UN TURISMO PASARá LA PRIMERA A LOS CUATRO AÑOS

¿Cómo y cuándo pasar la ITV?

Todos los vehículos de tracción mecánica deben pasar regularmente la inspección de ITV, con plazos en función del tipo de vehículo.La revisión de ITV, o inspección

Foto: ¿Cómo y cuándo pasar la ITV?

Todos los vehículos de tracción mecánica deben pasar regularmente la inspección de ITV, con plazos en función del tipo de vehículo. La revisión de ITV, o inspección técnica de vehículos, es la mejor forma de aumentar la seguridad  en las carreteras al hacer que todos y cada uno de los vehículos que circulan por las carreteras y calles de nuestras ciudades tengan que ser revisados periódicamente. En estas revisiones obligatorias se pueden detectar graves anomalías, pero sobre todo exigen a los conductores un control de sus vehículos.

Lo mejor de una revisión de ITV es que en ella se revisan elementos que muchos conductores no vigilan normalmente, como es el  estado de sus ruedas, la situación de elementos mecánicos como la dirección, o los frenos o el freno de mano, e incluso otros más sencillos como las luces o los cinturones de seguridad. Pero lo malo es que según los datos de 2013, últimos publicados oficialmente, un 53% de las motos y ciclomotores obligados a pasar la revisión no lo hicieron, un porcentaje similar de las furgonetas tampoco pasó por la revisión, y en cuanto a coches, más de dos millones de vehículos no lo hicieron.

Todos los vehículos de tracción mecánica están obligados a pasar revisiones de ITV de manera periódica y esta periodicidad depende del tipo de vehículo que sea. La revisión se puede realizar en cualquier estación de las homologadas en el territorio español con independencia de dónde esté matriculado el vehículo.

Para pasar la ITV el coche debe estar revisado previamente, para evitar tener que volver a pasarla.  Muchos talleres ofrecen un servicio llamado “pre-ITV” en el que se hace un análisis similar al que se nos realizará en la ITV para detectar posibles fallos y subsanarlos antes de ir a la ITV.

¿Qué se revisa en una ITV?

Lo primero que se revisa son los papeles del coche, que se entregan nada más llegar a la ITV, momento en el que se paga por el servicio. El precio de una ITV varía mucho entre una comunidad y otra. Puede oscilar desde los 35 euros hasta los casi 70 euros.

En la inspección se revisa el funcionamiento de las luces, de los intermitentes, el estado de las ruedas, incluyendo la de repuesto, el arranque, los cinturones de seguridad o el portón trasero. También se revisa el funcionamiento del motor y las emisiones de gases, tanto si se trata de un gasolina como de un diesel. Y la prueba más importante es la que se realiza en un foso en la que el técnico de la estación comprueba el buen funcionamiento de las suspensiones, los frenos, el freno de mano o la dirección.

Tras realizar la prueba, se pueden obtener cuatro tipos de resultados: favorable sin fallos, favorable con algún fallo menor que nos indicarán para poder revisarlo cuando vayamos a un taller, desfavorable y negativa.

En el caso de que sea desfavorable, la propia estación de ITV retiene los papeles de nuestro coche y nos dará un papel explicando que los papeles oficiales han sido retirados. Tendremos un plazo que será determinado por los técnicos de la ITV en función de la dificultad de la reparación, pero que no podrá exceder los dos meses, para acudir a un taller, a nuestra elección, y solucionar los problemas. Al pasar la nueva revisión, no se paga nuevamente por la inspección y si se da como favorable nos devolverán nuestros papeles del coche. De lo contrario nuestro vehículo será dado de baja temporalmente.

El caso más extremo es el de la declaración de revisión negativa. Se da en muy pocos casos y se produce cuando los técnicos de la inspección detectan fallos muy graves de difícil solución para que el coche pueda seguir circulando. En este caso el conductor ni siquiera pueda sacar su coche de la estación de ITV rodando y tendrá que llevar el coche en una grúa. Los trámites son más complicados en estos casos para que el coche pueda volver a circular.

Antes de salir de las instalaciones de la ITV se debe poner la pegatina que acredita el paso de la misma. De lo contrario nos podrán multar y según la Ley de Seguridad Vial es una infracción calificada como leve por la que nos pueden sancionar con hasta 100 euros, aunque la Guardia Civil impone normalmente por este motivo una sanción de 80 euros.   

¿Cuáles son los plazos de ITV?

La fecha que marca cuándo debemos pasar la primera ITV es la que figura como primera matriculación del vehículo en el permiso de circulación. Si se trata de un coche normal, un turismo matriculado para uso particular, la primera ITV se debe pasar antes de cumplir los cuatro años desde la primera matriculación.

Si compramos el coche el 2 de abril de 2011, deberemos pasar la ITV como fecha límite el día 2 de abril de 2015, o en su defecto algún día antes de dicha fecha. Que se pase la fecha no supone una sanción cuando pasemos la nueva ITV, y tampoco nos podrán multar si tenemos el coche metido en un garaje sin circular. Lo que la ley prohíbe expresamente es que se circule con la ITV caducada.

Si sacamos nuestro coche del garaje con la ITV caducada y pasamos con el coche por un detector de matrículas, a los pocos días nos llegará la sanción que oscila entre  200 y 500 euros según el tipo de vehículo. Y también, por supuesto, si un Guardia Civil o un Policía nos para y comprueba que la ITV no está en regla. Y también nos podrán multar si está aparcado en la calle sin la ITV en regla. 

En el caso de un turismo, tras pasar esta primera ITV tendremos dos años justos a partir de la fecha en la que hemos pasado la primera revisión, para pasar la siguiente, y así sucesivamente hasta llegar a los 10 años. Y a partir de entonces, de los 10 años, la revisión hay que pasarla cada año. Para estos plazos no afecta en ningún caso que el coche haya sido vendido a otro usuario y lo único que cuenta es la fecha de la primera adquisición y las posteriores de las revisiones periódicas de ITV.  

Las motos y ciclomotores también están sujetos a revisión, pero los plazos son diferentes. En el caso de los ciclomotores, la primera revisión de ITV se debe pasar a los tres años. Y a partir de ahí, cada dos años. Y si hablamos de motos o de cuadriciclos ligeros (los llamados microcoches), entonces la primera revisión se pasa a los cuatro años, y después, igual que en coches y ciclomotores, cada dos años.

Otro de los colectivos importantes por el número de vehículos son los vehículos de transporte de mercancías y pasajeros de hasta 3.500 kilos de peso máximo autorizado. En este caso concreto la primera revisión la deben pasar a los dos años, la siguiente a los cuatro años y la siguiente a los seis años. Y a partir de entonces, de los seis años, la deben pasar cada año hasta los 10. A partir de cumplir diez años, estos vehículos están obligados a pasar la ITV cada seis meses.

En cuanto al resto de vehículos, cada uno tiene normas específicas que determinan el tiempo con el que deben pasar las sucesivas ITV. También hay, por ejemplo, limitaciones en los turismos cuando estos han estado matriculados como coches de alquiler. Igualmente hay normas específicas para los vehículos dedicados al servicio del taxi. O para vehículos agrícolas o grúas, o transportes especiales. Toda la información para estos casos específicos se pueden encontrar en el siguiente enlace: http://itvcitaprevia.es/pasar-la-itv-plazos/ .   

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios