ESPAÑA DEJÓ DE FABRICAR 410.000 VEHÍCULOS

La crisis del automóvil por el coronavirus: caída del 55% de las ventas en toda España

Fábricas, concesionarios y talleres urgen al Gobierno a tomar medidas contra la crisis y demandan coordinación entre los ministerios

Foto: La fábrica de Seat en Martorell fue la primera en paralizar su producción por falta de componentes.
La fábrica de Seat en Martorell fue la primera en paralizar su producción por falta de componentes.

El sector lleva 45 días parado, lo que ha llevado a dejar de fabricar 410.000 vehículos de momento y ya se prevé un mercado de 700.000 vehículos en 2020 (casi la mitad que en 2019). La situación del sector, que representa el 10% del PIB español, es crítica, con una caída del 55%, y por ello piden al Gobierno un plan de choque urgente.

El pasado 9 de marzo, antes de la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno, algunas fábricas de coches españolas comenzaron a parar su producción al no tener garantizado el suministro de algunas piezas que llegaban desde Italia. Y desde entonces, en solo unos días, se llegó a la paralización total de la industria del automóvil, pero también de los fabricantes de componentes y de los puntos de venta de vehículos en toda España.

Según un informe elaborado por ACEA, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, el sector de automoción en el que se incluyen no solo los coches, sino también furgonetas y todo tipo de vehículos comerciales, ha dejado de fabricar en España 410.000 vehículos entre el 9 de marzo y el 24 de abril. Esta cifra se dispara hasta los 2,2 millones de vehículos en toda la Unión Europea, incluyendo todavía los de Reino Unido, que fueron otros 188.000 vehículos.

Ayudas directas

Estas cifras demuestran la gravedad de la situación de un sector clave para la economía española y europea. De los 410.000 vehículos que España ha dejado de fabricar en estos últimos 45 días, en torno al 85% deberían haber sido exportados, lo que supone unas pérdidas muy importantes para nuestra economía.

Ahora, todos los países europeos están ya estudiando la manera de ayudar al sector del automóvil con ayudas directas a la compra de coches. El objetivo es el de relanzar la economía lo más rápido posible. Y es que una de las formas de mejorar la confianza de los ciudadanos en unos momentos tan complicados como estos es no permitir que las ventas de coches se desplomen. Y teniendo en cuenta que casi el 85% de los coches con el sello “made in spain” salen de nuestras fronteras, sería realmente insolidario esperar que las ayudas de los gobiernos extranjeros sean las que salven la industria española del automóvil.

La asociación de concesionarios Faconauto aconseja a sus asociados abrir el 11 de mayo.
La asociación de concesionarios Faconauto aconseja a sus asociados abrir el 11 de mayo.

Desde el sector del automóvil español se reclaman medidas de ayuda, pero sobre todo se reclama un plan concreto y coordinado que permita dar los pasos necesarios para encauzar la situación. El sector de automoción en bloque se ha dirigido a la ministra de Industria, Reyes Maroto, para urgir al Gobierno a que adopte de manera urgente un plan de choque para la recuperación del sector. El objetivo es contener la crisis que aqueja al tercer sector industrial de la economía española, responsable del 10% del PIB y del 9% del empleo.

El sector de automoción destaca que “es clave para la recuperación económica de España y, al igual que sucedió en la crisis pasada, la salida de la crisis no será posible sin la recuperación de la automoción". Las asociaciones ya enviaron sus propuestas al Gobierno hace dos semanas y están pendientes de fijar una fecha para poder presentarlas y desarrollarlas de manera conjunta y urgente.

Tras el parón, poco a poco las fábricas comienzan a producir coches a ritmo lento y asegurando las condiciones de salud de sus trabajadores. Pero, más allá de fabricar coches, ahora de lo que se trata es de empezar a vender esos coches fabricados. Porque de nada sirve fabricarlos si se van a quedar aparcados en unas campas. En este sentido, el sector de automoción ha hecho una valoración conjunta sobre las previsiones de ventas de coches para el cierre del año 2020 en España y el dato es demoledor: 700.000 unidades, lo que no llegaría a la mitad de unidades vendidas en 2019.

Todos los sectores, sin excepción, van a necesitar ayuda como consecuencia de esta grave crisis económica que llega a nuestra sociedad. Pero la industria del automóvil requiere de unas inversiones multimillonarias, necesita gastar mucho dinero en I+D para desarrollar coches cada vez más ecológicos y seguros. Y todo eso no se puede hacer si no se venden coches. Porque las autoridades comunitarias siguen manteniendo los mismos criterios tan exigentes en cuanto a emisiones para los nuevos coches, que no se pondrán conseguir de ninguna forma si no se venden coches nuevos eléctricos o al menos híbridos enchufables. Y también exigen coches que tengan cada vez más sistemas de ayuda a la conducción muy sofisticados para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Coordinación

La petición de todo el sector del automóvil representado por fabricantes, concesionarios, vendedores y la industria de componentes es muy clara: reclaman mayor coordinación entre los ministerios encargados, puesto que las medidas que necesita el sector son transversales, requieren de la participación de varias administraciones y la prioridad de estas medidas es tan alta que urgen a un trabajo conjunto y coordinado.

Las distintas asociaciones del sector han trabajado rápidamente para coordinarse como sector, consensuando sus propuestas, para facilitar el diálogo con las Administraciones. Sin embargo, manifiestan su sorpresa por la aparición en los medios de anuncios sobre un futuro Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), de manera unilateral, sin comunicarlas previamente al sector de la automoción.

En su carta a la ministra de Industria, el sector destaca que por cada millón de euros destinado a ayudas a la renovación del parque, el Estado recupera 1,7 millones de euros adicionales de recaudación fiscal, principalmente por IVA e Impuesto de Matriculación, e inyecta 3,4 millones más al PIB nacional.

“Sin un plan de choque nacional e integral, la viabilidad del sector de automoción en España está seriamente comprometida. Necesitamos que se ponga en marcha de manera urgente. Es imprescindible garantizar la supervivencia de un sector que sostiene medio millón de empleos directos y que factura casi 100.000 millones de euros en el país cada año. El sector es estratégico para España y el impacto de no hacer nada por esta industria sería gravísimo, en términos económicos, sociales y medioambientales", afirmó José Vicente de los Mozos, presidente de ANFAC.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios