PRUEBA BMW 320D XDRIVE TOURING

Por qué el nuevo BMW 320d Touring es el coche de viaje ideal (si tienes 45.000 euros)

Esta versión de acceso con motor diésel de 190 caballos combinado con un cambio automático de ocho marchas es la más equilibrada

El Serie 3 es un modelo clave para la marca BMW, un vehículo de referencia en el segmento de las berlinas medias prémium. Pero también lo es en sus variantes familiares, que tienen un gran éxito comercial en todos los mercados europeos. La razón es que ofrece una mayor versatilidad de uso que la berlina, con unas dimensiones similares y un precio solo ligeramente superior.

BMW se caracteriza por hacer coches con un toque deportivo de conducción, vehículos muy dinámicos pensados para recorrer muchos kilómetros y disfrutar haciéndolo. Este modelo cumple a la perfección con todas estas premisas pese a sus dimensiones: ofrece un comportamiento dinámico excelente e incluso en esta versión de acceso a la gama, con el motor diésel de 190 caballos, ofrece mucho más de lo que se puede andar normalmente en una carretera española.

La gama del BMW Serie 3 consta en estos momentos de tres variantes diésel, una de acceso con cambio manual y tracción trasera, de 150 caballos, la de 190 caballos —que es la que hemos probado en esta ocasión—, exclusivamente disponible con cambio automático, y por encima el 330d con una potencia de 275 caballos, que posicionan este modelo como un vehículo pensado solo para los que siempre quieren ir muy deprisa. En cuanto a gasolina, dos variantes 'normales' con 184 y 258 caballos y, por encima, una versión con la firma M y 375 caballos enfocada hacia los muy expertos y con un buen presupuesto.

La versión que hemos probado, el 320d Touring, es un modelo que proporciona el mejor equilibrio dentro de su segmento. Los 190 caballos de su motor diésel combinados con el cambio automático de ocho marchas (no se ofrece con cambio manual) permiten circular muy deprisa en todos los terrenos, ya sea en buenas autopistas como en carreteras viradas de segundo orden. Y pese a sus dimensiones, en este tipo de trazado, el conductor podrá disfrutar de la deportividad propia de BMW, incluso con este diésel.

Tres modos de conducción para poder determinar qué es lo que se quiere hacer en cada momento. El modo confort, que se utiliza habitualmente, y por encima, un modo Sport, enfocado para esos momentos puntuales en los que queremos ir muy deprisa, acelerar fuerte y disfrutar de una carretera de curvas. Pero luego tenemos el modo más racional, el eco pro. En este caso, nuestro Serie 3 se convierte en un vehículo de muy bajo consumo.

En este modo, acelera lo suficiente y nunca nos pondrá en peligro por falta de potencia, por ejemplo, al hacer un adelantamiento o una operación similar. Pero aprovecha al máximo la potencia de su motor y el régimen de giro óptimo del mismo para ahorrar combustible. Si además contamos con el navegador más potente ofrecido opcionalmente en la gama, entonces tendremos una combinación perfecta. Solo tendremos que indicar nuestro destino en el navegador y el vehículo irá calculando qué es lo que tiene que hacer, cuándo tiene que cambiar de marcha, etc. Es un modo pensado para reducir al máximo el consumo. Y eso, en los tiempos que corren, aunque sea para un propietario de un BMW, es algo importante.

En cuanto a tecnologías, tiene todo lo que se puede ofrecer en un coche, ya que este nuevo Serie 3 ha heredado todos los sistemas de sus hermanos mayores, y las ayudas a la conducción estrenadas primero en el X5 y más tarde en el Serie 7 están ahora disponibles en este 3 Touring. Cuadro de instrumentos digital con mucha información, un 'display' muy grande en color y fácilmente visible, una gran pantalla en la consola central y unos sistemas de gestión muy sencillos. Funciona muy bien la gestión por voz del sistema de BMW, entiende mucho más que simples funciones. Por ejemplo: dices "tengo frío" y sube la temperatura del climatizador. Pero aporta otro sistema más, y es el manejo por gestos. Subir o bajar el volumen de la radio o subir la temperatura se hace solo moviendo la mano hacia un lado u otro bajo el espejo retrovisor.

Sin duda, este BMW Serie 3 Touring es una referencia en el segmento de los familiares prémium y es un coche perfecto para el uso diario y también para hacer grandes viajes, con unos consumos muy ajustados y un comportamiento dinámico excelente. Solo una pega, su precio, y es que parte de los 45.000 euros en la versión 320d Touring con tracción trasera. La marca alemana tiene en venta una versión de acceso, con cambio manual de seis marchas y un motor diésel de 150 caballos, que se sitúa en los 40.000 euros, lo que lo convierte en una muy buena opción también como coche de empresa.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 190 CV a 4.000 rpm.
  • Par máximo: 400 Nm desde 1.750 rpm.
  • Cilindrada: 1.995 cc.
  • Combustible: gasóleo.
  • Velocidad máxima: 225 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 7,4 segundos.
  • Caja de cambios: automática de ocho marchas.
  • Tracción: 4x4.
  • Consumo homologado WLTP combinado: 5,5 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,70 x 1,83 x 1,45.
  • Capacidad maletero: desde 500 litros.
  • Peso en vacío: 1.700 kg.
  • Precio: desde 48.300 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios