PRUEBA MAZDA3 SKYACTIVE-G 122 CV

Mazda3 o por qué es un precursor de una nueva generación de coches

Con una carrocería muy llamativa de estilo cupé, el Mazda3 tiene un interesante motor de gasolina de consumo muy ajustado con etiqueta ECO

La marca japonesa ofrece con el nuevo Mazda3 el primer capítulo de una completa renovación de su gama, que llevará al empleo de una innovadora tecnología de motores, la SkyActiv X, que llegará en los próximos meses. De momento, este modelo que hemos probado esta semana se ofrece con dos carrocerías muy llamativas, la compacta de cinco puertas y una variante sedán con un pequeño maletero pero que aporta más volumen de carga.

Ya he contado otras veces que Mazda hace las cosas de una manera diferente. Todos los fabricantes reducen la cilindrada de sus motores, en muchos casos emplean propulsores de tres cilindros con turbo para conseguir reducir los consumos y las emisiones. Pero Mazda mantiene la mayor cilindrada y también consigue reducir los consumos. A la espera de la llegada del nuevo motor SkyActiv, de momento se ofrecen en el nuevo Mazda3 dos versiones de motor, un gasolina de 122 caballos y dos litros de cilindrada y un diésel de 116 caballos y 1,8 litros de capacidad. Nuestra prueba la hemos centrado en la versión de gasolina, que es la de acceso a la gama por precio.

Parece que hablar de un motor de gasolina de 122 caballos en un coche compacto con aspiraciones a ser ágil e incluso deportivo parezca difícil de conseguir. Pero Mazda lo ha logrado. Sus ingenieros han conseguido un vehículo que combina un comportamiento muy ágil con unos consumos realmente ajustados. Según el valor homologado, 5,1 litros en ciclo mixto. Sin duda, es un valor muy bueno en un compacto como este y tampoco se dispara mucho en una utilización real. Lo mejor es que no solo tiene un motor ágil, sino que también su bastidor ofrece un comportamiento muy dinámico, con lo que este modelo se posiciona como una muy buena alternativa dentro del segmento compacto, para aquellos que buscan moverse con un coste barato y con agilidad.

Sin duda, una de las claves de este modelo es una estética muy llamativa. Lo es por su frontal ancho y muy bajo, lo que le da un aspecto llamativo, pero sobre todo por su parte trasera. En este caso, tenemos un vehículo con una estética realmente deportiva, que se podría integrar con un vehículo cupé. Y es que el techo tiene una pronunciada línea en caída a partir del pilar central, lo que le da un aspecto realmente rompedor.

Sin embargo, esta estética innovadora tiene un pequeño aspecto negativo en el acceso a las plazas traseras. Esa línea del techo hace que las personas que tengan que entrar atrás deban doblar el cuello para poder acceder al interior. Solo hay esa salvedad, ya que por la anchura de la puerta sí se accede muy bien al interior. Las plazas traseras son bastante buenas, con un espacio para las piernas de lo mejor que hay en el segmento compacto. Tampoco la cota de altura es especialmente mala. Una persona de 1,80 metros viajará perfectamente en estas plazas posteriores, aunque con una mayor altura viajará un poco más limitado. En cuanto a su anchura, los 1,80 m del vehículo suponen la misma limitación que el resto de modelos compactos.

Un aspecto muy diferenciador del Mazda3 es que ofrece desde su lanzamiento al mercado dos carrocerías diferentes. Además de la compacta, de la que les he hablado, también ofrece una de tipo sedán. En este caso, no es con una berlina tradicional sino que el maletero, ese tercer volumen adicional, es bastante corto. Con ello, se consigue una estética diferente, con un aspecto muy elegante, y al mismo tiempo ofrece un buen aumento de su capacidad del maletero. Mientras que la versión compacta tiene 358 litros de capacidad, en el caso de esta variante aumenta hasta 450 litros. Para ello, el 3 Sedán es 20 cm más largo que la versión compacta. A cambio, tiene 100 litros más de capacidad. Y en cuanto a su precio, ambas versiones tienen un precio de acceso solo 500 euros superior en el caso del sedán.

Etiqueta ECO

Esta versión de gasolina del Mazda3 incorpora un sistema 'mild-hybrid' que permite disfrutar de la etiqueta ECO. En la mayor parte de los vehículos con esta tecnología se recurre a una batería de 48 voltios, pero en este caso es de 24 voltios. Contar con la etiqueta ECO es un detalle muy importante en estos momentos, con Madrid Central operativo y con otras ciudades españolas con planes para limitar la circulación de los vehículos más contaminantes. Este modelo, con esta motorización de gasolina 122 caballos, puede entrar en Madrid en los protocolos de alta contaminación, incluso se puede aparcar en las zonas verde y azul de Madrid Central, y tiene un descuento sobre las tarifas vigentes del 50% en el aparcamiento en las zonas públicas.

Sin duda, con el Mazda3 ha llegado un aire fresco al segmento compacto, con nuevas tecnologías, con más seguridad y con un nuevo motor SkyActiv X que todavía no está disponible pero que llegará en los próximos meses. En este caso, ampliará la gama por su parte más alta, con una motorización de 180 caballos. Mazda ha tomado ventaja en el segmento compacto con el lanzamiento de este modelo, adelantando a algunos de sus rivales más directos que pronto lanzarán sus novedades: el nuevo Volkswagen Golf, el Seat León o el Opel Astra. Ya saben, el que da primero da dos veces.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 122 CV a 6.000 rpm.
  • Par máximo: 213 Nm a 4.000 rpm.
  • Cilindrada: 1.998 cc.
  • Combustible: gasolina.
  • Velocidad máxima: 197 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 10,4 segundos.
  • Caja de cambios: manual de seis marchas.
  • Tracción: delantera.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 6,4/ 4,3/ 5,1 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,46 x 1,80 x 1,43.
  • Capacidad maletero: 358 litros.
  • Peso en vacío: 1.270 kg.
  • Precio: desde 20.715 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios