de motores que en el caso de esta versión Veloce que hemos probado ofrece unas prestaciones propias de un deportivo.

En cuanto a sus precios, el Giulia con el motor de 136 caballos parte de los 33.150 euros mientras que el tope de gama, el espectacular Quadrifoglio con el motor de 510 caballos alcanza los 89.100 euros. Estos son los precios de las dos nuevas variantes ahora lanzadas, los Veloce.

Alfa Romeo Giulia Veloce 2.2 JDTM 210 CV ATX, 51.140 euros.

Alfa Romeo Giulia Veloce 2.0 GME 280 CV ATX, 54.000 euros.

Alfa Romeo Ferrari Motor Tecnología
El redactor recomienda