COMPRE EL VEHICULO QUE REALMENTE NECESITE

Cinco pautas para acertar al comprar un coche

Los últimos días del año es una buena época para comprar un coche porque los concesionarios tienen que deshacerse del stock acumulado y ofrecen los modelos

Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Los últimos días del año es una buena época para comprar un coche porque los concesionarios tienen que deshacerse del stock acumulado y ofrecen los modelos con unos descuentos aún mejores. Además, el Plan PIMA ya está agotado y al PIVE le quedan solo unas horas hasta agotar su presupuesto.

    Sin embargo, la compra del vehículo tiene tantas variables que a veces no resulta fácil acertar con el modelo elegido y, lo que es peor, con el presupuesto del que disponemos. Seguir alguna de estas pautas que ofrecemos a continuación puede asegurar la compra más ajustada a nuestros deseos y necesidades.

    1- Para empezar, antes de nada hay que definir el presupuesto con el que contamos, ni más ni menos, y asegurarnos de que nos vamos a ceñir a él. El trabajo del vendedor es conseguir que compres un coche mejor, o más caro, más grande, mejor equipado, pero si no lo necesitas estarás derrochando dinero y los tiempos no están para eso.  

    2- El segundo punto antes de ir al concesionario o curiosear por internet es valorar qué tipo de vehículo necesitamos: berlina, monovolumen, familiar... Esto es fundamental para no salirnos del presupuesto inicial, es decir, que no nos dejemos engañar por la publicidad y por las modas. 

    Hay que valorar lo que necesitamos, si es espacio interior, si vamos a realizar muchos viajes, si es buscamos un coche eminentemente pensado para rodar por ciudad... Cuidado, no nos dejemos engañar por nuestro ojo, que no se nos antoje ese todocamino tan chulo cuando en realidad lo que necesitamos es un compacto, por ejemplo.

    No merece la pena comprar un todoterreno porque una vez en la vida nos vaya a apetecer salir al campo con el coche, hacer una pista o una zona más complicada. Eso supondrá un coche más caro de adquisición, de mayor consumo, y el día que queramos usarlo en modo off-road no sabremos hacerlo. 

    3- El tercer punto clave del vehículo es su motorización. ¿Por qué obcecarse con un diesel? No siempre nos saldrá mejor comprar un modelo con este tipo de propulsor. Si necesitamos un urbano casi seguro nos convendrá un gasolina. Y también en cualquier otro tipo de vehículo si no recorres, en general, más de 30.000 km al año es mejor optar por gasolina.

    En la actualidad, los modelos de gasolina equipan motores modernos, de consumo muy contenido, que gastan muy poco y a la larga compensa. Además, en la mayoría de los vehículos de gasolina su mantenimiento es más barato que en la versión equivalente de gasóleo, suelen tener menos averías y, además, la reparación de éstas es más barata. Y también la conducción es diferente y se evitan esos olores y vibraciones incómodos de los de gasóleo.

    Y una vez que has decidido el combustible, queda otro aspecto importante, asegurarte que la potencia es la idónea para tus necesidades. Un compacto o monovolumen mediano de 100 caballos, tanto en gasolina como en diesel, ya hará un buen papel en carretera. Si se trata de comprar un urbano, entre 80 y 90 CV serán suficientes. Si eliges un todocamino o un monovolumen más grande, lo mejor es que te decidas por 120 o 150 caballos como máximo. Más de esa potencia será derrochar dinero en la compra y también en combustible cada día.

    También hay que tener en cuenta, a la hora de elegir, que 100 CV diesel suponen más fuerza que los mismos caballos de gasolina. Este es un dato importante a tener en cuenta porque lo que mueve realmente el coche es el par motor y no la potencia. También te recomendamos que optes por motores de baja cilindrada y con tecnología stop/start para ahorrar combustible.

    4- Un punto donde solemos picar, y encarece mucho el precio, es en el equipamiento. Siempre hay que invertir en seguridad, a más airbags, mejor. El ABS, el ESP y el indicador de presión de los neumáticos ya son obligatorios en todos los coches nuevos, con lo cual deben ir incluidos en el precio de nuestro coche nuevo. Otros sistemas muy recomendables, y que siempre se deberían exigir, son el control de ángulo muerto y el sistema de teléfono manos libres. Pide faros de xenón si haces muchos kilómetros de noche, porque aportan una gran seguridad, pero si no sueles transitar por carreteras sin iluminación no te harán mucha falta.

    Pero hay que tener cuidado con los opcionales. Ahí es donde se encarece el precio. Mejor un navegador portátil que uno fijo, el techo solar no es aconsejable por mucha claridad que de, como tampoco los equipos de música muy sofisticados... Si el coche elegido no ofrece de serie las llantas de aleación no te preocupes, te ahorrarás un buen dinero, aunque su estética sea menos chula.  

    5- Cuando ya tengas claro el coche que quieres, en primer lugar debes comparar los precios en internet, también es aconsejable visitar varios concesionarios. Puedes ahorrarte unos cuantos euros si optas por un vehículo de los llamados kilómetro cero.

    Ahora, a finales de año, este tipo de coches abundan en los concesionarios. Se trata de unidades que ya están matriculadas pero que no están utilizadas. Suelen ser los vehículos que tiene en exposición y que a los concesionario les apremia vender. O coches que para conseguir los incentivos de la marca han tenido que automatricular sin llegar a tener un comprador. Estos “kilómetro cero” no deben confundirse con los vehículos seminuevos que son modelo con menos de 2.000 km, en general.

    Si vas a financiarlo, es mejor hacerlo con la marca aunque consiguieras que tu banco te dé el crédito necesario. Además, muchas marcas ofrecen descuentos adicionales si se hace la operación con la financiera de la marca que, además, suele tener unos criterios para aceptar la operación bastante menos rígidos que un banco.

    Con el seguro sigue las mismas pautas, echa un vistazo a los comparadores que abundan en Internet, que te proporcionan datos muy claros de cómo está el mercado en ese sentido. Pero ojo, en este caso también ten en cuenta también el tipo de seguro que quieres hacer desde el principio, si es a todo riesgo, o con franquicia, o a terceros. Una franquicia te permite reducir notablemente el precio, te costará algo de dinero cada reparación, pero no te afectará cuando sea una reparación muy gorda. Pero eso depende de tu nivel de siniestralidad.   

    Resumiendo, si quieres que la compra de tu vehículo no se te vaya del presupuesto, piensa cuáles son tus necesidades reales, en base a ella piensa qué tipo de coche necesitas realmente y cíñete siempre a esos criterios. No dejes que el vendedor te imponga su criterio, porque eso te costará bastante dinero y la compra finalmente no te dejará a gusto.
    Motor
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    2 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios