AL VOLANTE DEL NUEVO SUV ITALIANO

Alfa Romeo Stelvio, la apuesta todocamino con un toque deportivo

La marca continua su ofensiva de lanzamiento de nuevos modelos tras la llegada del Giulia, lo que le llevará a mejorar sus ventas en España en un 30% durante el año 2017

Alfa Romeo lanza al mercado español un nuevo modelo, el Stelvio, que llega para luchar en el segmento de los todocamino Premium, en el que aporta un toque de deportividad que va integrado en el ADN de todos los modelos de la marca italiana. Ya está a la venta en el mercado español desde 46.900 euros.

Alfa Romeo es una de las marcas legendarias del mundo del automóvil, pero llevaba años en una etapa bastante oscura de la que solo salió tímidamente con un modelo espectacular pero muy exclusivo, como es el 4C y su variante Spider. Pero necesitaba un modelo de mayor producción y así llegó el Giulia que representa los valores característicos de la marca en estado puro, una berlina deportiva de altas prestaciones y que proporciona el máximo placer de conducir.

Ahora llega al mercado el segundo modelo importante de la nueva Alfa Romeo que debe permitir el renacimiento de una marca importante con una larga tradición deportiva. De la misma forma que Fiat es un gran especialista en el coche pequeño, y debe seguir siéndolo, el espacio de Alfa Romeo debe ser el de los vehículos deportivos Premium y, por las tendencias actuales del mercado, también un modelo todocamino grande y lujoso pero con un estilo deportivo.

El Stelvio es un modelo completamente nuevo para la marca que se integra de esta forma en un nuevo segmento del mercado, el de los vehículos con ciertas posibilidades camperas. Pero ojo, no es, ni quiere ser, un modelo pensado para un uso todoterreno, porque el objetivo al lanzar este modelo era el ofrecer un estilo deportivo en el segmento todocamino.

Puesto de conducción del Stelvio
Puesto de conducción del Stelvio

Alfa Romeo es una marca centenaria, legendaria, y para este nuevo modelo se ha buscado el nombre de Stelvio, el de un famoso puerto de montaña que es el más alto de Italia y escenario de grandes competiciones automovilísticas. El modelo viene a competir en el segmento de los todocamino compactos pero con un marcado carácter Premium, enfocado en este caso hacia la conducción más dinámica.

De hecho, el nuevo modelo emplea la misma plataforma del Giulia, pero convenientemente ajustada, con una mayor altura libre al suelo, que se incrementa en 6,5 cm frente a la berlina, y adaptada a la tracción 4x4. Su longitud exterior es de 4,7 metros lo que deja claro su posicionamiento en el mercado, como un rival del BMW X3, del Mercedes GLC o del Audi Q5, o del último lanzamiento de Jaguar, el F-Pace.

Hemos realizado una primera toma de contacto por carreteras de la Sierra norte madrileña y el resultado ha sido muy positivo. Sus dimensiones exteriores y su estética le posicionan como un todocamino, está claro, pero cuando nos adentramos en el habitáculo la cosa cambia. Entonces la sensación pasa a ser la de estar en un deportivo. Lo que encontramos por dentro es un vehículo muy parecido al Giulia, con el mismo estilo de decoración y sin ninguna referencia al mundo algo más campero al que se dirige.

Destaca por la buena calidad percibida y por el empleo de buenos materiales, como el aluminio o la madera, que le proporciona un toque premium. Y de la misma forma que en el Giulia, en el nuevo Stelvio todo está enfocado hacia el conductor. Su habitabilidad es buena, con unas plazas traseras generosas en todos los sentidos pero lo más importante es que todo en el habitáculo transmite sensación de gran amplitud y de espacio. En cuanto a su maletero, con sus 525 litros disponibles, se sitúa en la media de su segmento.

Llantas de 18, 19 y 20 pulgadas
Llantas de 18, 19 y 20 pulgadas

Y cuando nos sentamos al volante y ponemos en marcha el vehículo, la sensación es casi la misma que al conducir el Giulia, al encontrarnos con un coche con muy pocos balanceos de carrocería, de movimiento bastante plano y muy noble en sus reacciones. Y todo ello pese a su mayor altura libre al suelo. En cualquier caso, su mayor peso y su altura hacen que haya algo más de inercias y que su conductor, pese a la nobleza de su comportamiento, tenga que rodar un poco más pendiente de las circunstancias.

