Es noticia
Menú
Importante acuerdo para poner en marcha el sector industrial de automoción
  1. Motor
PARA ASEGURAR LA SALUD DE LOS TRABAJADORES

Importante acuerdo para poner en marcha el sector industrial de automoción

ANFAC, FACONAUTO Y SERNAUTO acuerdan con CCOO y UGT un protocolo de prevención para los trabajadores

Foto: Trabajadores y empresarios se comprometen por escrito a cumplir con unas normas importantes.
Trabajadores y empresarios se comprometen por escrito a cumplir con unas normas importantes.

En la tarde del domingo tres de las principales asociaciones del sector de automoción llegaban a un importante acuerdo con las centrales sindicales mayoritarias, CCOO y UGT para poner en marcha un protocolo marco para poder reiniciar la actividad productiva y distributiva en el sector, con las máximas garantías para los trabajadores. Un acuerdo que demuestra, una vez más, la buena predisposición de los representantes de los trabajadores en el sector del automóvil. Y también la clara implicación por parte del ministerio de Industria, que ha estado detrás de este importante acuerdo.

Tres son las asociaciones que han participado en este acuerdo, las de producción de coches, ANFAC, y la de componentes para el sector de automoción, SERNAUTO, a las que se suma la asociación de concesionarios oficiales de las propias marcas de coches, FACONAUTO. Y por parte de los representantes de los trabajadores, las centrales sindicales CCOO y UGT.

Es un acuerdo importante que demuestra la buena relación existente desde hace años entre ambas partes dentro del sector de automoción, que sin duda es la clave de que la industria española sea en estos momentos la segunda a nivel europeo, solo por detrás de Alemania, y la primera en Europa si hablamos de vehículos comerciales.

Contrariamente a lo que ocurre en otros sectores, en el caso de la automoción ambas partes analizan la situación y son conscientes de que cada una de las partes depende de la otra. Los sindicatos saben que si se pierde competitividad en las plantas españolas los nuevos modelos se fabricarán en otras regiones del mundo. Y al mismo tiempo, también las empresas saben del buen hacer de los trabajadores españoles, su gran cualificación, y proponen por ello sus mejores condiciones.

En este caso de la reapertura de las fábricas y los concesionarios tras la fase más dura de la pandemia, nuevamente ha ocurrido lo mismo. Por un lado las empresas están obligadas a poner en marcha lo antes posible su producción y distribución, porque de lo contrario su futuro es incierto. Al mismo tiempo, los representantes sindicales entienden perfectamente que hay que volver al trabajo lo más rápido posible, porque de lo contrario muchos empleados verán desaparecer sus puestos de trabajo.

Por ello, se han puesto a estudiar de manera conjunta cuáles eran las claves de esta vuelta al trabajo progresiva, de cómo se deben hacer las cosas para no poner en riesgo la salud de los trabajadores, pero sin renunciar a reabrir, aunque sea a un ritmo más lento las factorías. Este acuerdo, además, debería servir de guía para otros sectores en los que no hay igual conexión, o la misma receptividad, entre trabajadores y empresarios.

Este acuerdo lo que hace es poner por escrito algunas normas básicas, muy lógicas, y sobre todo el compromiso de que ambas partes van a cumplir con unas normas por el bien de todos, de las empresas y de los trabajadores. Para ello se ha puesto en marcha un protocolo sanitario marco que permita el reinicio paulatino de la actividad productiva y de la distribución en este sector.

Más controles

Se implantan una serie de medidas y controles que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores mientras desarrollan su actividad. El objetivo es facilitar la vuelta a la producción así como a la actividad comercial y de reparación cuando se permitan una vez finalizado el periodo de hibernación, acorde con los principios y procedimientos establecidos por los ministerios de Sanidad y Trabajo. Su contenido se adaptará de esta forma a las instrucciones sanitarias que, en función de la evolución de la pandemia, dictaminen las autoridades.

El presidente de ANFAC, José Vicente de los Mozos, ha destacado al anunciar el acuerdo que “nuestra prioridad es garantizar la salud de nuestros trabajadores y colaborar al máximo en la lucha contra la pandemia del coronavirus. Pero no podemos permitir que este drama humano y sanitario se convierta, a medio plazo, en una desgracia económica y social. La automoción lleva parada desde que comenzó el estado de alarma. Este cierre nos ha colocado en una situación de especial debilidad y necesitamos recuperar la actividad para garantizar la viabilidad y competitividad de la industria a medio plazo en España”.

El protocolo incluye obligaciones de información a los trabajadores, medidas y precauciones de higiene personal, controles y comprobaciones de temperatura en los accesos, así como reglas para la entrada y salida de los trabajadores. También otras normas para su desempeño en las líneas de producción respetando las distancias de seguridad. Las empresas se comprometen a establecer sistemas de verificación para el cumplimiento de estas medidas, con auditorías y controles internos.

En la tarde del domingo tres de las principales asociaciones del sector de automoción llegaban a un importante acuerdo con las centrales sindicales mayoritarias, CCOO y UGT para poner en marcha un protocolo marco para poder reiniciar la actividad productiva y distributiva en el sector, con las máximas garantías para los trabajadores. Un acuerdo que demuestra, una vez más, la buena predisposición de los representantes de los trabajadores en el sector del automóvil. Y también la clara implicación por parte del ministerio de Industria, que ha estado detrás de este importante acuerdo.

Industria automóvil
El redactor recomienda