A nivel mecánico, el nuevo modelo de Alfa Romeo se ofrece con cuatro variantes de motor. En gasolina se trata del propulsor de dos litros con turbocompresor disponible con dos niveles de potencia, 200 y 280 caballos. En cuanto a los diesel, también son dos las alternativas disponibles, en ambos casos sobre la misma base de motor de 2,2 litros de cilindrada. En este caso se ofrecen una versión de acceso de 180 caballos y por encima otra de 210 CV.

Alfa Romeo siempre ha basado la deportividad de sus modelos, no tanto en la potencia bruta como en una buena relación entre peso y potencia, como ocurre con el 4C. Y para ello hace coches muy ligeros. En el caso del nuevo Stelvio esta tendencia también se cumple. Gracias al empleo de materiales ligeros en su planta de producción de Cassino, donde también se construye el Giulia, el peso se ha mantenido muy bajo para este tipo de vehículos, con un valor que parte de los 1.600 kilos para las variantes 4x2.

Por lo que se respecta a su caja de cambios, en el momento del lanzamiento todas las versiones que componen la gama incorporan un cambio automático de ocho marchas con convertidor de par. Y según las versiones de motor se ofrecen variantes de tracción trasera o con el conocido sistema Q4 de tracción a las cuatro ruedas. En este caso es un sistema que básicamente funciona en modo de tracción trasera, para reducir consumo y desgaste, pero que al detectar un problema de tracción es capaz de enviar hasta el 50% del par disponible sobre el eje delantero.

Tracción Q4 en toda la gama
Tracción Q4 en toda la gama

La gama del nuevo Stelvio se organizará cuando esté completa en base a tres niveles de acabado, el de acceso denominado simplemente Stelvio y por encima el Super y el Speciale y cuatro motorizaciones, 200 y 280 CV de gasolina y 180 o 210 caballos de gasóleo. Todos incorporan el cambio automático de ocho marchas y en cuanto a su tracción, salvo la variante diesel de acceso de 180 caballos, todos tienen la tracción Q4. A estas versiones se añadirá más adelante una versión de acceso con un motor diesel de 150 caballos y tracción trasera cuyo precio será de 40.300 euros.

Además, la marca italiana ha creado una edición de lanzamiento, denominada First Edition, especialmente bien equipada, y que se ofrece en exclusiva emparejada con el 280 caballos gasolina con tracción integral Q4 y con el cambio automático de ocho relaciones.

En nuestra primera toma de contacto, después de recorrer más de 300 kilómetros con el nuevo modelo, la explicación más clara es que se trata de un todocamino por su aspecto exterior y por su altura, pero que tiene un comportamiento como el de una buena berlina. Ni siquiera la mayor altura o el peso más alto que el de una berlina hacen que su comportamiento se resienta.

Un aspecto muy destacable es su caja de cambios automática. Tiene ocho marchas y es de convertidor, pero su funcionamiento en modo automático es muy rápido y ágil. Pero lo mejor es que el coche lleva levas en el volante, unas levas de gran tamaño y fijas en la columna de la dirección, lo que hace que sea muy fácil manejar el cambio con las manos sin posibilidad de errores. Las levas son muy grandes, de aluminio y me han recordado a las de los últimos modelos de Ferrari por su buen accionamiento.

Puro diseño italiano
Puro diseño italiano

En cuanto a sus motores, he conducido las dos variantes más potentes en gasolina y diesel, respectivamente el de 280 caballos y 210 en el caso del de gasóleo. Son motores muy elásticos en ambos casos y también muy potentes, que permiten una conducción dual. Es posible hacer una conducción muy suave, pisando con suavidad el acelerador y logrando unos consumos ajustados, pero cuando lo necesitamos solo hay que pisar el acelerador y el coche sale rugiendo como un gran deportivo que es.

Y esa posibilidad de conducción relajada y tranquila pero con un gran pisotón es lo que hace del Stelvio un coche muy agradable, un vehículo con el que se puede disfrutar mucho de la conducción cuando lleguemos a una zona más virada. Pero lo mejor de todo es que, después de haber probado hace unos meses el Giulia, y ahora, tras hacer lo propio con el nuevo Stelvio, lo que les puedo asegurar es que Alfa Romeo está de vuelta para alegría de los alfistas y de todas las personas que disfrutan al volante.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios